Público
Público

El Joventut se lleva el duelo fratricida ante el Pamesa

La 'Penya' gana por 77-67 y se medirá al Galatasaray turco en las semifinales de la Copa ULEB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El DKV Joventut se ha convertido en el verdugo del Pamesa Valencia esta temporada al que volvió a vencer en los cuartos de final de la Copa Uleb, que se disputa desde hoy en Turín, al ganar por 77-67, por lo que se medirá en las semifinales al Galatasaray turco el próximo sábado por la noche.

El conjunto que entrena Aíto García Reneses fue cómodamente superior a su rival, excepto en los dos primeros minutos de partido y en el tramo final donde el Pamesa sacó la casta. La 'Penya' completó un encuentro con pocas fisuras, hasta el último cuarto loco, mientras que su rival se mostró como un equipo sin recursos que sólo vivió del lanzamiento triple y que trató, demasiado tarde, de reaccionar a base de orgullo en los últimos diez minutos.

El equipo de Badalona se medirá en las semifinales del sábado a las 21.00 horas al Galatasaray turco, que hoy venció en el primer partido de la 'Final a Ocho' al también conjunto turco del Beskitas por 60-61. Los de Fotis Katsikaris se vuelven a la capital del Turia a las primeras de cambio tras la derrota ante su particular 'bestia verdinegra' de la temporada.

El Pamesa Valencia llegó a Turín con ganas de revancha después de la paliza que el DKV Joventut le endosó en la Copa y eso hizo que lograra un parcial de 0-6 a su favor en el arranque, debido a las inocentes pérdidas de balón del conjunto catalán. Además, el técnico verdinegro se la jugó con el joven Pere Tomás en el quinteto inicial en lugar de Laviña y la apuesta le salió perfecta.

Los de Badalona vieron como se les podía complicar el encuentro cuando después de tres minutos de partido Rudy Fernández se tenía que reservar en el banquillo con dos faltas personales. Al poco tiempo todo quedó en un espejismo.

Aíto apostó por Mallet en la dirección del juego y fue el mejor del primer cuarto con ocho puntos, incluidos dos triples. El Pamesa comenzó a atascarse y vivió cerca de su rival gracias a los triples, pero cuando estos dejaron de entrar los problemas se agrandaron porque el juego interior de los naranjas era totalmente nulo.

El Pamesa desapareció cuando comenzó el segundo cuarto. El DKV empezó a gustarse y a ampliar diferencias ante un equipo se que durante siete minutos se ancló en los 16 puntos. El bloque valenciano se fue al descanso con una estadísticas desastrosas ante un rival que si desplegar un juego espectacular se fue con 18 puntos a su favor.

Luchar por orgullo y vergüenza

Ante la manifiesta superioridad de la 'Penya', al Pamesa le quedaba poco más que luchar en la segunda parte por el orgullo y la vergüenza. El DKV cortó cualquier esperanza de remontada de su rival, mientras éste vivía su particular cortocircuito.

El partido perdió todo el ritmo, lo que favorecía claramente a los de Badalona que se movía 15 puntos por arriba en el marcador.

El DKV también se contagió del mal juego de los naranjas y no acabó de humillar a su rival, pero jugaban con un gran colchón de puntos. El choque cayó en una ristra de despropósitos que deslució el espectáculo. Los de Aíto se veían ya en la semifinal y eso que todavía quedaba un cuarto por disputar.

El Pamesa sacó el orgullo y la casta en los últimos diez minutos, como no a base de triples, pero la gesta fue imposible y eso que se colocaron a 11 puntos de su rival (64-53), minuto 34. Al final el DKV Joventut presentó su candidatura para añadir un nuevo título europeo a sus vitrinas y lograr un 'doblete' por primera vez en su historia.