Público
Público

Liu Xiang pide perdón: "No tuve otra opción"

El atleta chino, que abandonó por lesión la calificación de los 110 metros vallas, se disculpa ante los miles de aficionados que quedaron conmocionados 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El atleta chino Liu Xiang, que ayer hizo llorar a sus compatriotas al retirarse lesionado de la prueba de los 110 metros vallas de los Juegos, pidió hoy perdón al pueblo chino y aseguró que no tenía otra opción que abandonar, aunque prometió volver a las pistas.

En una entrevista con la Televisión Central de China (CCTV) emitida esta mañana, Liu recordó que 'mucha gente ha estado preocupada y atenta' por él. 'Lo siento, no tuve otra opción sino retirarme de la carrera', declaró el vallista, oro en Atenas 2004, uno de los deportistas más queridos por la afición y más cotizados en el mercado publicitario del gigante asiático.

'Hace dos semanas corrí en unos 12,9 segundos. No sé por qué las cosas se volvieron así. Quería mantenerme, pero no pude. Era insoportable. Si hubiera terminado la carrera, habría arriesgado mi tendón. No podría describir mi sentir en ese momento', explicó Liu.

Tras varios meses alejado de la competición, y varias semanas en paradero desconocido -no participó en la ceremonia inaugural-, Liu insistió en que el empeoramiento de su lesión en el tendón de su pie derecho, el de apoyo, era insuperable, de ahí la dolorosa retirada.

'No me sentía bien mientras estaba calentando justo antes de la carrera. Sabía que mi pie fallaría', aseguró Liu, de quien el etíope Haile Gebreselassie, plusmarquista mundial de maratón, ha dicho que su lesión está en la cabeza y no en la pierna.

El vallista chino defendió que su retirada, que ha conmocionado a China, era inevitable. 'No soy de ese tipo de personas que se retiran fácilmente, y creo que volveré', apuntó Liu, consciente de que muchos piensan que su abandono ha llegado por ser incapaz de soportar la presión mediática y las expectativas vertidas sobre su persona.

Liu Xiang se retiró ayer de la pista cuando se disponía a correr la sexta serie de la primera ronda de 110 metros vallas debido a un intenso dolor en la pierna derecha, derivado, según su entrenador, Sun Haiping, de una vieja lesión en el tendón de aquiles que ya tuvo hace años, antes de los Juegos Olímpicos de Atenas.