Publicado: 20.04.2015 10:40 |Actualizado: 20.04.2015 10:40

Lección magistral de Rossi en Argentina y caída de Márquez

El vigente campeón de MotoGP se tocó con la Yamaha del italiano a dos vueltas para el final y se fue al suelo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Valentino Rossi celebra su victoria en el GP de Argentina. /EFE

Valentino Rossi celebra su victoria en el GP de Argentina. /EFE

TERMAS DE RÍO HONDO (ARGENTINA).- El italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) logró una victoria de auténtico maestro en el Gran Premio de Argentina de MotoGP disputado este domingo en el circuito de Termas de Río Hondo, que acabó con polémica por la caída a dos vueltas del final de español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V).

Márquez fue líder de la carrera durante buena parte de la misma, hasta que Rossi llegó a la segunda posición y con neumático extra duro detrás, en lugar del duro que montaron en el equipo Repsol Honda del español, comenzó a recortar de manera espectacular las distancias hasta alcanzarlo y superarlo, momento en que un toque de la rueda delantera del español con la Yamaha acabó con él por los suelos sin posibilidad de continuar.



Con Rossi en el podio de Argentina acabaron su compatriota Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP15) y el británico Cal Crutchlow (Honda RC 213 V), que le "birló" sobre la misma línea de meta al italiano Andrea Iannone (Ducati Desmosedici GP15) la tercera posición.

Aleix Espargaró (Suzuki GSX-RR) intentó sorprender a Marc Márquez nada más darse la salida de la prueba y en varias ocasiones accedió al liderato, pero cuando los pilotos llegaron a la recta posterior se vio claramente la diferencia de velocidad entre la Repsol Honda y la Suzuki y prácticamente ahí se acabó la carrera.

En apenas una vuelta el campeón del mundo de MotoGP logró ocho décimas de segundo de ventaja sobre su inmediato perseguidor, en ese momento Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M1), seguido del propio Aleix Espargaró, el británico Cal Crutchlow (Honda RC 213 V) y los dos pilotos italianos de las Ducati Desmosedici GP15, Andrea Dovizioso y Andrea Iannone.

A ellos se unió poco después el italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1), para integrar el quinteto perseguidor del campeón del mundo del equipo Repsol Honda, del que se había quedado descolgado el piloto de Suzuki.

Ya en el segundo giro Marc Márquez marcó la vuelta rápida, 1:39.071, y su ventaja se multiplicó por dos hasta algo más de 1,6 segundos que le permitían distanciarse claramente de todos sus rivales en la pelea por una victoria que le llevaba directamente al primer puesto en la clasificación del mundial.

Márquez, ya sólido líder, dejó atrás al quinteto perseguidor, con Aleix Espargaró en una solitaria séptima posición, por delante de un grupo de hasta diez pilotos en el que estaban, entre otros, los españoles Pol Espargaró (Yamaha YZR M 1), Maverick Viñales (Suzuki GSX-RR), Héctor Barberá (Ducati Desmosedici GP14) y el colombiano Yonny Hernández, quien protagonizó una de las imágenes más espectaculares de la carrera en la sexta vuelta.

Hernández no se percató de que su moto estaba en llamas hasta que el neumático trasero reventó y le hizo salirse de la pista, momento en que al mirar abajo se dio cuenta de las llamas y saltó literalmente de la moto tras frenarla para evitar males mayores.

Rossi aprovechó los neumáticos extra duros

Por delante, Lorenzo no aguantó demasiado en cabeza del quinteto perseguidor y acabó superado por todos sus rivales para quedarse descolgado, en el octavo giro, de un grupo en el que Valentino Rossi volvió a dar un nuevo ejemplo de genialidad.

Rossi superó primero a Andrea Iannone para hacer lo propio con Cal Crutchlow poco después y ponerse así tras el rebufo de Andrea Dovizioso y su Ducati, por entonces segundo, al que poco después adelantó para intentar iniciar la caza de Marc Márquez.

Vuelta a vuelta y merced a la estrategia del equipo, que optó por el neumático con compuesto extra duro detrás para Valentino Rossi, mientras que Marc Márquez calzó en su Repsol Honda el duro, el italiano se fue acercando a su rival, en ocasiones quitándole hasta ocho décimas de segundo por vuelta.

En el vigésimo giro, Rossi demostró su calidad al marcar la vuelta rápida de carrera, 1:39.019, para quedarse a escasamente 1,2 segundos de Márquez, al que la elección del neumático le empezó a pesar como una losa (algo que ya avanzó en la jornada previa al asegurar que la elección del neumático iba a ser fundamental) y de ahí hasta el final las diferencias cayeron de manera estrepitosa.

A dos vueltas del final, Valentino Rossi comenzó el ataque definitivo al campeón, al que superó, si bien éste no dio su brazo a torcer y volvió a superarlo, tras un intento más Rossi se puso primero y Márquez, en su afán de no ceder ni un ápice de terreno se pegó tanto a la moto de su rival que cuando éste cambio de dirección para abordar una curva de izquierdas su rueda trasera golpeó la delantera de Márquez, que acabó por los suelos.

Aunque dirección de carrera decidió investigar el percance, este en realidad no fue ni más ni menos que considerado como un lance de carrera que le dio la segunda victoria de la temporada a Valentino Rossi. Jorge Lorenzo logró la quinta plaza, con Aleix Espargaró sexto, por delante de su hermano Pol, mientras que Maverick Viñales fue décimo y Héctor Barberá (Ducati Desmosedici GP14) decimotercero, una vez más como la mejor moto de la categoría "Open", y Álvaro Bautista colocó la Aprilia RS-GP en el decimonoveno lugar.