Publicado: 26.08.2015 16:58 |Actualizado: 26.08.2015 17:49

El campeón del mundo keniano de jabalina que aprendió en YouTube

Julius Yego, que trató de mejorar su técnica viendo vídeos de YouTube, se proclama campeón mundial de jabalina con el tercer mejor lanzamiento de todos los tiempos

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Julius Yego, durante la final de lanzamiento de jabalina en Pekín. REUTERS/Kai Pfaffenbach

Julius Yego, durante la final de lanzamiento de jabalina en Pekín. REUTERS/Kai Pfaffenbach

PEKÍN.- Julius Yego prolongó el momento dulce del atletismo keniano al proclamarse campeón mundial de jabalina con un lanzamiento de 92,72 que le sitúa tercero en el ránking de todos los tiempos el mismo día en que se anunció la suspensión provisional por dopaje de sus compañeras velocistas Koki Manunga y Joyce Zakary.

En pleno proceso de diversificación, el atletismo keniano, hasta hace poco encorsetado en trabajos de fondo, tenía aquí una nueva oportunidad de brillar en disciplinas hasta hace poco impensables.



Al día siguiente de la victoria de Nicholas Bett en 400 metros vallas, otras especialidad hasta hace poco ignorada en Kenia, Julius Yego (con un registro de 91,39 antes de Pekin), tenía una opción real de victoria, aprovechando que el campeón olímpico, el trinitense Keshorn Walcott, no se había clasificado para la final.

Yego, que trató de mejorar su técnica viendo vídeos de YouTube (por lo que se le conoce como Mr. YouTube), empezó con un nulo, se entonó con 82,42 en segunda ronda y explotó en la tercera, batiendo por metro y medio su récord personal: 92,72, el mejor lanzamiento registrado en 14 años y el tercero de la historia desde que en 1985 se adelantó el centro de gravedad del artefacto para acelerar su caída y no poner en peligro a los espectadores.

El keniano, con el oro garantizado, descansó dos rondas y sólo en la última volvió a empuñar el dardo, aunque cerró con un nulo. Había ganado el concurso de jabalina de más alto nivel de la historia, con cinco atletas por encima de los 87 metros.

Yego se benefició de una beca de la IAAF para entrenar desde 2012 en Finlandia, el paraíso de la jabalina, y los efectos fueron inmediatos. Con 26 años ya es el número uno mundial.

El egipcio Abdelrahman El Sayed, con los 88,99 de la segunda ronda, se hizo con la medalla de plata, y el bronce sí fue a parar a un clásico de la jabalina, el finlandés Tero Pitkamaki, campeón mundial en Osaka 2007 y bronce olímpico aquí en Pekín hace siete años, que lanzó 87,64.