Público
Público

El líder, sin opción de descuido ante un vecino peligroso

El Real Madrid, que conocerá el resultado del Barça-Levante, no puede ceder ante un conjunto azulón sin nada que perder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Real Madrid afronta en el último encuentro de la vigésimo quinta jornada de Liga un derbi eléctrico ante un Getafe crecido tras su actuación europea. Dos derrotas ligueras consecutivas a domicilio (Almería y Betis), que se elevan a tres si se añade el 2-1 encajado ante el AS Roma en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, han generado intranquilidad en la parroquia blanca, que mañana no se conformará con nada que no sean tres puntos.

Con tres derrotas en los últimos cuatro partidos, sólo con el respiro de la sorprendente goleada ante el Real Valladolid, el Real Madrid ha hipotecado sus aspiraciones europeas, aunque nadie piensa en nada que no sea la remontada, y ha resucitado al FC Barcelona, que vuelve a pensar con realismo en el título.

La ventaja, que se ha reducido a cinco puntos, podría quedarse en dos antes del derbi, si se produce la esperada victoria de los azulgrana ante el colista Levante en el Camp Nou, por lo que los blancos saltarán al césped incluso más presionados.

El hecho de que el partido sea en el Bernabéu, donde el Real Madrid, no pierde desde hace más de un año, y no ha dejado escapar ningún punto esta campaña, aclara el panorama del equipo blanco, que, de nuevo afrontará a la cita con un gran número de bajas.

Así, Sneijder, Metzelder y Marcelo (también sancionado) siguen en el dique seco, lo mismo que Pepe, Robinho y Saviola. Durante la semana, Diarra ha estado algo renqueante de una sobrecarga muscular sufrida en Roma, y podría quedarse en el banquillo, en beneficio de Baptista, aunque Guti también arrastraba una cerviclgia aguda y Sergio Ramos, con un golpe en el empeine izquierdo. Pese a ello, los tres entraron finalmente en la lista de Schuster.

El Getafe, sin nada que perder en el Bernabéu

Por su parte, el Getafe afronta el partido con la moral por las nubes tras golear al AEK de Atenas (3-0) y convertirse en el único equipo español en los octavos de final de la Copa de la UEFA. Además, los azulones siguen vivos en las tres competiciones y la próxima semana se miden al Racing de Santander en busca de la final de la Copa del Rey, confían en que el cansancio no le afecte en exceso y pueda dar un susto al Real Madrid, bien en forma de triunfo, o, al menos un empate con el de la temporada pasada.

El equipo de Michael Laudrup, decimotercero, con los mismos puntos que el décimo, pero a sólo cinco del descenso, sabe que su prioridad es la permanencia y que en la Liga será donde más les toque sufrir, por lo que una buena actuación en el Bernabéu puede ser clave para afrontar los próximos duelos ante Mallorca y Murcia, más de 'su' Liga.

Además, confía en romper su mala racha, ya que lleva tres partidos de Liga sin ganar y acumula dos empates seguidos, a pesar de que tendrá que afrontar el duelo con bajas de jugadores muy importantes, sobre todo en el centro del campo.

Así, no jugarán ni Granero, cedido por el Real Madrid, ni Rubén de la Red, ya que el Getafe no pagará la obligada cláusula al equipo blanco para que pueda hacerlo. Sus ausencias se unen a la de Gavilán, que todavía no está listo para jugar tras el golpe en la cabeza que recibió en Atenas, Signorino, con una rotura fibrilar, Pallardó y Sousa, por lo que tendrá que hacer cambios en el equipo.