Publicado: 17.05.2015 21:40 |Actualizado: 17.05.2015 21:40

La Liga en la que Messi completó la sinfonía

El argentino se asoció a la perfección con Neymar y Suárez para formar un triplete letal en este curso futbolístico.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El delantero argentino del Barcelona, Leo Messi (c), celebra con su compañero, el brasileño Neymar Jr, el gol marcado al Atlético de Madrid. EFE/Víctor Lerena

El delantero argentino del Barcelona, Leo Messi (c), celebra con su compañero, el brasileño Neymar Jr, el gol marcado al Atlético de Madrid. EFE/Víctor Lerena

BARCELONA.- En los más de diez años en la cúspide, el argentino Leo Messi ha compartido delantera con colosos de la talla de Ronaldinho, Samuel Eto'o, Thierry Henry, David Villa o Zlatan Ibrahimovic, todos ellos atacantes de categoría contrastada con los que jamás conectó tanto como cuando este curso coincidió con el uruguayo Luis Suárez y el brasileño Neymar Jr.

11 de enero de 2015. Últimos minutos del partido entre el Barcelona y el Atlético de Madrid en el Camp Nou. Messi anota el tercer tanto del encuentro y sentencia a los colchoneros. En la carrera para celebrarlo, comparte su júbilo junto a Luis Suárez y Neymar, autores de los otros dos goles azulgrana.




La imagen de los tres jugadores fundidos en un abrazo es la mejor fotografía para ilustrar en qué se ha convertido el Barcelona de Luis Enrique: un equipo directo, vertical, con pegada, rendido a la efectividad de sus tres delanteros.

Los tantos de los tres tenores latinoamericanos han sido decisivos a lo largo de la temporada para que el Barcelona haya alzado hoy en el Vicente Calderón el vigésimo tercer título liguero de su historia.

El argentino, el brasileño y el uruguayo han anotado 79 de los 108 goles que su escuadra ha realizado en la Liga, convirtiéndose así en el tridente más goleador y decisivo de la historia del club azulgrana, superando los 72 que en la Liga 2008-09 consiguieron el propio Leo Messi, Samuel Eto'o y Thierry Henry.

También han superado las cifras de Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Gareth Bale, que en el campeonato liguero se han quedado en los 73 tantos.

El rosarino sigue siendo el rey de las áreas, pero ya no está tan solo. En la temporada en la que ha superado a la leyenda del Athletic Club de Bilbao Telmo Zarra como máximo goleador de la historia liguera, el cuatro veces Balón de Oro ha sumado 41 tantos en la competición doméstica, lejos de los 50 que firmó en la Liga (2011-12).

Sin embargo, Messi creció como asistente. Pegado a la derecha, más lejos del área, pero con libertad de movimientos, ha dejado la posición de 'falso nueve' para regresar a sus orígenes -Frank Rijkaard le hizo debutar en la banda- y ha firmado diecisiete asistencias de gol.

El rol de Luis Suárez

El Leo más mediapunta de los últimos años ha encontrado en la figura del 'nueve' de toda la vida, encarnada por Luis Suárez, una línea de pase más en la punta de ataque, así como un elemento indispensable para fijar a los defensas rivales.

En su primera temporada de azulgrana, el charrúa ha sumado dieciséis tantos en la Liga, muy lejos de los 31 que con la zamarra del Liverpool le permitieron ser Bota de Oro del pasado curso.

Su rol en el Barcelona es otro. Consciente de que el compás goleador lo marca Messi, el uruguayo ha dejado en un segundo plano su exuberancia realizadora para aportar otras variables a su nuevo equipo.

Luis inicia la presión avanzada, recorre metros y metros detrás del balón, traza desmarques invisibles para a ofrecer espacios a su compañeros y también asiste. En lo que va de Liga ha servido hasta nueve tantos a sus compañeros.

Y eso que se perdió los primeros ocho encuentros del campeonato por la sanción que la FIFA le interpuso por el mordisco que le propició en el Mundial de Brasil al italiano Chiellini.

Después de un inicio un poco irregular de cara a portería, Suárez empezó a dar con la tecla y su olfato apareció en partidos importantes como el clásico disputado en el Camp Nou, donde suyo fue el gol de la victoria que daba una ventaja de cuatro puntos a los azulgrana.

La cuadratura del círculo la completó Neymar. Tras una primera temporada algo irregular, el brasileño ha borrado la etiqueta de estrella en potencia para convertirse, a su 23 años, en un delantero capaz de marcar diferencias.

El 'once' azulgrana ha disputado un total de 32 encuentros ligueros, con un balance de 22 tantos y seis asistencias, dando un paso adelante y acallando las voces que le acusaban de abusar con regates y filigranas barrocas.

Si Messi es el rey, Neymar es el príncipe. A ambas estrellas se les ha sumado un escudero de lujo como Luis Suárez. Los tres dan forma a un Barcelona que cada vez necesita menos de sus centrocampistas para maniatar a los rivales de una Liga gobernada por un tridente de solistas que compusieron una sinfonía goleadora casi perfecta.