Público
Público

"¡Estáis jugando sucio, Kas!"

Ella española, él holandés, así se vivió la final en una casa dividida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Toda España estaba ayer con La Roja, pero en casa de María Cruz Castejón y Kas Van Voorthuizen el ambiente estuvo dividido. Ella española y él holandés, llevan juntos desde que se conocieron hace 14 años en un pueblo de la costa levantina. Viven en un céntrico piso de Madrid, donde ayer se reunieron con amigos para ver la final. La casa, totalmente decorada con banderas y motivos tanto holandeses como españoles. Hasta la perrita, de nombre Trufa, llevaba una cinta naranja en el cuello.

A pocos minutos del comienzo del partido, empezaron a llegar los invitados. Glanco, italiano y amigo de la familia, va con Holanda ya que su selección en este campeonato ni siquiera consiguió para de la primera fase. Pepa y Evelio, hermana y cuñado de María Cruz, llegan cargados de abanicos rojos y amarillos para todos para dar mayor ambiente al encuentro. Pepa es profesora de flamenco y lo maneja con gran soltura mientras los reparte entre los invitados, lo mismo que ya había hecho su hermana María Cruz con claveles rojos.

Sigue apareciendo gente y empieza el partido. El ambiente comienza a caldearse, aperitivos, las cervezas holandesas y los spriz (cóctel típico italiano) vienen y van. En la primera oportunidad de La Roja se repiten los huys de todos, menos de Kaas y su amigo italiano, que aplauden la parada del portero holandés. A los pocos minutos, España comienza a perder balones y el ambiente se enfría. Cambia el tema de conversación, el equipo está lento y Evelio afirma que 'no pueden correr de la presión que tienen encima'. El tiro de Villa engaña a María Cruz que canta gol y no termina de creerse que no haya entrado. Con la patada en el pecho a Xabi Alonso todos menos Kas se quejan, no se explican como ha sido tarjeta roja. María Cruz le recrimina a su pareja. 'Estáis jugando sucio', le dice. Poco más tarde, éste se lamenta de un córner que no entra, mientras el resto de la sala permanece en silencio. María Cruz grita un 'te quiero Iker' y dice que lo más le gusta en realidad es 'escuchar a todo Madrid gritando gol' y que ya tiene ganas de que esto ocurra. Nervios y tensión.

Ninguno de los dos consigue marcar y este empate tienen a todos en vilo. El partido se va a la prórroga y nadie puede mantenerse sentado. Cuando ya todos pensaban que habría que ir a los penaltis, Iniesta consigue marcar el tanto de a victoria a muy pocos minutos del final de la segunda parte de la prorroga. A partir de este momento todo se reduce a gritos y abrazos. Todos muy emocionados con la victoria de La Roja. Incluso Kas admite que España tiene un gran equipo y que se lo merecía. Continua la fiesta en esta casa, y a pesar del resultado negativo para Kas, María Cruz intenta animarle: 'Holanda también tiene un gran equipo'.