Público
Público

"Desde que llegué al Barça, me están echando"

Pinto, portero del Barcelona. El meta gaditano es la apuesta de Guardiola para la Copa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con José Manuel Pinto es fácil relajarse y bromear. Gracias a su carácter, tranquilo y humilde, el gaditano asume a la perfección el rol de portero suplente del Barcelona. Eso sí, en el equipo azulgrana la Copa es cosa de Pinto.

Con un 5-0 en la ida, se puede decir que el Barça ya está en la final.

Eso lo dices tú [bromea]. Tenemos demasiado reciente el partido ante el Betis como para pensar que esto está cerrado. Estuvieron cerca de marcar el tercero en la primera parte, y entonces nadie pensó que no fuera posible. No fue nada fácil. Nosotros también vimos al Betis capaz de remontar.

¿Siente un cosquilleo especial cuando llega la Copa porque sabe que va a jugar?

'Lo de ser portero lo llevo en la sangre, de siempre, como mi abuelo y mi tío'

Normalmente, siempre intento estar preparado, ya sea en Copa o en Liga. Me suelo concentrar bastante, por si acaso. Si te desconectas un poco y luego te dan la oportunidad, es muy difícil cambiar el chip.

¿Preferiría ganar la Copa o la Champions?

[Piensa unos segundos] Ganar cualquier título es maravilloso. ¿Para qué voy a elegir? Me quedo con las dos. Me siento partícipe en ambas competiciones.

'Cada verano salen rumores, pero a mí me gustaría acabar mi carrera aquí'

¿De ahí la celebración del gol de Iniesta en Stamford Bridge?

Sí, salí del banquillo como una bala. ¿Llegué al córner antes que él, no? Eso demuestra el nivel de compromiso que tenemos todos. Lo celebré como si lo hubiera marcado yo.

Siendo portero, difícil. ¿Siempre quiso serlo?

Sí, siempre. Mi abuelo y mi tío (que jugó en Segunda B) fueron porteros; igual lo llevo en la sangre. Nunca he querido ser otra cosa que no fuera portero. De hecho, le decía a mi madre que no quería ir al colegio porque no me iba a servir para nada. Ahora reconoce que yo tenía razón, pero no me arrepiento de haber estudiado después FP de electrónica.

¿Es complicado para un portero adaptarse a la forma de jugar del Barcelona?

Cualquier jugador que llegue al Barça tiene que asimilar que aquí se empieza a jugar desde atrás. En el Celta, había que pasar la primera línea del ataque rival si te llegaba un balón. Aquí, el equipo se hace fuerte con la pelota en los pies y los entrenamientos están pensados para eso.

Da la sensación que el técnico ha cambiado algunas consignas, que ahora sacan más el balón por los laterales.

Es por la manera en la que te sale el rival. Antes, no nos presionaba. Ahora el rival te viene con los tres puntas casi encima. Hemos tenido que cambiar la manera de salir jugando el balón.

Tras muchos años, a Valdés se le reconoce como un portero de categoría mundial...

Bajo mi punto de vista, todavía le falta reconocimiento. Su nivel es increíble y va a seguir creciendo porque es muy perfeccionista y trabajador. Hoy por hoy, para mí es el portero que está más en forma de todos. Y, además, ha soportado todo tipo de presión. Hubo una época en que la portería del Barcelona estaba en el aire, no se sabía de quién era y él se ganó el respeto de todo el mundo.

Usted acaba contrato a finales de temporada. ¿Le han ofrecido ya la renovación?

Sé que a mediados de este mes se tienen que reunir [el club y su representante] para hablar del tema. Estoy muy tranquilo, desde que llegué me dedico a estar centrado en los entrenamientos, al cien por cien. Lo demás viene solo. Llegué cedido para seis meses y mira, esta es mi cuarta temporada. El tiempo le pone a uno en su sitio. Me gustaría acabar aquí mi carrera.

¿Y si no le renuevan?

Resulta que desde que llegué, me están echando. Surgen comentarios, rumores de que viene este portero, aquel, cada año. Pero, gracias a Dios, el que sigue aquí soy yo.

Su particular carácter, así como su imagen y su afición al hip-hop le han ayudado a ganarse la simpatía de la afición, aunque usted prefiere no hablar de sus asuntos personales, sino centrarse en el fútbol. ¿Por qué?

Intento ser una persona justa y trabajadora, y creo que la gente me reconoce por eso. El look, la imagen, todo eso es secundario. No le doy importancia.

Pero esas trenzas deben llevarle su tiempo.

No me las hago yo. Me las hace Iván, un amigo, en la peluquería Las trenzas del flow.

Déjeme terminar preguntándole por la Liga y por el Madrid. ¿Le sorprendió la derrota de los blancos en Pamplona? ¿Se llevó usted un alegrón?

Si te digo la verdad, no te lo vas a creer. ¿Qué quieres escuchar? ¿La verdad? Pues la verdad es que a mí me da igual el Madrid. Aquí nos centramos en lo nuestro. Por fortuna dependemos de nosotros mismos. Para qué vamos a gastar energías en algo que no sirve para nada. Si fuéramos por detrás del Real Madrid, seguro que íbamos a estar pendientes; pero ahora mismo, no.