Público
Público

Juanlu salva un punto en Balaídos

El Levante logra el empate ante el Celta en el último minuto. El Betis se mete en Champions ante el Deportivo (2-3). Por la mañana, empate sin goles entre Granada y Espanyol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un gol de Roger, que acababa de entrar en el terreno de juego, en el minuto 88 permitió al Levante salvar un punto en su visita a Balaídos (1-1), en un partido en el que el Celta, que se había adelantado en el primer tiempo con un tanto de Quique de Lucas, acabó siendo víctima de sus propios errores.

Iago Aspas volvió a liderar a su equipo. Su cotización sube a medida que transcurren las jornadas. Su desparpajo para encarar a sus rivales es brutal, tanto como la calidad que atesora. Ante el Levante, y a pesar de no marcar, volvió a ser decisivo. Por momentos el partido se convirtió en un duelo entre el delantero gallego y el internacional nigeriano Martins.

Poco a poco el Celta empezó a perder el control del encuentro. El Levante, con las líneas muy juntas, apenas sufría. Hasta que Aspas resurgió. Arrancó en el medio del campo, dejó atrás a dos jugadores granates y sacó un preciso pase para que Quique de Lucas, que había arrancado en fuera de juego, batiese a Munúa.

El tanto celeste hizo mucho daño al conjunto dirigido por Juan Ignacio Martínez, desaparecido durante muchos minutos, hasta que Martins, con un gran control, enmudeció Balaídos en el arranque de la segunda parte con un potente disparo que se le fue alto. El Celta volvió a agigantarse, con un gran Aspas, con un espectacular Krohn-Dehli. Perdonó el Celta y acabó pagándolo. Porque a falta de dos minutos para el final, Barkero se inventó un pase a la espalda de la defensa gallega que Michel, llegando desde atrás, aprovechó para asistir a Roger, quien solo tuvo que empujar el balón al fondo de la red.

El Deportivo de La Coruña arriesgó en exceso ante el Betis cuando tenía a su rival agazapado, metido prácticamente en su área, con empate a dos goles en el marcador, se quedó con una defensa de tres para meter pólvora arriba, y el Betis se frotó las manos y se llevó el triunfo (2-3) con un golazo del costarricense Joel Campbell en un partido abierto.

Hasta que el valiente, tal vez alocado, cambio de José Luis Oltra desdibujó al Deportivo cuando pretendía lograr los tres puntos, el partido había sido protagonizado por los delanteros Rubén Castro e Iván Sánchez, 'Riki', que se apuntaron sendos dobletes en un encuentro que deja a los coruñeses en descenso y a los sevillanos en la zona de la Liga de Campeones.

El equipo coruñés fue de menos a más, avanzó metros y dispuso de una gran ocasión para adelantarse a los catorce minutos con una acción personal de Bruno Gama, que se coló en el área, asistió hacia atrás, encontró el rechace de un rival y el balón cogió por sorpresa en el área pequeña a Riki, que lo estrelló en el cuerpo de Adrián.

Rubén Castro estaba con ganas de marcar en un escenario en el que apenas gozó de oportunidades durante sus años en el Deportivo, entre 2004 y 2010, y lo consiguió a falta de seis minutos para el descanso. Rubén lo celebró sin miramientos señalando su nombre en la camiseta. No quedó satisfecha el hambre de gol del delantero del Betis, que marcó el segundo de su equipo a los nueve minutos de la reanudación después de otra incorporación de Nacho por la banda derecha que el canario remató con un disparo cruzado en el primer palo.

El Betis parecía tener el partido sentenciado, pero el Deportivo se rehizo y en siete minutos igualó el marcador con dos goles de Riki, el primero con un remate de cabeza a centro, también de cabeza, de Laure, y el segundo, con un disparo con su pierna mala, la derecha, que sorprendió a Adrián. El Deportivo metió al Betis en su campo, le asedió, pero a punto estuvo de encajar el tercer gol en un contraataque que culminó Jorge Molina a la derecha de Aranzubia.

El empate no le servía al técnico del equipo coruñés, José Luis Oltra, que se la jugó a falta de 18 minutos quitando a un defensa y metiendo a otro delantero, Rodolfo Bodipo, para buscar el triunfo. El cambio rompió en dos al Deportivo, que tenía controlado el partido, y el Betis, en una acción que surgió de una posible falta sobre Abel Aguilar, se llevó los tres puntos con un espectacular disparo de Campbell que se coló por la escuadra de Dani Aranzubia.

En el encuentro matutino, el Granada y Espanyol empataron sin goles y seguirán una jornada más en puestos de descenso. El partido sirvió como debut del mexicano Javier Aguirre en el banquillo barcelonés. Los locales llevaron el peso del choque ante el conjunto del técnico mexicano, que apenas demostró mejoría respecto a anteriores jornadas con el argentino Mauricio Pochettino como entrenador pero que pudo llevarse el triunfo si no hubiera sido por tres fenomenales acciones del meta Toño.

Borja Gómez desperdició la mejor opción rojiblanca al cabecear alto cuando estaba solo en el área pequeña a la salida del quinto córner lanzado por los locales en 18 minutos. Ighalo, el mejor de largo de la primera parte, volvió a aparecer en un par de espléndidas jugadas personales, la primera abortada por Cristian Álvarez y la segunda no rematada por milímetros por el marroquí El Arabi en boca de gol.

El Espanyol llegó poco pero también de forma clarísima y a balón parado. A los 23 minutos con un remate del argentino Forlín que sacó milagrosamente con un pie Toño y al borde del descanso con un remate, a un metro de la portería, de Stuani que volvió a encumbrar a Toño. La segunda parte fue más igualada, aunque el dominio siempre fue de los andaluces.

El desconcertante Wakaso marró un mano a mano ante Toño tras pifia garrafal del brasileño Siqueira, poco antes de que Baena disparara mal desde lejos a portería vacía en una acción polémica, ya que el senegalés Diakhaté estaba en el suelo lesionado. Con el Granada volcado en busca del gol de la victoria, el recién entrado Jaime Romero dispuso de las dos últimas ocasiones, pero en ambas pecó de inocente y se topó con un seguro Cristian Álvarez, que también voló para sacar la falta directa de Dani Benítez en el tiempo añadido.