Público
Público

Londres 1948, de los Juegos de la austeridad a los de la crisis

Cuando los atletas dormían en los colegios cerrados por vacaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Jack Braughton tenía 27 años y era obrero de la construcción. Como cualquier otro día, acudió a la obra y al cubrir media jornada -su jefe no le concedió el día libre-, tomó un autobús, después el metro y encaró el Estadio Olímpico de Wembley. Corrió la prueba de los 5.000 metros y después se marchó a casa. A pesar de ser uno de los primeros ingleses en bajar de los 14 minutos en las tres millas, tan sólo quedó octavo. No fue nadie a verle: a su mujer no le interesaba y su madre, a la que el periódico local le había regalado dos entradas, decidió devolverlas.

Braughton no fue una excepción en los anteriores Juegos Olímpicos (JJOO) de Londres, los celebrados en 1948. Tras un parón de doce años debido a la II Guerra Mundial -las Olimpiadas se cancelaron en 1940 y 1944-, Londres abordó los que se llamaron ‘los Juegos de la Austeridad', en plena posguerra. Bajo el reinado de Jorge VI, Reino Unido asumió la organización del evento como una cuestión de orgullo nacional. Se celebraron del jueves 29 de julio al sábado 14 de agosto, no participaron ni Japón, ni Rusia ni Alemania y para otros países, como Siria o Venezuela, fue su primera cita olímpica.

Londres 2012 conserva parte de ese espíritu de superación, si bien es cierto que a pesar de encontrarse en plena recesión y con las cifras de desempleo más elevadas de las dos últimas décadas, el país no ha escatimado en gastos. Los ‘Juegos de la Crisis' como comienzan a llamarse a los de esta edición, han dejado atrás la época de restricciones presupuestarias.

Los XIV Juegos Olímpicos de Londres 1948 contaron con un presupuesto de 760.000 libras de la época, lo que vendrían a suponer unos 131 millones de libras (algo más de 168 millones de euros) actuales. Una cifra muy alejada de los cerca de 11.000 millones de libras (unos 14.000 millones de euros) que, como poco, costará Londres 2012.

Buceando en los archivos nacionales, Público.es ha encontrado correspondencia oficial, fechada en 1947, entre John Woods, miembro de la Cámara de Comercio, y Edwin Plowden, alto cargo del Tesoro. En estas cartas, Woods destaca cómo 'sólo en entradas y programas conmemorativos esperamos ingresar casi 242.000 libras', cifra a la que 'habría que sumar los gastos de alojamiento, transporte, manutención y resto de compras de los turistas'. En total, las expectativas de ingresos rozaban el millón de libras -frente a los 13.000 millones de libras (16.500 millones de euros) que espera el Gobierno ahora, con unas previsiones de venta de entradas en el extranjero de 30.000 (60.000, para los más optimistas, con al menos 10.000 para EEUU). El superávit de Londres 1948 se saldaría 29.420 libras (unos 3 millones de libras actuales, 3,8 millones de euros). El precio de una entrada en 1948 se movía en la horquilla de las 5 a las 10 libras, siendo totalmente transferible y, en cambio, este año se han vendido 8,8 millones de entradas a partir de 20 libras (26 euros)

Los 4.104 deportistas que compitieron en 1948 tuvieron que alojarse en barracones militares de Richmond

Si una cosa deja clara la comparativa entre ambos Juegos Olímpicos es el giro copernicano que ha sufrido el concepto de austeridad con el paso de los años. Si todo el presupuesto destinado a entretenimiento de 1948 no superó las 3.638 libras de la época (unas 100.000 libras actuales, 128.000 euros), este año sólo la ceremonia inaugural costará 80 millones de libras (casi 103 millones de euros). La República de Irlanda podría ser un buen ejemplo para ilustrar esta diferencia: en las Olimpiadas de la posguerra, solamente desfilaron durante la inauguración el equipo de esgrima, de remo y su único boxeador; no había uniformes para más atletas.

Los 4.104 deportistas que compitieron en 1948 (3.714 hombres y 390 mujeres), tuvieron que alojarse en barracones militares de Richmond, en viejas instalaciones del ejército de Aviación en Uxbridge e, incluso, en algunas escuelas de Wembley, cerradas por las vacaciones de verano. Este año, en cambio, los 10.490 atletas (casi la mitad de ellos mujeres) disfrutarán de una Villa Olímpica con 2.818 apartamentos dotados de las últimas comodidades, con un carril olímpico exclusivo de 109 millas (175 kilómetros) para desplazarse por la ciudad -ni siquiera los taxistas pueden utilizarlo- e, incluso, el tren de alta velocidad Javelin con el que en tan sólo siete minutos están en el centro de Londres.

