Público
Público

El K-4 femenino también accede a la final

La embarcación de Manchón, Smidakova, Molanes y Portela se une a las dos finales que disputará David Cal y a la del K-2 de Craviotto y Pérez Rial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

España ya tiene cuatro embarcaciones en las finales de los Juegos de la XXIX Olimpiada, a las que podría sumar mañana otras dos, tras la ilusionante regata con la que el K-4 de Beatriz Manchón, Jana Smidakova, Sonia Molanes y Teresa Portela obtuvo hoy el pase al ganar con autoridad la semifinal de 500.

Las cuatro opciones del equipo nacional en las finales que se disputarán el próximo viernes y sábado en el Parque Olímpico de Remo y Piragüismo de Shunyi están encabezadas por el campeón olímpico y mundial David Cal, que disputará las de C-1 sobre las distancias de 1.000 y 500 metros; mientras que en 500 buscarán el podio el K-2 del catalán Saúl Craviotto y el gallego Carlos Pérez Rial, y el K-4 femenino.

La única embarcación española en el programa se competición de esta jornada, compuesta por la sevillana Beatriz Manchón, la asturiana Jana Smidakova y las gallegas Sonia Molanes y Teresa Portela ha ofrecido una imagen muy mejorada respecto a la que mostraron en su estreno en la competición hace dos días.

Se impusieron con autoridad y dejaron apuntes para el optimismo, para la esperanza que permitiría al piragüismo femenino español conseguir su primera medalla olímpica.

Las españolas ganaron con la paradoja que les proporcionó un triunfo buscado ni siquiera a medias. Una buena salida las colocó en cabeza de una semifinal en la que sólo otras tres embarcaiones -canadienses, italianas y japonesas- les acompañaban.

Con una ventaja de media piragua sobre las perseguidoras, las españolas superaron la mitad de carrera, y enfilaron la meta con Manchón, la marca -primer tripulante de la embarcación- del K-4 español 'casi' intentando frenar para asegurarse remar el próximo viernes en la final la calle uno, buscando las mejores condiciones de la influencia del viento.

Aprovechando la visión sobre la posición en la que venían las rivales, que le facilitaba ostentar el liderazgo de la carrera, la sevillana intentó que la embarcación española entrara segunda, entre las tres primeras que lograban el pase a final. Finalmente y contra su voluntad, tuvo que ganar. La fuerza que había adquirido el barco español resultó incontenible.

El nombre de Pekín quedará asociado desde hoy al sentimiento de decepción para dos palistas que con probabilidad no esperaban quedarse fuera de la final. El sudafricano Shaun Rubenstein y el mexicano Everardo Cristóbal, campeón mundial en 2006, ya dejaron entrever su mal momento en sus respectivas eliminatorias en K-1 y C-1. Al menos, ambos disponen aún de posibilidades en 500 metros.

La jornada también fue negativa para los intereses de algunos finalistas en Atenas que hoy se han despedido de reeditar ese hito en Pekín'08, entre ellos el K-2 belga de Bob Maesen y Kevin de Bont, que entrena el técnico asturiano Carlos Prendes.

Alegría por acceder a la final, pero ninguna muestra de júbilo, sólo brazaletes negros y una estremecedora mirada han dejado los húngaros Gyorgy Kozmann y su nuevo compañero, el jovencísimo Tamas Kiss, que ocupa el lugar del difunto Gyorgy Kolonics, fallecido este verano a causa de un infarto. Kozmann y Kolonics fueron medalla de bronce en Atenas'04.