Publicado: 29.12.2015 11:29 |Actualizado: 30.12.2015 11:01

La Liga le 'roba' a Florentino Pérez su deseo de fichar a Raúl González como director deportivo del Real Madrid

El presidente del club blanco quería incorporar al ya exjugador lo antes posible como máximo responsable y con plenos poderes la parcela deportiva, pero el '7' acaba de ser nombrado Embajador de LaLiga en Estados Unidos para los próximos tres años.

Publicidad
Media: 3
Votos: 3
Comentarios:
El exjugador español de fútbol Raúl González Blanco durante un acto en Miami de la LFP. / EFE

El exjugador español de fútbol Raúl González Blanco durante un acto en Miami de la LFP. / EFE

MADRID.— Todo se remonta a hace poco más de un mes, concretamente al pasado 21 de noviembre. Ese día el Real Madrid cae por goleada (0-4) ante el Fútbol Club Barcelona en el mismísimo Santiago Bernabéu. Un duro golpe para todo el madridismo, empezando por el propio presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Desde el mismo momento en el que finaliza el encuentro el máximo responsable del conjunto blanco entiende que hay que dar un giro a determinadas cosas en el club, empezando por encontrar un director deportivo que se haga cargo de toda esta parcela y dejando al actual director general, José Angel Sánchez, para otras funciones.

Y ese nuevo puesto tiene desde el principio nombre y apellidos. El gran anhelo, el nuevo fichaje o galáctico que pretende incorporar Florentino Pérez a la disciplina de la Casa Blanca se llama Raúl González Blanco. Una institución, historia viva del madridismo, que curiosamente acababa de anunciar su retirada del fútbol en activo un mes antes. Un deseo que el propio Florentino Pérez no tiene problemas en reconocer ante algunas personas de su círculo más íntimo.



Lo que entonces nunca se pudo imaginar el máximo mandatario del Real Madrid es que La Liga de Fútbol Profesional le acabaría robando, en el sentido generoso de la palabra, al eterno siete madridista.

Apenas dos meses han transcurrido desde que Raúl González Blanco anunciara su retirada del fútbol. El pasado 16 de octubre el jugador compareció ante los medios de comunicación para anunciar su adiós al New York Cosmos al final de la temporada, una decisión que Raúl estuvo meditando durante meses junto a su familia, con la que reside en la ciudad de los rascacielos.

La decisión no era fácil: no en vano suponía poner fin a 21 años ininterrumpidos como profesional del fútbol disfrutando de todo aquello con lo que un futbolista podría soñar: ha estado en el mejor club el siglo XX, el Real Madrid; posteriormente conoció la Bundesliga alemana con el Shalke; una aventura exótica en el futbol qatarí con el Al-Sadd y finalmente su corta estancia en el soccer norteamericano con el New York Cosmos.

Ya ese día, ante decenas de periodistas, alguno le preguntó si tenía pensado volver al Real Madrid, el club de sus amores. Raúl no dudo en reconocer que "algún día" regresaría a la capital de España pero que no creía que fuera en "un corto espacio de tiempo" porque su deseo era continuar "viviendo en Nueva York". Además también dejó claro que a corto plazo no se ve en un banquillo de fútbol: "No me siento entrenador y es algo que no pasa por mi cabeza en los próximos años".

Hace apenas seis días, y coincidiendo con el galardón que Raúl recibió de la cadena de televisión Univisión en reconocimiento a su trayectoria, volvieron a preguntarle por el Real Madrid. Y su respuesta fue en sus mismos términos, reiterando que todavía no es el momento: "El Madrid es mi casa, me ha dado casi todo lo que he sido como jugador. Es mi sentimiento, mi pasión, mi casa y en algún momento podré volver".

Una cena en Madrid y una foto en las redes sociales

Curiosamente ese mismo día se divulgaba por las redes sociales una fotografía de una cena que había tenido lugar el pasado 13 de diciembre en un conocido restaurante de la capital de España a instancias de Raúl. Un encuentro entre históricos del madridismo y jugadores de la actual plantilla del Real Madrid en el que, además de Raúl, estuvieron exfutbolistas como Fernando Hierro, Fernando Morientes o Luis Figo; jugadores de la plantilla actual como los dos capitanes Sergio Ramos y Marcelo además del croata Modric; el delegado del club, Miguel Porlán Chendo; el empleado de club, alma mater de la plantilla y ex jugador de baloncesto, Javier García Coll y Pedro Chueca, el recuperador durante tanto años del club madridista y amigo íntimo de todos ellos.

El club madridista, empezando por el propio Florentino Pérez, tuvo conocimiento de este encuentro desde el mismo momento que se produjo. Lo que también se ha comentado de dicha cena es que  varios de sus comensales en algún momento de su carrera tuvieron sus roces con el actual presidente madridista, empezando por el propio Raúl, al igual que Fernando Hierro o el mismísimo Luis Figo, el primer fichaje galáctico de Florentino Pérez que le aupó a la presidencia en el año 2000.

El gran objetivo

El deseo de Florentino Pérez era incorporar a Raúl de forma inmediata como director deportivo del club y que el exjugador asumiera toda la responsabilidad en faceta deportiva cuanto antes, con plenos poderes a la hora de planificar los fichajes, la política de altas, bajas, salidas etcétera. La idea era que Raúl tuviera carta blanca. emulando así a Jorge Valdano, su descubridor y que también fuera director deportivo con el actual presidente.

