Público
Público

Lucha sin precedentes contra el dopaje en Pekín

Más de 4.500 controles antidopaje se van a realizar durante los Juegos Olímpicos de Pekín. En Atenas fueron 3.400

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El COI hará más de 4.500 controles antidopaje durante los Juegos Olímpicos de Pekín, incluidos 1.300 en estas fechas previas a la inauguración, un esfuerzo sin precedentes destinado a barrer del mapa a los tramposos.

Con la intención de disuadirles y animarles a renunciar a los Juegos, el organismo anunció en mayo una nueva normativa antidopaje que permitirá hacer más de un control diario a un mismo atleta, sancionará la mera posesión de cualquier sustancia prohibida y aumentará de cinco a siete los controles después de cada competición.

Además, en junio acordó que todo deportista que dé positivo en un control antidopaje y sea sancionado con una suspensión superior a los seis meses será declarado por el COI 'no elegible' para competir en Juegos Olímpicos durante un periodo de cuatro años.

Por tanto, si un deportista es sancionado por dopaje en los Juegos de Pekín, automáticamente quedará descalificado para participar en los de Londres 2012.

La dureza de estas medidas se tradujo inmediatamente en la intensificación de los controles en el ámbito nacional, con suspensiones de grupos llamativamente grandes de deportistas en Rusia (atletismo) o Bulgaria (halterofilia).

En el Tour de Francia, a dos semanas de los Juegos, se registraron cuatro positivos: los españoles Manuel Beltrán y Moisés Dueñas, el italiano Riccardo Riccó y el kazako Dmitri Fofonov.

Cuantitativamente, respecto a los Juegos de Atenas 2004 los controles suben en Pekín de 3.600 a 4.500. El COI estima que, de ellos, 900 serán sanguíneos y entre 700 y 800 serán análisis de orina para la detección exclusiva de EPO.

Como principal novedad, un mismo atleta podrá ser sometido a control más de un vez en un mismo día, en un intento de desenmascarar el consumo de sustancias de efecto instantáneo.

Cualitativamente, por primera vez parece disponerse de un sistema fiable de detección de la hormona del crecimiento, una de las sustancias más difíciles de encontrar.

Se considerará una violación de las reglas antidopaje la posesión de cualquier sustancia prohibida, incluidos los estimulantes, los narcóticos, los cannabinoides y los glucocorticosteroides, cuya tenencia no estaba 'penada' hasta los Juegos de Turín 2006.

El 'intento de uso' de una sustancia o método prohibido basta para ser sancionado, sin necesidad de que su uso efectivo tenga que ser materialmente probado.

También tendrá carácter de positivo no estar disponible para dos controles por sorpresa durante los Juegos, o para uno durante los Juegos y dos en los 18 meses previos.

Para facilitar la localización de los atletas, el comité olímpico nacional está obligado a proporcionar al COI antes de 27 de julio 'el paradero previsto' de todos los miembros de su equipo, día a día, con horarios de alojamiento, entrenamientos y competición.

'Los atletas deben actualizar esta información cuantas veces sea necesario para que esté siempre al día', añade la larga lista de instrucciones redactada por el COI.

Respecto a los controles tradicionales al término de cada competición, se tomará una muestra a los cinco primeros más otros dos participantes en las pruebas individuales, frente a los 4+1 de Atenas 2004.

En los deportes de equipo se controlará al menos a tres deportistas (en Atenas fueron dos) de cada una de las cuatro primeras selecciones en la clasificación final. En las fases previas, cuartos de final y semifinales se harán análisis al menos a un participante en el 25% de las competiciones.

Además, pasarán controles quienes batan un récord mundial u olímpico y específicamente de EPO todos los medallistas más cualquier otro atleta seleccionado por la Comisión Médica de COI.

Un positivo supondrá, como en anteriores ediciones, la anulación de todos los resultados del infractor.

Todos los deportistas son susceptibles de ser sometidos a un control sin previo aviso.

Aunque el COI es el responsable directo de los controles entre el 27 de julio y el 24 de agosto en las sedes olímpicas, ha autorizado a la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) para que haga cuantos considere oportunos en las mismas fechas fuera de China o en instalaciones no olímpicas del país anfitrión.