Publicado: 13.05.2015 15:52 |Actualizado: 13.05.2015 17:02

El juez De la Mata sienta en el banquillo al presidente del Barça y
a su antecesor por el fichaje de Neymar

Josep Maria Bartomeu afronta una petición de más de dos años de cárcel y Sandro Rosell, de siete años y medio por defraudar a Hacienda 12,7 millones de euros

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Bartomeu y Rosell rodean a Neymar en el día de su presentación.

Bartomeu y Rosell rodean a Neymar en el día de su presentación.

MADRID.- El nuevo juez central de instrucción 5, José de la Mata, ha acordado abrir juicio oral contra el presidente del F.C. Barcelona, Josep Maria Bartomeu i Floreta, el expresidente Alexandre Rosell i Feliu, así como al propio club de fútbol por los delitos cometidos contra la Hacienda Pública y de administración desleal en el fichaje del delantero brasileño Neymar Jr.

En el auto de apertura de juicio oral dictado este miércoles, De la Mata sienta en el banquillo de los acusados a Bartomeu por un delito fiscal, mientras que considera que hay que juzgar a Rosell por dos delitos fiscales y uno societario, que se habrían cometido en diversas operaciones para fichar al jugador entre el año 2011 y 2014.



“La retención del impuesto correspondía efectuar al FCB y tal obligación era plenamente conocida por el Club", señala el juez

El sumario se abrió el 22 de enero de 2014, cuando se admitió a trámite la querella presentada por el socio del Barça Jordi Cases.

El juez De la Mata cifra en 12,7 millones de euros defraudado a Hacienda. En el auto se detalla que las cantidades reales abonadas por el fichaje de Neymar Da Silva Santos ascendieron a 83.371.000 euros , en lugar de los 57 millones que decían sus directivos.

Tanto Rosell como Bartomeu acordaron anticipar el fichaje en 2013 del brasileño -estaba pactado para un año después por 40 millones- y los sobrecostes se simularon en diferentes contratos sucesivos.

El juez considera que dichas cifras “fueron ocultadas por el presidente de la junta directiva al Club y no se incluyeron en las cuentas anuales de la sociedad”, aprobadas en la asamblea general del club el 5 de octubre de 2013. “Y a pesar de que en dicha asamblea varios socios preguntaron a la Junta Directiva por el coste real del fichaje de Neymar Jr.” el entonces presidente Rosell se mantuvo en que el coste fue de 57.100.000 euros.

En el auto de apertura de juicio oral, De la Mata expone que Rosell detrajo esta diferencia de otras partidas “simulando operaciones que no tenían como base una relación mercantil real”.

Ocultaron la deuda al club

El FC Barcelona seguía entonces un plan estratégico de control de gastos para reducir su deuda, "pese a lo cual Alejandro Rosell, al mando nuevamente de las negociaciones con el jugador y su entorno familiar decidió abonar unas cantidades superiores tanto a Neymar jr como a su club de procedencia, el Santos"; unas cantidades que no se hicieron constar en las cuentas anuales que se presentaron en 2013, "a pesar de que procedían de la misma caja del Club".

Para llevar a cabo el plan y con la intención de ocultar el coste real del jugador Rosell ideó fragmentar el pago en diversas partidas, para lo cual formalizó una serie de contratos a pactar con el Santos y con Neymar Jr., " que tenían una misma causa, el fichaje de Neymar y un único fin, abonar a su club de procedencia y al jugador el precio del fichaje".

Para conseguir que los gastos fueran menores al anticipar el fichaje del jugador, Rosell ideó la operación para que el FCB “eludiera o minorara de forma subrepticia la tributación a la Hacienda Pública” ya que las tributaciones del jugador se tenían que haber computado como relación laboral entre los años 2011 y 2013.

“La retención del impuesto correspondía efectuar al FCB y tal obligación era plenamente conocida por el Club”, que fue advertido por la consultora Deloitte. Las cuotas defraudadas fueron, como mínimo, de 2,4 millones en 2011 y de 6,8 en 2013, expone el auto. En el año 2014, cuando el jugador ya era residente en España, el Club tenía que realizar un último pago de 5 millones con una retención de 2,6 millones al jugador por IRPF. El 24 de febrero de 2014, el Club presenta una declaración complementaria, pero, aún así, dejó de pagar 1.362.500 euros.

Por todo ello, el juez imputa al actual presidente del FC Barcelona un delito contra la Hacienda Pública por el ejercicio de 2014. A su antecesor Sandro Rosell por dos delitos contra la Hacienda Pública (en los años 2011 y 2013) y delito societario. Y a FCB Barcelona por tres delitos fiscales (años 2011, 2013 y 2014), así como delito societario.


Irían a la cárcel, de ser condenados

El fiscal pide en este caso 7 años y 6 meses de cárcel para Rosell, así como una multa de 25, 1 millones de euros. En el caso de Bartomeu, el ministerio público solicita 2 años y 3 meses de cárcel, así como una multa de 3,8 millones. Por su parte, se solicita para el Barça una multa de 22,2 millones de euros.

La Abogacía del Estado mantiene las mismas peticiones que la Fiscalía, excepto en el caso de Rosell para quien rebaja la pena en 9 meses al no acusarlo de delito societario porque no está legitimado para ello.

Retenidos 13,5 millones del Barça

El juez explica en su auto que ni el fiscal ni el abogado del estado han solicitado en sus escritos de acusación medida alguna para asegurar las posibles responsabilidades civiles de Bartomeu y Rosell por lo que no procede acordarlas en relación con ellos.

De la Mata acuerda retener la cantidad consignada por el FCB en Hacienda y que asciende a 13,5 millones de euros., tal y como pedía la Abogacía del Estado. Este dinero se destinaría a asegurar el pago de responsabilidades pecuniarias cuando decaiga la sentencia, teniendo en cuenta que la cuantía defraudada más los intereses de demora asciende a 12,7 millones de euros.

El tribunal de este caso será la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, en concreto su sección cuarta.

Este auto de apertura de juicio oral se ha traslado a las defensas y acusaciones para que presenten sus escritos de acusación y defensa en un plazo de 10 días.

El juez requiere también a la firma Deloitte para que identifique a los profesionales que realizaron las auditorías contables del FCB de las temporadas 2011/2012 y 2012/2013 a fin de que sean citados como testigos en el juicio.

Estreno mediático del magistrado

De la Mata se estrena con este auto desde el punto de vista mediático como nuevo magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 5 al que accedió hace un mes. En los últimos cinco años, el responsable era Pablo Ruz, quien ejercía de forma interina hasta que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sacó la plaza a concurso ordinario entre los magistrados ejercientes. El titular del juzgado es Miguel Carmona, quien se encuentra en excedencia al ser el magistrado de enlace en el Reino Unido y está próximo a la jubilación.