Público
Público

La jueza ordena investigar a los guardias civiles de la ‘Operación Galgo'

Dice que los frascos analizados con supuestas sustancias dopantes no son los que los agentes requisaron. Mantiene que hay indicios de que Marta Domínguez consumió EPO y hormonas del crecimiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La titular del Juzgado número 24 de Madrid, Mercedes Pérez Barrios, ha abierto una investigación sobre la actuación de los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que desarrollaron la 'operación Galgo contra una trama de dopaje'.

Las sospechas de la jueza están relacionadas con la ruptura de la cadena de custodia de los frascos encontrados en los domicilios del atleta Alberto García. En un auto con fecha de ayer, la jueza se pregunta de dónde salieron los tres frascos con supuestamente sustancias dopantes analizados en los laboratorios y que, según ha descubierto, no son los hallados en el domicilio del atleta Alberto García. 'Desde luego no parece que fueran los hallados en el domicilio de Alberto García Fernández, puesto que éstos estaban vacíos', afirma en el auto la magistrada.

De estos hechos, Pérez Barrios ordena deducir testimonio 'a fin de depurar la responsabilidad en que pudieran haber incurrido los agentes del SECOMA'. Fuentes jurídicas apuntaron a la posibilidad de que la magistrada se inhiba para que sea otro Juzgado el que interrogue a los guardias civiles.

Uno de los frascos, según apuntó en su momento la Guardia Civil, había sido entregado por Marta Domínguez a su agente, José Alonso Valero, quien a su vez se lo entregó a Alberto García. La jueza Pérez Barrios ha ordenado que se anulen los análisis practicados al considerar rota la cadena de custodia de las supuestas pruebas de tráfico de sustancias dopantes.

Asimismo, la jueza acusa de 'extralimitación' en sus funciones al director del laboratorio de la Agencia Estatal Antidopaje por llevarse los frascos a otro centro de Colonia, especializado en este tipo de análisis, sin comunicárselo. 'Todo este cúmulo de irregularidades llevaría igualmente a la nulidad de los análisis realizados en el laboratorio de colonia', añade la jueza.

Algo similar ocurre con una de las ampollas intervenidas en el vehículo de César Pérez cuando iba a reunirse con Marta Domínguez y cuya cadena de custodia la jueza también considera rota. Sin embargo, Pérez Barrios no levanta la imputación contra Pérez porque aún existe una 'indiciaria prescripción y suministro a Marta Domínguez de un conjunto de sustancias, entre otras hormona de crecimiento y EPO' dentro de un plan de dopaje que iba a terminar nueve días antes de los campeonatos europeos de atletismo de julio de 2010, en los que la atleta consiguió una medalla de plata.