Público
Público

El Lokomotiv usurpa el sueño bilbaíno

El Uxue Bilbao Basket se ve superado por el conjunto ruso (64-75) en la final de la Eurocopa y también dice adiós a un billete para la Euroliga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Uxue Bilbao Basket, muy superado por la situación durante buena parte del encuentro, ha caído hoy sin paliativos ante el Lokomotiv Kuban ruso en el Spiroudome de Charleroi, por 64-75, y no ha podido hacer historia como quería consiguiendo su primer título en la elite.

No ha sido lo único que no ha podido lograr hoy el equipo de Fotis Katsikaris, a quien se le ha ido también el billete para la Euroliga que daba al campeón de la competición. Y quién sabe si también el importante aval que hubiese supuesto el título para superar la delicada situación económica que atraviesa.

Pero lo cierto es que el Uxue Bilbao no ha estado a la altura de la cita. Y, quizás lo que más le duela, a la altura del comportamiento de una afición que le ha acompañado en masa en unos tiempos que no están para dispendios y que le han despedido como si fuese campeón.

La victoria del Lokomotiv ha sido inapelable, a pesar de unos buenos minutos bilbaínos entre el final del prime cuarto y el segundo, y de un intento de reacción final que al menos adecentó algo que iba para paliza cuando el equipo ruso se puso 20 arriba (45-65) a 5:45 del final.

El equipo ruso impuso su juego casi a placer durante muchos minutos y dejó claro que Nick Calathes (10 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias) ha sido el mejor jugador de la competición. Hoy ha estado bien ayudado, sobre todo por Richard Hendrix (14, 9 rebotes y 25 de valoración) y Aleks Maric (12, 10 y 18).

Los dos '5' rivales que han certificado la noche negra, pero no por la camiseta de Lamont Hamilton (4 puntos y 4 rebotes). Mejor estuvo su sustituto Milovan Rakovic (11 y 6), máximo anotador de los suyos tras Kostas Vasileiadis (16). Un triple de Vasileiadis en su primer lanzamiento no ha impedido que el Lokomotiv diese el primer arreón al marcador con 3-10 al que colaboró Kalnietis con sus penetraciones.

Se mantuvo el equipo ruso con buenas ventajas (5-12, 10-16) hasta que la intensificación de la defensa y un triple de Raúl López a 11 segundos del bocinazo permitieron a los bilbaínos terminar por delante el primer cuarto (17-16).

Cinco puntos de Moerman continuaron los momentos dulces bilbaínos y redondearon un 12-0 de parcial al inicio del segundo cuarto. Y cuando el tono del partido se iba oscureciendo cada vez y tornándose negro (22-16), reaccionaron los pívot americanos del Lokomotiv para liderar una poderosa reacción.

Así, el Lokomotiv enganchó un 6-21 de parcial, 2-15 desde el 26-22, que puso contra la cuerdas a un rival que no encontraba respuestas en ataque y permitías demasiadas canastas cerca de su aro en defensa (28-37) con Bykov y Maric con protagonismo. Un triple casi imposible de Vasileiadis y un tiro libre fallado de Jasaitis dieron cierto aire al descanso de un partido más rojo que negro de cara a la segunda mitad (30-38).

No cambiaron las cosas a la vuelta de los vestuarios, con el Lokomotiv muy seguro al ritmo de Calathes y con Brown y Hendrix machacando el aro bilbaíno. Al Uxue le pasaron en ese cuarto cosas casi increíbles, como que Vasieliadis fallase dos tiros libres en un momento importante o que a Raúl se le escapase el balón de las manos al lanzar un triple para cerrar el tercer cuarto.

El Lokomotiv cada vez se afianzaba más y repetía ventajas de once puntos hasta en cuatro ocasiones (31-42, 34-45, 36-47) hasta llegar a los últimos minutos nueve arriba (45-59). Dos puntos de Maric y, sobre todo, un triple de Calathes dejaron al Uxue en situación límite con 14 puntos abajo a 8:15 del final (45-59). No quedó ahí la cosa y, entre el desconcierto de los bilbaínos, el Lokomotiv se fue hasta 20 puntos de ventaja (45-65) a 5:45 del final.

Luego, llegó la reacción final. Pero ya no había tiempo y, cosa rara en un equipo siempre valiente y siempre al límite, tampoco demasiada fe en ella. Un triple de Mumbrú colocó un esperanzador 59-67 a 1:33 del final, pero en una canasta fácil que falló Rakovic, de los mejores de su equipo, se le fue al Uxue la poca vida que le quedaba. Así, el Lokomotiv será en cuarto equipo campeón de la competición y Rusia empata así a España como líder en ese aspecto en el historial del torneo.