En esa Villa, que dispone de una moderna policlínica (375 médicos y 150 enfermeras), los atletas cuidarán sus respectivas dietas (14 millones de comidas en un comedor con cabida para 5.000 comensales a la vez) para las que se han previsto 25.000 barras de pan, 232 toneladas de patatas y más de 330 toneladas de frutas y verduras. Huelga decir que en 1948 no se repartieron 150.000 preservativos entre los atletas -la mayoría ni siquiera tenía entrenador- como en esta edición.

En este contexto, lo que en 1948 fue un avance de última generación, ahora apenas parece una caricatura. Los de posguerra fueron los primeros JJOO retransmitidos por televisión, si bien es cierto que el parque de televisores aún era muy escaso. Londres 2012, con una audiencia estimada de 4.800 millones de espectadores, contará con hasta 33 cámaras true 3D que realizarán una cobertura de más de 230 horas, 24 retransmisiones por Internet o streams HD (High Definition) en vivo en y 2.500 horas de cobertura a través de la web de BBC, sin olvidar la nueva Super Hi-Vision o Ultra HD, con 16 veces más resolución que la HD.


Desde el punto de vista de instalaciones, una de las estrellas en 1948 fue la piscina Empire de Wembley, la primera cubierta utilizada en unos JJOO con capacidad para 8.000 espectadores. Londres 2012 cuenta con un futurista Centro Acuático diseñado por el iraquí Zaha Hadid, con dos piscinas olímpicas de 10 millones de litros de agua, y capacidad para 17.500 personas.

A pesar de sus diferencias, sí es cierto que unos y otros comparten ciertas similitudes. Así, si este año veremos en los 400 metros y los relevos 4x400 al sudafricano Pistorius y sus prótesis ‘blade', en los ‘Juegos de la Austeridad' contaron con su propia historia de superación: Karoly Tackacs, campeón húngaro de tiro con pistola, no pudo participar en los JJOO de Berlín 1936 por ser sargento y estar expresamente prohibida su inclusión en la competición. En 1938 una granada destrozaría su mano derecha y, diez años después, levantada la prohibición a militares, se alzó con el oro en Londres disparando con su mano izquierda.

Uno de los proyectos más interesantes que conectan los Juegos de 1948 con los de 2012 es el del español Lorenzo Belenguer (1970), afincado en Londres desde 2006 y director de exposiciones en la Galería BAR de Willesden Green, al noroeste de la capital inglesa. Durante tres años, Belenguer ha desarrollado su proyecto cultural Testimonies (Testimonios), que recoge las vivencias de londinenses que vivieron los JJOO de 1948 y vivirán los de 2012. Con un presupuesto de 65.000 libras (83.400 euros) y la colaboración de la BBC y el Ayuntamiento de Londres, Testimonies se encuadra dentro del programa cultural olímpico.

Malcolm Tappin es uno de los londoners que vivieron los JJOO de 1948. Tenía entonces 11 años y tuvo la suerte de asistir a la gala inaugural. 'Creo que la mayor diferencia respecto a hoy en día es que aquello era muy relajado', recuerda el sexagenario, que explica cómo 'cuando acabó la inauguración, los niños saltaron la valla y fueron a pedir autógrafos a los deportistas'. No existía la masificación y las medidas de seguridad no eran tan férreas como se prevén para este año. Tappin cuenta cómo aquella fue la primera vez que probó la Coca-Cola; no le gustó y pensó que jamás triunfaría. Hoy, es uno de los principales patrocinadores de Londres 2012.

Susan Halter, nadadora del equipo húngaro en 100 metros libres durante Londres 1948 también ha participado en Testimonies, donde relata cómo 'la ceremonia inaugural no tuvo actuaciones, no tiene nada que ver a lo que son ahora; entonces sólo se trataba de deporte'. Halter trae a la memoria sus viajes en metro hasta la piscina olímpica e ironiza con el modo en que 'el tiempo se repite y, sorprendentemente, como entonces, Londres vivirá los Juegos en medio de una crisis económica'.

Deportes

1948: 17

2012: 26

Países

1948: 59

2012: 204

Atletas

1948: 4.104

2012: 23.900

Oficiales de equipos

1948: 1.900

2012: 5.770

Coste

1948: 131 millones de libras

2012: 11.000 millones de libras