Público
Público

Liverpool y Chelsea repiten semifinal de Champions

Los 'red' salen triunfadores (4-2) de un partidazo con un trepidante final ante un Arsenal que cayó con dignidad. El Chelsea será de nuevo su rival en las semifinales tras vencer al Fenerbahçe (2-0).

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Liverpool repetirá presencia en las semifinales de la Liga de Campeones tras deshacerse del Arsenal por un contundente 4-2 en un trepidante partido de vuelta de los cuartos de final del que los de Rafa Benítez salieron justos vencedores.

El equipo que dirige Arsene Wenger salió desde el pitido inicial en busca del gol que neutralizara el encajado en el Emirates Stadium. Así, el conjunto londinense aprovechó el desplazamiento de Steven Gerrard a la banda izquierda para hacerse con el dominio del balón en la medular.

La defensa del Liverpool supo controlar las primeras tentativas de Adebayor en punta, pero el asedio 'gunner' acabó dando sus frutos. Una jugada de peligro del togolés fue mal resuelta por la zaga 'red', que concedió de nuevo el balón al Arsenal. Fue entonces cuando Hleb aprovechó el desconcierto y pasó sobre la incorporación de Diaby, que resolvió con un fuerte derechazo que se coló entre Reina y el palo.

Como ya ocurriera en el partido de ida, los hombres que entrena Rafa Benítez reaccionaron tras verse por detrás en el marcador. Cumplido el ecuador de la primera mitad, el Liverpool ganó terreno y cercó la portería rival. Esta vez el error en el córner correspondió a los 'gunners', que permitieron a Hyppia conectar un cabezazo inapelable que se coló por la escuadra de la meta de Almunia.

El gol de la igualada revirtió la situación sobre el terreno de juego. Los 'reds', espoleados por el tanto, se volcaron al ataque. La nueva mentalidad, junto con la lesión de Flamini, permitió unos últimos minutos de claro dominio local que, finalmente, no se reflejó en el electrónico.

La llegada del descanso no frenó la iniciativa del Liverpool, que regresó de los vestuarios aún con la portería rival en el punto de mira. Mientras tanto, la gran presión ejercida en el centro del campo complicaba la salida del balón del Arsenal y reducía las opciones en ataque de la escuadra londinense a las bandas.

A todo ello, sumó una mayor participación de los puntas, donde Fernando Torres resultó una vez más decisivo. El ariete madrileño controló con el pecho un envío larguísimo de la defensa, se dio la media vuelta y empaló un derechazo cruzado ante el que Almunia no pudo hacer nada.

El quinto gol de 'El Niño' en Liga de Campeones obligó al Arsenal a buscar el todo por el todo. La entrada de dos hombres de banda como Walcott y Van Persie revitalizó al equipo. Fue entonces cuando llegó la jugada del partido. Theo Walcott cogió el balón en la frontal de área propia, sorteó a cuatro rivales y cruzó Anfield hasta llegar al área contraria, donde sirvió en bandeja el tanto del empate a Adebayor.

Sin embargo, apenas un par de minutos más tarde, Touré cometió un absurdo penalti sobre Ryan Babel. Steven Gerrard, capitán 'red', no perdonó desde los 11 metros y ejecutó de forma magistral la pena máxima para volver a poner al Liverpool por delante. En el tiempo añadido, llegó la estocada final. Con todo el Arsenal en campo contrario, un despeje del Liverpool dejó a Ryan Babel en un mano a mano frente a Cesc y Almunia. El delantero holandés tiró de zancada y potencia para poner el 4-2 que cerró un partido trepidante.

Un tanto del alemán Michael Ballack en el minuto cuatro de partido encarriló la victoria y el pase a semifinales de la Liga de campeones del Chelsea en un partido intenso y repleto de emoción y en el que los turcos del Fenerbahce no supieron hacer valer la renta de 2-1 lograda en la ida hace una semana.

Ballack remató de cabeza a la red un balón que le cedió Lampard de falta desde la banda derecha en una acción en la que la defensa de los turcos estuvo lenta ante el movimiento del alemán en busca del balón. Era el 1-0 que daba el pase momentáneo a los ingleses por el valor doble de los goles en campo contrario y que dejó el camino más fácil para el helsea, aunque el Fenerbahce nunca arrojó la toalla y puso contra las cuerdas en la segunda parte a los locales.

Cuando más sufrían por el resultado los seguidores ingleses, Lampard sentenció con el segundo tanto y clasificó a su equipo para una semifinal de infarto ante el Liverpool, que será una reedición de la que ambos equipos disputaron en 2005 y de la que salió vencedor el equipo de Rafael Benítez.