Publicado: 13.04.2015 10:13 |Actualizado: 13.04.2015 10:13

Jordan Spieth se hace mayor en Augusta

El joven tejano, de 21 años, gana con autoridad de veterano y se enfunda la chaqueta verde. Líder de principio y a fin y a ritmo de récord, les sacó cuatro golpes de ventaja a Rose y Mickelson. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Bubba Watson le pone la chaqueta verde de campeón del Masters de Augusta a Jordan Spieth. /REUTERS

Bubba Watson le pone la chaqueta verde de campeón del Masters de Augusta a Jordan Spieth. /REUTERS

MADRID.- El estadounidense Jordan Spieth ha culminado cuatro días de liderato para hacerse este domingo con una victoria histórica en el Masters de Augusta, el primer 'major' para una joven promesa del golf que demostró calidad y madurez para enfundarse la Chaqueta Verde con un total de menos 18 (270 golpes), cuatro de ventaja sobre Justin Rose y Phil Mickelson.

Con 21 años y 8 meses, el de Texas llevó el peso del primer torneo del 'Grand Slam' de la temporada desde el mismo jueves. La revelación de la PGA en este último año, segundo en 2014 en Augusta en la que era su primera participación, rompió con los pronósticos y se hizo 'grande' acaparando los focos sin compasión. Spieth igualó el récord histórico de golpes tras los 72 hoyos que ostenta Tiger Woods desde 1997.



En el camino hacia el 'green' del 18 se pudo apreciar el nudo en la garganta del sucesor de Bubba Watson en Augusta. La ovación de llegada y cuatro días de liderazgo histórico empezaban a pedir salir. Quizá por eso falló su último 'putt', el que le impidió rellenar otra página en los libros del recorrido de Bobby Jones. La gesta ya estaba hecha y la reacción al final fue igual de madura que su juego entre magnolias.

Segundo más joven en ganar el Masters, quinto jugador en ganar el torneo liderando de principio a fin y el primero desde hace casi 30 años, récord de golpes tras cada jornada... Spieth fue un ciclón que no tuvo freno a pesar de sentir el acoso de los mejores jugadores del mundo en la tercera jornada. Arrancaba el número cuatro del ranking con cuatro impactos de ventaja sobre su compañero de partido Justin Rose.

El líder acusó en parte la presión, concediendo este domingo tres 'bogeys' antes del anecdótico en el 18, pero a su vez se mostró implacable con el 'putt', metido en el partido y experimentado para salvar los pequeños baches que encontró. Con su cuarto 'birdie' del día, en el hoyo 10, Spieth ya batía los 25 que firmó como récord hasta esta 79ª edición Phil Mickelson en 2001.

Ahí, la ventaja del de Texas llegaba a los seis golpes. La victoria de Spieth era cuestión de tiempo. A pesar del acecho de Rose, no tan fino o agresivo como el sábado, o del zurdo de San Diego, con golpes dignos de un triple ganador de la Chaqueta Verde como un 'eagle' en el 15 desde el 'bunker'. 28 'birdies' culminó esta semana un jugador que eclipsó al resto.

Discreto regreso de Tiger

Y es que Spieth se quedó con los titulares desde el primer día y finalmente se hizo con su primer 'grande' con cuatro golpes de ventaja sobre Rose y Mickelson. La opción de Rory McIlroy de culminar el 'Grand Slam' o el regreso de Tiger Woods quedaron sin ningún efecto. El número uno eso sí cerró el torneo en cuarta posición, después de un gran último día de seis bajo par.

Remontada espectacular la firmó también el inglés Ian Poulter que con su segundo menos cinco consecutivo terminó empatado en sexta posición. Peor le fueron las cosas al español Sergio García. El de Borriol logró bajar de nuevo del par, tres jornadas lo hizo, pero no supo sacar partido de los par 5 y volvió a demostrar que Augusta no es su campo favorito.

Tiger Woods dio síntomas de un regreso oficial. El californiano se despidió con una discreta decimoséptima posición, más un susto de lesión en el hoyo 10 que quedó en nada, y una última jornada de uno sobre par. Sin embargo el 'Tigre' mostró un buen juego en los 'greens' y, tratándose de su primer torneo en dos meses, superó con nota su vuelta. La batalla por alcanzar a Jack Nicklaus es otra historia.