Público
Público

Londres corre su maraton con el recuerdo de Boston

Los participantes, que portan un lazo negro en señal de duelo,  guardan medio minuto se silencio por las víctimas del atentado en la carrera estadounidense

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con treinta segundos de silencio antes de la salida, en recuerdo  de las víctimas del atentado de Boston (EEUU), unos 36.000 corredores empezaron este domingo el maratón de Londres. Los corredores, apelotonados en hileras, inclinaron sus cabezas y se mantuvieron en silencio en la línea de meta para después aplaudir y jalearse cuando un silbato marcó el final del homenaje.

Antes de la carrera, los competidores recogieron sus dorsales y bolsas de avituallamiento en el centro de convenciones ExCel, donde también se les entregaron los lazos negros. En una pizarra habilitada en el centro ExCel, algunos corredores escribieron mensajes de solidaridad como 'Todos estamos pensando en los de Boston' y 'Rezando por Boston'.

En medio de fuertes medidas de seguridad, los atletas, que portan un lazo negro en señal de duelo por lo ocurrido en Boston, iniciaron a las 10.00 horas (09.00 GMT) su carrera en Greenwich, al sur de Londres, una hora después de que lo hicieran las mujeres. Dos explosiones cerca de la meta del popular maratón de Boston, que corren anualmente más de 20.000 personas, causaron el pasado lunes tres muertos y más de 170 heridos. Hubo un 40% más de agentes policiales en las calles de la capital británica en comparación con lo planeado antes de los atentados de Boston. Como medidas de seguridad, las fuerzas del orden ya han retirado todas las papeleras de la ruta designada para los atletas.


Tras un inusualmente duro y largo invierno, el tiempo parece haber mejorado para la maratón, que se desarrolló con un día soleado y despejado, un impulso para los competidores y para los cientos de miles de asistentes que acudieron a animarles. El recorrido de 42,195 kilómetros comenzó en Greenwich, cruzó el Puente de la Torre y serpenteó por el área comercial de Canary Wharf antes de atravesar el corazón de Londres, pasando junto al Big Ben hasta el Palacio de Buckingham, la residencia de la Familia Real británica.

La carrera de Londres se celebró por primera vez en 1981 y el año pasado tuvo más de 37.000 participantes. El maratón de Londres es una cita divertida para mucha gente, puesto que hay muchos atletas que corren disfrazados a fin de recaudar fondos destinados a diversas organizaciones benéficas. Las principales calles de Londres se transforman para este evento en una especie de carnaval debido al ambiente festivo que predomina y por la gran cantidad de turistas y curiosos que se acercan al centro para ver a miles de atletas. 'Deseo un gran día a todos los participantes en la maratón de Londres, suerte si estáis recaudando dinero y nuestros pensamientos están con las víctimas de la maratón de Boston', dijo Boris Johnson, alcalde de Londres, en Twitter.

En la categoría masculina, el etíope Tsegaye Kebede, bronce olímpico en Pekín 2008, arrebató la victoria en el último kilómetro del maratón al keniano Emmanuel Mutai, en posesión del récord de la prueba londinense desde 2011 (2h04:40). Kebede, un diminuto atleta de 158 centímetros de estatura, aprovechó el castigo que había experimentado Mutai con el ritmo brutal que adquirió la prueba en su primera mitad para, en los tres últimos kilómetros, salir en su busca y dejarle clavado en las inmediaciones del palacio de Buckingham, junto al que estaba situada la meta. Kebede venció con un tiempo de 2h06:03, con medio minuto de ventaja sobre Emmanuel Mutai. El español Ayad Lamdassem consiguió su propósito de hacer la marca mínima requerida para participar en los Mundiales de Moscú gracias a su décimo puesto con un tiempo de 2h09:27.

Entre las mujeres  la primera en atravesar la meta ha sido la keniana Priscah Jeptoo, actual subcampeona mundial y olímpica,  con un tiempo de 2h20:14, el mismo que el año pasado sólo le dio el tercer puesto. Jeptoo, de 28 años, precedió en la meta a su compatriota Edna Kiplagat, actual campeona del mundo, que cruzó la meta más de un minuto después. Kiplagat había escapado en el km. 29 pero poco después fue alcanzada por Jeptoo, que en el 35 se fue sola hacia la meta. La etíope Tiki Gelana, campeona olímpica el año pasado en esta misma ciudad, fue atropellada por un participante en silla de ruedas cuando se disponía a recoger su bebida en un avituallamiento y, aunque esprintó para regresar al grupo delantero, se quedó rezagada poco después.

El recuerdo hacia las víctimas del atentado de Boston compitió hoy, seis días después, en los maratones de Londres, Hamburgo, Budapest, Belén y A Coruña, con el anhelo de recuperar la rutina, relegando al olvido la tragedia, y el firme propósito de no claudicar ante la amenaza terrorista. Un fuerte aumento en el contingente policial, la retirada de papeleras en las inmediaciones de la meta y una vigilancia especial a lo largo del recorrido permitieron que las carreras discurrieran sin incidentes de consideración. Fueron homenajes masivos. En la línea de salida había más de 36.000 corredores en Londres, algo menos de 20.000 en Hamburgo y casi 3.000 en A Coruña, todos ellos determinados a no dejar que el terrorismo cancelara su sueño de terminar el maratón, una carrera que exige grandes sacrificios durante meses.

En Hamburgo, una estación de metro, lejos del recorrido del maratón, fue desalojada -y su correspondiente línea detenida por motivos de seguridad- al descubrirse una mochila sospechosa en su interior. Por fortuna, se trataba de una falsa alarma.El maratón de Londres, con diferencia el más prestigioso de los disputados hoy en todo el mundo, arrancó con 30 segundos de silencio por las víctimas de Boston. Hamburgo y La Coruña alargaron a un minuto el recogimiento. Las tres repartieron cintas negras entre los corredores para rendir tributo a las víctimas.

La ciudad de Belén hospedó el primer maratón de Cisjordania, que se inició esta mañana frente a la Basílica de la Natividad y que tuvo como ganador a Abdel Nasar Awajneh, con un tiempo de 3 horas, nueve minutos, y a la que Israel no permitió acudir a deportistas de Gaza. 'Estamos muy satisfechos, los palestinos han demostrado que no solo quieren correr sino que son muy buenos en ello. Queríamos que todo el mundo pudiera participar y tener la oportunidad de correr una maratón y lo hemos conseguido', declaró a Efe Signe Fishcher, una de las dos suecas ideólogas y organizadoras del evento.

Alrededor de cuatrocientas personas participaron en el festivo evento, la mitad de ellos palestinos y el resto extranjeros procedentes de 21 países, informó la agencia de noticias palestina Maan. El Ejército israelí rechazó permitir la entrada en Cisjordania de 26 corredores palestinos de Gaza que se habían inscrito al evento, que incluía al deportista olímpico palestino Nader Al Masri, al considerar que no se trataba de un caso humanitario o médico. Los atletas de Gaza tampoco pudieron participar en el maratón que organiza anualmente la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA) en la franja, previsto para el mes pasado pero que fue cancelado por la negativa de Hamás a dejar participar a mujeres.

El domingo próximo será el turno del maratón de Madrid. Este lunes la Delegación del Gobierno se reunirá con responsables del Ayuntamiento y de la carrera para examinar aspectos relativos a la seguridad de la carrera, que concluye en el parque de El Retiro.