Público
Público

Sólo le faltó el oro olímpico en maratón

La inesperada retirada del mejor fondista de la historia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Haile Gebrselassie siempre se arrepentirá de lo que hizo en Pekín. De lo que no hizo, mejor dicho. El gran atleta etíope, el hombre de la sonrisa perenne en la pista, el atleta de los dos oros olímpicos en los 10.000 tomó la decisión de no correr el maratón olímpico en la capital china y ahora se retira del atletismo sin el oro más prestigioso del fondo: el de los 42,195 kilómetros.

En 2008, Gebrselassie utilizó la excusa de la contaminación de Pekín. Sin embargo, decidió correr los 10.000 metros y no pasó de la sexta plaza. Pero la verdadera razón no era el plomizo cielo gris de la capital de China. La razón tenía nombre y apellidos: Sammy Wanjiru, el nuevo talento de Kenia, que impuso un ritmo terrible a pesar del calor y ganó el maratón tras una exhibición colosal.

Chema Martínez: 'Se ha ido el más grande. Debía de estar ya saturado'

Los técnicos aplauden la decisión de Gebrselassie. Antonio Serrano, entrenador del número uno del maratón español, Chema Martínez, cree que las últimas lesiones del etíope 'se deben a que ya no tiene la cabeza totalmente centrada en el atletismo. Se ocupa a fondo de sus negocios en Etiopía y el maratón exige una dedicación total', reconoce el técnico, quien coincide en que el etíope tuvo miedo en Pekín. 'Allí no habría ganado, se asustó. Aunque quizá sí habría logrado subir al podio'.

Chema Martínez, que sí corrió el último maratón olímpico, no comparte del todo la opinión de su entrenador. 'Para mí, Gebrselassie ha sido el más grande y yo creo que sí habría ganado el oro olímpico en Pekín porque Wanjiru está todavía un escalón por debajo', sentencia el atleta madrileño. Para Martínez, el etíope no corrió el maratón olímpico por razones económicas: 'Él tenía firmado ya el contrato con el Maratón de Berlín para un mes después. Quizá el estímulo olímpico ya no era tan grande para él como el económico'.

Su dominio en 10.000 y su récord en maratón no han sido igualados

Los 37 años de Gebrselassie se convierten en otra de las explicaciones de su súbita decisión de retirarse. 'Las lesiones también están relacionadas con la edad. Cada vez le iba a costar más correr maratones y aún debía disputar varias antes de los Juegos Olímpicos', explica Serrano, quien concluye: 'Ha hecho bien; era el momento de decir ¡basta! Aunque no entiendo que corriera en Nueva York estando lesionado'.

'A todos les llega la hora explica Chema Martínez, quien, con dos años más que el etíope, sigue ganando medallas, y Gebre estaba teniendo lesiones y molestias cada vez más frecuentes. Debía de estar ya saturado, cansado'.

La retirada del africano desata de inmediato el debate. ¿Ha sido el atleta más grande de la historia? Carl Lewis, Jesse Owens, Paavo Nurmi, Emil Zatopek, Sebastian Coe, Al Oerter o Edwin Moses son nombres que surgen en la comparación de forma inevitable.

Si nos limitamos a las carreras de largo aliento, Zatopek posee algo que quizá nadie igualará jamás (por la creciente especialización): ganó el oro olímpico en 5.000, 10.000 y maratón en los mismos Juegos (Helsinki-52).

El dominio de Gebrse-lassie en los 10.000 metros no lo ha igualado nadie. Dos oros olímpicos, cuatro títulos mundiales y cuatro récords del mundo en la distancia.

Su salto al maratón fue cuestionado porque su zancada (exagerando el apoyo de puntillas) era demasiado saltona para los 42,195 kilómetros. Tardó en tomar el pulso a la distancia pero es el único hombre que ha roto el muro de las dos horas y cuatro minutos. Nadie puede con su récord.