Público
Público

La Liga parará el 3 de abril

La LFP propone un plante si no se suprime el partido en abierto a partir de la próxima temporada. Los clubes calculan que una nueva normativa les reportará más de cien millones de euros extras de ingresos televisivos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los clubes del fútbol profesional español están dispuestos a parar los campeonatos de Primera y Segunda si el Gobierno no anula la obligatoriedad de televisar un partido en abierto cada fin de semana. Si la denominada ley Cascos no es derogada o, al menos, modificada en ese extremo, las jornadas 30ª y 32ª de la Liga BBVA y la Liga Adelante respectivamente, previstas para el próximo 3 de abril, no se celebrarán ese fin de semana.

'Vamos a tratar la necesidad de anular la obligatoriedad de dar un partido en abierto, pues es un hecho distorsionador para la competición. La Comisión Europea reconoce que los partidos de liga que se celebran de manera regular no son de interés general, y sí la Copa y la Champions, que no se van a dejar de dar', señalo José Luis Astiazarán, presidente de la Liga de Fútbol Profesional, tras la reunión celebrada ayer en Madrid entre la LFP y la Asociación Deportiva de Ligas Europeas. 'Nos vamos a dar un plazo para hablar con la Administración y los grupos parlamentarios, pero si no se producen avances concluyentes no se celebrará la jornada del 3 de abril', añadió.

El acuerdo al que quieren llegar los clubes tendría efecto a partir de la próxima temporada. 'Venimos arrastrando esto desde el año 1997, el escenario ha cambiado mucho y ahora se pueden comprar partidos a un precio asequible para todos los públicos. Es importante proteger eventos puntuales, pero manteniendo esto se discrimina al fútbol profesional', argumenta Astiazarán.

El dirigente de la Liga se refiere a la Ley de 3 de julio de 1997, reguladora de las Emisiones y Retransmisiones de Competiciones y Acontecimientos Deportivos, impulsada por Francisco Álvarez-Cascos, entonces vicepresidente del Gobierno del PP de José María Aznar, en el marco de la batalla empresarial por los derechos televisivos del fútbol que mantuvieron Vía Digital y Digital +.

La controversia duró nueve años, los que tardó el Tribunal Constitucional en avalar dicha ley tras desestimar el recurso presentado por 71 diputados del Grupo Socialista.

En concreto, el artículo de la ley Cascos que puede provocar el plante del fútbol español es el 5.1: 'En el supuesto de las competiciones deportivas de Liga o Copa, se considerará de interés general un encuentro por cada jornada, que deberá ser retransmitido en directo, en abierto, y para todo el territorio del Estado, siempre que haya algún operador o programador interesado en hacerlo'.

La premura de los clubes viene provocada por el hecho de que precisamente en 2012 finalizan los contratos que tienen firmados con los respectivos operadores a los que cedieron los derechos televisivos. Algunos equipos ya han dado los primeros pasos de la nueva negociación y la Liga calcula que la supresión de la obligatoriedad de emitir un encuentro en abierto puede reportarle a sus asociados más de cien millones de euros suplementarios.

'Si no se celebra la jornada el 3 de abril, se correría una semana esa jornada y la Liga acabaría en junio', advirtió Astiazarán. De producirse el parón, el Real Madrid-Barcelona previsto para el sábado 16 (en abierto) se retrasaría una semana. Es decir, blancos y azulgrana se enfrentarían el miércoles 20 en la final de Copa (en abierto) y tres días después, el sábado 23, volverían a hacerlo en Liga. Dos clásicos en plena Semana Santa.