Público
Público

Jorge Lorenzo, campeón de nacimiento

El campeón del mundo de MotoGP ya había ganado con solo 10 años todo aquello en lo que había participado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El español Jorge Lorenzo ya cuenta desde hoy, tras finalizar tercero en el Gran Premio de Malasia de MotoGP, con su bandera negra con el logo 'Lorenzo's Land' que le acredita como campeón del mundo de la categoría reina del motociclismo.

Lorenzo (Palma, 04/05/1987) empezó a montar en moto a los tres años, animado por su padre, 'Chicho', mecánico aficionado siempre ligado a este deporte, y desde ese momento hasta hoy ha protagonizado una carrera plagada de anécdotas de todo tipo. En esa primera máquina, de motocross, su madre también tuvo buena parte de culpa pues por aquel entonces su labor profesional la realizaba como motorista en una empresa de mensajería.

Aquella moto la tuvo que adaptar su padre a sus reducidas medidas para disputar pruebas en Baleares, pero no fue hasta los seis años cuando consiguió su primera licencia deportiva. Su carrera resultó fulgurante en las islas. Con 10 años, había ganado todo aquello en lo que había participado.

Baleares se le quedó pequeño, por lo que Lorenzo, de la mano de la escuela Monlau y de Dani Amatriain, saltó a la península para disputar la Copa Aprilia de 50 c.c. con apenas once años. La ganó con autoridad y repitió al año siguiente, pero en esta ocasión en 125.

Lorenzo subió al campeonato de España y a los catorce años logró la inscripción como piloto invitado en el Mundial para el Gran Premio de Jerez, que se iba a disputar el 4 de mayo de 2002, justo el día en que cumplía los 15, la edad mínima obligatoria para competir en pruebas de ese torneo. Por esta razón, Lorenzo no participó en los entrenamientos del viernes y salió a la pista el sábado, cuando legalmente podía estar una carrera del mundial.

Con sólo 15 años, Lorenzo se convirtió en el piloto más joven en disputar un gran premio del Mundial

Lorenzo montó una Derbi y se convertió en el piloto más joven en disputar un gran premio del Mundial. Acabó la temporada vigésimo primero.

En 2005, entró en la categoría de los 250, igualmente de la mano de Amatriain y sobre una Honda RS250 con Héctor Barberá como compañero de equipo. Su inicio en el cuarto de litro resultó brillante ya que se subió en seis ocasiones al podio para alcanzar la quinta plaza al final del Mundial.

Amatriain se percató de que Lorenzo se encontraba en el límite de sus posibilidades con la Honda, por lo que, en una jugada que en los circuitos se catalogó de magistral, protagonizaron la sorpresa al fichar por Aprilia para la temporada siguiente. Lorenzo se convirtió en piloto oficial de la marca italiana y no defraudó al conseguir en 2006 ocho victorias y su primer título mundial, que defendió con éxito en 2007 al acumular nueve triunfos.

Su doble título mundial consecutivo le facilitó el acceso a MotoGP de la mano de Yamaha y con el italiano Valentino Rossi, nada menos, como compañero de equipo, al que no le hizo ninguna gracia ese fichaje, aunque al principio lo disimuló bastante bien.

Lorenzo tuvo que superar el uso de diferentes neumáticos exigido por Rossi. El italiano, ocho veces campeón del mundo, equipó su Yamaha YZR M1 con neumáticos Bridgestone, que habían ofrecido un buen rendimiento en 2007, mientras que Lorenzo se conformó con los Michelin, por entonces algo inferiores.

No le importó demasiado. En su primera carrera, el 8 de marzo de 2008, en el circuito qatarí de Losail, logró el mejor tiempo de entrenamientos y acabó en el podio, sólo superado por el australiano Casey Stoner (Ducati Desmosedici) y por delante de Dani Pedrosa (Honda RC 212 V).

La temporada 2009 fue la de su consagración, finalizando como subcampeón del mundo

La primera victoria ocurrió en el G.P. de Portugal, y además, le encaramó provisionalmente a la primera posición de la tabla de puntos. La temporada 2009 fue la de consagración, con carreras épicas junto a Rossi para finalizar como subcampeón del mundo.

El trazado de la Toscana italiana representó el punto de inflexión en las aspiraciones de unos y otros. Rossi se fracturó la tibia y el peroné de su pierna derecha y Lorenzo, que ya era líder, comenzó a ampliar su ventaja sustanciamente aunque en Mugello se tuvo que conformar con la segunda plaza tras Pedrosa.

El piloto de Honda sufrió una caída en los primeros entrenamientos libres en la que se fracturó la clavícula, y la intervención quirúrgica le apeó de cualquier opción de continuar luchando por el título mundial de Moto GP y despejó el camino a Jorge Lorenzo.

Siete victorias, a las que se une ahora la tercera posición conseguida en Malasia, le han dado la ventaja matemática suficiente como para que Lorenzo afronte las tres carreras restantes con la tranquilidad de todo un campeón del mundo.