Público
Público

La jueza, contra la Guardia Civil

Ordena investigar a los agentes responsables de la 'operación Galgo' que acabó con una trama de dopaje

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La jueza instructora de la operación Galgo, Mercedes Pérez Barrios, ha ordenado investigar a los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil responsables de las pesquisas entorno a la trama de dopaje desarticulada en diciembre pasado. En un auto fechado el jueves, la jueza acusa a los agentes y al director del laboratorio de la Agencia Antidopaje de haber roto la cadena de custodia de tres frascos hallados en casa del atleta Alberto García y que, según un laboratorio alemán, registraban trazas de sustancias dopantes.

Pérez Barrios quiere que los guardias civiles sean interrogados por este hecho, que incluye un desfase de dos días en la entrega al laboratorio de esas pruebas. Durante el auto, de seis folios, la jueza desliza la grave acusación de que los tres frascos fueron sustituidos durante la quiebra de la cadena de custodia por otros. Se basa en que en el registro aparecieron 'vacíos', según recogió el acta judicial, y que por eso no se fotografiaron. Sin embargo, luego fueron enviados al laboratorio medio llenos. Fuentes de la Guardia Civil alegan que se trata de un error en la transcripción de la secretaria judicial que construyó mal la frase anotada en el acta, ya que lo que estaba vacío era el sobre en el que se introdujeron.

La Guardia Civil alega que se trata de un error en el acta de la secretaria judicial

La jueza ya había anulado en mayo las pruebas halladas en el domicilio de Alberto García al considerar nulo el registro, en un auto en el que negaba la validez de las escuchas telefónicas que ella misma había autorizado y renovado en varias ocasiones, a petición de los investigadores. También se queja con insistencia de que ante el resultado negativo de los análisis realizados en España, el director del laboratorio viajara a Alemania a llevar los botes sin pedirle previamente autorización. La Guardia Civil y el laboratorio siempre han defendido que se trata de un protocolo habitual al investigar el dopaje.

Con toda probabilidad, Mercedes Pérez Barrios se inhibirá en favor de otro juzgado para que investigue las posibles responsabilidades penales de los guardias. Una condena por falsificar pruebas implica penas de cárcel y la inmediata expulsión del Cuerpo.

La magistrada recuerda que sigue habiendo indicios del dopaje de Marta

En otro punto del auto, la jueza Pérez Barrios recuerda que sigue habiendo indicios de que Marta Domínguez recibió EPO, hormona del crecimiento y otras sustancias de manos de César Pérez, dentro de un plan de dopaje cíclico de 40 días que debía acabar nueve antes de los Campeonatos de Europa de Atletismo de 2010, en los que la atleta palentina ganó una medalla de plata. El actual Código Penal no recoge como delito el consumo de sustancias dopantes.