Público
Público

La Liga pierde un campeón mundial

El Valencia hace oficial la marcha de Mata, por cuyo fichaje el Chelsea pagará 30 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Chelsea ya tiene dos campeones del mundo. El Valencia ha hecho oficial el traspaso de Mata. La venta, a falta de que el delantero pase el reconocimiento médico, está tasada en 30 millones de euros y con ella el asturiano se unirá a Torres que costó 58 en enero en el equipo de Londres. Juntos serán básicos en el proyecto de Villas Boas, el entrenador que el año pasado hizo al Oporto campeón de la Liga Europa y que fue elegido por Abramovich para dirigir su faraónico proyecto deportivo.

Mata jugará finalmente en Londres durante, al menos, los próximos cinco años, aunque no donde se pensaba al principio del verano. Wenger le quería para su Arsenal para paliar la que se intuía segura salida de Cesc al Barcelona. Las negociaciones por el mediocampista catalán se prolongaron más de lo esperado y, por el camino, también se lastimó la oferta por Mata, que se situaba en torno a 20 millones. De hecho el Arsenal no hubiese tenido que invertir tanto en su día por el jugador como lo hará el Chelsea ahora. El contrato de Mata tenía una cláusula en su contrato por la que si alguien ponía sobre la mesa 25 millones antes del 30 de julio se quedaba con Mata, un precio al que nunca llegaron los gunners. El Tottenham, que sí ofrecía ese dinero, fue rechazado por el jugador, que buscaba disputar la Liga de Campeones. El Chelsea, casi un mes después, sí ha echado el resto por el jugador, que ha conseguido cristalizar lo que era su objetivo este verano: jugar en un equipo puntero de Inglaterra.

Mata compartirá vestuario en Londres con Fernando Torres

Mata representa el presente pero también el futuro, pues sólo tiene 23 años. Su caso es paradójico, la pasada temporada fue parte del grupo que ganó el Mundial de Suráfrica y esta, un año después, se ha convertido en campeón de Europa sub-21. A su edad casi toda su historia está por contar. Los primeros capítulos de su carrera dirán que nació en Burgos porque allí es donde su padre jugaba, que pronto se fue a Asturias, jugó en la cantera del Oviedo y, posteriormente, en la del Real Madrid. En el equipo de la capital vio difícil prosperar y llegar al primer equipo y por eso a los 19 años forzó su salida de la cantera blanca para marcharse a Valencia. La oportunidad allí no fue inmediata, Quique Sánchez Flores, entrenador valencianista en aquel momento, no contó con él en demasía.

Un año después llegó Koeman y Mata cogió galones. La temporada para los ché fue especialmente difícil, las relaciones dentro del club eran tempestuosas con jugadores históricamente importantes como Cañizares, Albelda y Angulo apartados del equipo y un gran estado de crispación general. De aquella temporada quedaron dos cosas positivas para el Valencia, una Copa y Mata, que pronto fraguó en el equipo junto a otros jugadores que ya eran importantes como Villa y Silva. Un año más tarde, ya con Emery, resultó importante para que el Valencia fuese tercero y entrase en Liga de Campeones. Su temporada tuvo una gran recompensa: ir al Mundial. El año pasado dio un paso más. Villa y Silva se marcharon y el equipo, a pesar de esas pérdidas, consiguió ser de nuevo tercero en el campeonato. Mata fue clave para que el Valencia no decayese.

El Arsenal estuvo muy cerca de ficharle pero no llegó a 25 millones

La venta de Mata es el último paso en la política de salidas del Valencia. El club ha sufrido en los últimos años una durísima crisis económica y, para poder paliarla, ha tenido que vender a sus estrellas. Silva, Villa, Mata, y en menor medida Marchena, vendidos todos como campeones del mundo, han reportado al club 100 millones de euros con sus ventas (Albiolun año antes, otros 15). El equipo, consecuentemente, vive en eterna reconstrucción y trata de contrarrestar la salida con otros jóvenes que puedan dar en Mestalla un salto de calidad, como Parejo, Canales o Piatti este año.