Público
Público

Kaká convulsiona al Milan

El fútbol, pendiente de la inminente decisión del brasileño de aceptar o no la estratosférica oferta del City

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En 24 horas, 48 como máximo, se sabrá si Kaká sucumbe a los encantos, en dólares o libras, del Manchester City y su jeque Mansou. De hacerlo se convertiría en el traspaso más caro de la historia. La ciudad de Milán, en su vertiente rossonera, está convulsa.

La masa social, los 70.000 que se plantaron en San Siro para ver el partido con la Fiorentina y el más que probable último de Kaká como rossonero, está dividida. Los hay que recriminan al dúo Berlusconi-Galliani que negocien la venta del brasileño. “Berlusconi, eres del Inter”, rezaba el sábado alguna pancarta. Otros muchos apuntan directamente al futbolista por sucumbir a la llamada del dinero.

Parte de la grada rossonera piensa que ha cambiado el I belong to Jesus (“Yo pertenezco a Jesús”) que siempre lleva en su camiseta interior por I belong money. Don Silvio ya se ha curado en salud asegurando que será difícil retener a un jugador: “Su carrera no será para toda la vida y es difícil decir no a ciertas cifras”. El Milan se embolsaría 100 millones de euros más el 5% que garantiza la FIFA por los derechos de formación. El jugador se llevaría 15 millones de euros netos más premios por temporada.

Los abrazos de Kaká a todos sus compañeros después del triunfo ante la Fiorentina (1-0) insinúan que la decisión está tomada y que jugará en la Premier, junto a Robinho y a las órdenes de Hughes. El traspaso de Kaká es, de forma indirecta, otro revolcón en el tocado y malparado orgullo de Ramón Calderón. Si primero el City se llevó a Robinho, ahora contrata a la promesa electoral de hace dos años del ya ex presidente del Real Madrid.

El mismo que negó varias veces al equipo blanco puede terminar en un conjunto menor, que malvive en la mitad de la tabla de la Premier a sólo cuatro puntos del descenso. Pero más duro para Calderón sería que, como apuntan varios medios italianos, algún futuro candidato del Real Madrid, digamos Florentino Pérez, intente convencer a Kaká para que espere, no fiche por el Manchester City y sea blanco la próxima temporada. Por si acaso, el consejero delegado del City, Gary Cook, tiene la misión de no dejar reflexionar al futbolista, reunirse hoy mismo con su padre y cerrar el acuerdo.

Los propios compañeros de Kaká han salido a arroparle para asegurar que lo de menos en este caso es la economía. “Conozco bien a Ricardo y no se iría sólo por dinero”, asegura Ronaldinho. Para el Milan, así lo venderán en la entidad, el saco de millones del City le servirá para el plan renove de su plantilla. Ancelotti se había puesto jugón en los últimos partidos. Aunque en el del sábado Ronaldinho chupó banquillo, en anteriores ocasiones lo alineó junto a Pirlo, Beckham, Kaká y Pato, que lleva tres goles en dos encuentros, y ha logrado situar al equipo a seis puntos del Inter.