Publicado: 18.09.2015 23:39 |Actualizado: 18.09.2015 23:39

Lituania sorprende a Serbia y se cuela en la final del Eurobasket

Los lituanos jugarán ante España este domingo tras derrotar (64-67) a la otra favorita

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
Los jugadores de Lituania celebran la victoria ante Serbia en el Eurobasket. REUTERS/Benoit Tessier

Los jugadores de Lituania celebran la victoria ante Serbia en el Eurobasket. REUTERS/Benoit Tessier

LILLE (FRANCIA).- La constancia de la selección de Lituania ante una intermitente Serbia determinó la victoria final de los bálticos por 64-67, el pase a la final del Europeo, donde se enfrentará a España, y una plaza para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Milos Teodosic, por parte serbia, y Jonas Maciulis, por la lituana, comenzaron llevando la voz cantante en los primeros instantes del partido, pero poco después Lituania comenzó a mandar en el marcador, 7-14 (min.5.25) como consecuencia de su mayor entrega y concentración.

Serbia estaba descentrada, sin cohesión, y los puntos llegaban por la calidad individual, pero no por el juego desplegado. Cada canasta era respondida de inmediato por el rival, en un auténtico combate cuerpo a cuerpo, sin que las defensas, más allá de la implicación personal de cada uno, tuvieran mucho que decir. Al término del primer cuarto, 17-22.



El rebote de los bálticos superó al de los balcánicos (14-7 en este apartado) en el minuto 13, lo que justificó el marcador a estas alturas, 17-28. Los puntos en la pintura, 16-8 también para Lituania, y el hecho de que Jonas Valanciunas le ganara la partida a Miroslav Raduljica bajo los aros eran la clave en esos momentos.

Serbia siguió sin dar con la tecla adecuada para frenar el ímpetu de los lituanos y el marcador se mantuvo en diferencias cercanas a los diez puntos, 25-35 (min. 17).

En ese momento el clic del botón adecuado apareció, la defensa. Serbia se puso a defender con intensidad, con ganas y le quitó la iniciativa a Lituania que, en un visto y no visto hasta el final del segundo acto, aceptó un parcial de 0-9, con lo que se fue al descanso solo con una ventaja de un punto, 34-35.

El tiempo de reflexión pareció que lo aprovechó mejor Lituania que con un 0-5 en los dos primeros minutos recuperó algo de resuello en el marcador, 34-40, pero apenas fue eso. La salida a cancha de Bogdan Bogdanovic, que anotó cinco puntos seguidos, devolvieron la paridad al marcador y, poco después, Serbia volvió a estar en números negros, por primera vez después del 3-0 inicial a cargo de Teodosic, 41-40 (min. 26).

A partir de ese instante y hasta el final del tercer cuarto, las defensas zonales, las imprecisiones, los nervios y la tensión marcaron el juego, con Lituania más viva para conseguir un 43-48.

Serbia siguió jugando a tirones, a golpe de impulsos, mientras que Lituania con sus carencias y sus errores derrochaba entusiasmo de forma más constante. Los balcánicos hicieron la goma (47-54, min. 32.45 y 53-54, min. 34), mientras que el reloj siguió descontando tiempo para determinar el vencedor, 57-63 (min. 37.30).

Renaldas Seibutis desde la línea de tiros libres anotó 3 de 4 lanzamientos y neutralizó un triple genial en carrera de Teodosic. Serbia se confió o pecó de suficiencia y se dejó comer la tostada por una Lituania con menos calidad, pero más constante y entregada. El premio por ganar, jugar contra España en la final del Europeo y tener ya plaza fija para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Ficha técnica:

64 - Serbia (17+17+9+21): Teodosic (16), Kuzmic, Bjelica (10), Markovic (7) y Kalinic (2) -equipo inicial-, Simonovic, Bogdanovic (9), Nedovic (6), Milosavljevic, Raduljica (10) y Erceg (4).

67 - Lituania (22+13+13+19): Kalnietis (12), Maciulis (9), Seibutis (13), Jankunas (2) y Valanciunas (15) -equipo inicial-, Kavaliauskas, Kuzminskas (13) y Milaknis (3).

Árbitros: Emilio Pérez (ESP), Olegs Latisevs (LET) y Emin Mogulkoc (TUR). Eliminado Nemanja Bjelica (min.40).

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda semifinal del Europeo 2015 de baloncesto disputado en el estadio Pierre Mauroy de Lille (Francia) ante 20.042 espectadores.