Publicado: 22.03.2014 18:19 |Actualizado: 22.03.2014 18:19

Los jugadores del Bilbao Basket iniciarán el lunes una huelga indefinda: "No podemos más"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los jugadores del Bilbao Basket iniciarán el lunes una huelga indefinida, durante la que ni entrenarán ni jugarán partidos, si no se solucionan los problemas económicos que sufre el club bilbaíno y empiezan a pagarles las cantidades económicas que les adeudan.

"No podemos más", ha dicho Roger Grimau durante una rueda de prensa de la plantilla bilbaína a iniciativa propia esta mañana en Miribilla para anunciar las medidas que iban a tomar ante la situación de impagos que viven en las dos últimas temporadas.

En esa comparecencia, el capitán de los todavía 'hombres de negro', Alex Mumbrú, ha adelantado que mañana jugarán ante el Real Madrid en el Bilbao Arena, porque no hacerlo "sería injusto" con la afición, pero que el lunes iniciarán una huelga indefinida tanto de entrenamientos como de partidos. "Vamos a jugar mañana y a dejarnos la piel otra vez y el lunes vamos a solicitar formalmente la huelga", ha dicho.

Mumbrú ha estado acompañado en la mesa por el bloque de veteranos del equipo, Grimau, Raúl López, Germán Gabriel y Axel Hervelle, que son quienes -sentados- han intervenido en la rueda de prensa y han dejado claro que "en esto vamos todos juntos" y que las medidas son de todo el colectivo "en conjunto", sin posturas "individuales". Rodeándoles, de pie, estaban todos los jugadores de la plantilla. También el entrenador, Rafa Pueyo, el resto del cuerpo técnico y diferentes empleados del club, que han acudido a "apoyar" a los jugadores, según ha explicado Pueyo. Asimismo, presenció la rueda de prensa José Cobelo, hombre de confianza de Gorka Arrinda, todavía máximo accionista del club, en el ámbito deportivo de la entidad.

Mumbrú, que ha leído un pequeño comunicado antes de atender a las preguntas de los periodistas, ha explicado que su postura "no va dirigido a nadie en particular", sino para "defender" sus "derechos" y a sus "familias". La decisión de los jugadores del Bilbao Basket ha llegado después de que el Grupo IMQ (Igualatorio Médico Quirúrgico) anunciase ayer que daba "definitivamente por rotas las conversaciones con Bilbao Basket para convertirse en patrocinador nominal del club".

La plantilla del equipo vasco esperaba que la entrada de ese nuevo patrocinador supusiese el fin de una situación en cuyo devenir los jugadores se han "sentido manipulados", ha confesado Gabriel. "Se nos han prometido cosas que nunca han pasado y todos tenemos la sensación de que no vamos a ver un euro más hasta final de temporada", ha asegurado Grimau.

"No estamos contra los nuevos gestores, que llevan dos semanas", ha dicho también Axel Hervelle, en referencia al grupo inversor liderado por el empresario Enrique 'Curro' Guzmán que tenía previsto hacerse próximmente con el control de la gestión de la entidad y la semana pasada había anunciado el patrocinio del IMQ hasta 2018. "Ha habido muchas palabras y cada vez que había un atisbo de esperanza llegábamos al día siguiente entrenamiento con una sonrisa diría que estúpida", ha recordado Grimau.

"A principios de temporada cada uno negoció su contrato, como pudo. Se nos presentó un plan de pago, me imagino que con intención de cumplirlo, pero sin opción para los jugadores. Ha habido algún pago, pero poco. No llega a una mensualidad", ha apuntado Mumbrú, que ha asegurado que ha sido "el músculo de Miribilla -la afición-" lo que les ha hecho aguantar tanto tiempo esta situación. Grimau ha mostrado su convencimiento de que en Bilbao es viable un proyecto de baloncesto profesional porque "hay pocos sitios en la liga a donde vayan 9.000 personas cada partido".