Bien es cierto que Raúl no ha sido el único candidato a la dirección deportiva del Real Madrid. El club ha sondeado a varios aspirantes más, todos ellos ex jugadores blancos. Uno es el montenegrino Pedja Mijatovic. Otro es Fernando Hierro, amigo personal de Raúl y que la temporada pasada fuera segundo entrenador junto a Carlo Ancelotti. Además en el caso del malagueño ya ejerció este tipo de funciones en la Federación Española de Fútbol. Pero, por encima de ellos, siempre estuvo el nombre de Raúl González Blanco. Para Florentino Pérez era el candidato ideal porque reúne todas los valores que defiende el madridismo: entrega, esfuerzo, pasión, valor etcétera. Y si tenemos en cuenta la foto de la cena celebrada hace apenas un par de semanas, en principio Raúl contaría con el beneplácito y visto bueno de los capitanes del vestuario.

Pero este anhelo o deseo tendrá que esperar porque de momento su presente y futuro más inmediato está en Estados Unidos, concretamente en Nueva York. Allí piensa vivir, como mínimo los tres próximos años.

Ese es el tiempo que Raúl se ha comprometido con la Liga de Fútbol Profesional para ejercer las funciones de Embajador o Country Manager en el país norteamericano. Así de claro lo ha manifestado el propio Raúl hace apenas unas horas en su nombramiento realizado en el canal BEINSPORT de Miami junto al presidente de la LFP, Javier Tebas. Sus palabras no pueden ser más contundentes: "Lo fácil hubiera sido ser entrenador pero este resto es muy importante, me uno a una de las mejores marcas que hay en el mundo y creo que me va a enriquecer mucho"·. Porque Raúl va a realizar labores prácticamente de ejecutivo manteniendo una relación directa con los broadcasters de televisión en el continente americano, estará cerca de las instituciones de fútbol en Estados Unidos, pendiente de todos los asuntos, desde la llamada piratería hasta las escuelas de formación de entrenadores o patrocinadores.

"A día de hoy no me veo volviendo al Real Madrid. En un futuro puede ser, pero en estos momentos estoy muy involucrado a nivel familiar y profesional en este proyecto

Precisamente en el acto de presentación volvieron a preguntarle por el club blanco. Y esta vez fui incluso más rotundo: "A día de hoy no me veo volviendo al Real Madrid. En un futuro puede ser, pero en estos momentos estoy muy involucrado a nivel familiar y profesional en este proyecto. Le deseo lo mejor pero ahora mi cabeza y trabajo es para todos los equipos de la Liga". 

Así pues parece claro que la LFP y su presidente Javier Tebas le han dejado a Florentino Pérez sin su gran fichaje. Raúl se suma así a una extensa nómina de exjugadores repartidos por todo el mundo que trabajan para la LFP: Morientes y otros ex compañeros como Cristian Karembeu, Fernando Sanz o César Sánchez.

Aunque su nombramiento oficial se produjo ayer, lunes, por la noche, lo cierto es que Raúl lleva días ejerciendo ya plenamente sus funciones como embajador, mostrando sus dotes con los más pequeños, con los futuros futbolistas de equipos como el Valencia, Villarreal, Sevilla, Celta, el propio Real Madrid que estos días están disputando en Miami el Torneo Internacional Liga Promise. Por cierto que también Raúl se acercó a saludar a los chavales del Fútbol Club Barcelona donde se encontró con la negativa de un responsable del club azulgrana a que se hicieran una fotografía con él. Algo que fue duramente criticado por LaLiga y de lo que posteriormente se disculpó el propio Fútbol Club Barcelona.

Dieciséis años de madridismo

Visto lo visto, el Real Madrid y Florentino Perez deberán esperar como pronto hasta el 2019 para asistir al regreso del hijo pródigo. Porque posiblemente Raúl es, junto al malogrado Di Stefano y el actual presidente de honor del conjunto blanco, Francisco Gento, uno de los tres jugadores más emblemáticos en la historia del club.

Dieciséis son los años que estuvo Raúl ligado al conjunto, tiempo durante el cual consiguió tres Liga de Campeones, seis ligas, una Supercopa de Europa, una Intercontinental y cuatro Supercopas de España. Además de otros hitos como ser el jugador que más partidos ha disputado hasta ahora con el Real Madrid o ser el segundo máximo goleador en la historia del club por detrás de Cristiano Ronaldo.

El 26 de julio del 2010 se hizo oficial su marcha del club blanco
para emprender una nueva aventura en la Bundesliga Alemana. Siempre se criticó la frialdad de su salida, muy parecida a la vivida con Iker Casillas el pasado verano. Pero el Real Madrid, empezando por el propio Florentino Pérez, le debía un homenaje a Raúl. Algo que tuvo lugar el 22 de agosto del 2013 aprovechando el trofeo Santiago Bernabéu. Aquella noche fue el auténtico protagonista en el duelo entre el Real Madrid y su club de entonces, el Al Saad catarí. Ese día Raúl disputo 45 minutos con cada equipo, volviéndose a vestir de blanco ante su público al que le gratificó con dos goles. Esa noche Raúl fue manteado; ofreció a todo el madridismo sus habituales capotazos taurinos; levanto a toda la grada del Santiago Bernabéu que se lo agradeció con gritos de "Raúl, Raúl, Raúl" y una enorme pancarta donde se leía "Gracias". Esa noche Raúl volvió a encontrarse con el madridismo.

Ahora falta saber la fecha definitiva de su regreso. De momento el sigue diciendo que todavía es pronto, que quiere esperar. Pero en el mundo del fútbol todo es muy cambiante, más cuando quien le llama es su Real Madrid. Veremos que sucede en los próximos meses. De momento la LFP se lo ha robado a Florentino Pérez.

Etiquetas