Público
Público

Luis Enrique elige el Roma

De la Peña y Marcos López le acompañan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una tentadora oferta del Atlético de Madrid le provocó algunas dudas en los últimos días, pero, finalmente, Luis Enrique llegó ayer a un acuerdo con el Roma para entrenar al conjunto giallorosso las dos próximas temporadas, según pudo confirmar este diario. El asturiano sustituye en el cargo a Vicenzo Montella y su fichaje sólo está pendiente de la firma el club italiano, comprado por un grupo de inversores estadounidenses, vive inmerso en un cambio de propiedad, que se producirá la próxima semana.

Deseado por Miguel Ángel Gil Marín tras la marcha de Quique del Calderón, el hasta hora técnico del Barça B recibió con especial ilusión el interés del Atlético por hacerse con sus servicios. Luego, el Roma aprovechó el impás en el que la entidad rojiblanca nombraba director deportivo finalmente, Caminero para animar al gijonés a emprender una nueva aventura en el calcio. Luis Enrique se marcharía al Roma con su gran amigo, Iván de la Peña, reticente en un principio a comenzar tan pronto (acaba de colgar las botas) el trabajo en los banquillos. Además, Luis desea que el psicólogo que llevó consigo al filial y Marcos López, scouting, se sumen también al cuerpo técnico de su nuevo equipo. 'El Roma es un dulce que no amarga a nadie', convino el preparador después del último partido disputado con el Barça B hace apenas unos días.

El entrenador se decide por el calcio', aunque el Atleti le provocó dudas

Luis Enrique comenzó su carrera como técnico en 2008, cuando relevó a Pep Guardiola al frente del filial azulgrana. En su segundo año en el Miniestadi, consiguió el ascenso a Segunda A. Y este curso han firmado sus muchachos la mejor clasificación de la historia del Barça Atlètic.

Competitivo como pocos, el gijonés aboga por un fútbol ambicioso. Distinto al juego que despliega el primer equipo del Barcelona en muchos matices, pero con la misma idea final: marcar cuantos más goles mejor. Seguro de que sus propuestas también garantizan el buen fútbol, Luis Enrique es un apasionado del trabajo físico: sus equipos se acostumbran a sudar la gota gorda durante toda la temporada.

Estricto con sus chavales, el asturiano valora por encima de toda la entrega de los futbolistas. Por eso, no ha dudado en mandar un tiempo a la grada a alguna de las jóvenes perlas de la cantera azulgrana que, engreído, no se entrenaba como el resto. De hecho, aunque entendía su postura, Guardiola no logró convencer al gijonés de que los fines de semana alineara a los jugadores del Barça B que se entrenaban con los mayores. Luis siempre argumentó que no podía contar con un futbolista que no había preparado un partido.

Premiado con la tercera posición en la Liga Adelante, el filial azulgrana bordó este curso partidos fabulosos. Por ello, son varios los futbolistas del Barça B que han recibido ofertas de equipos de Primera al cierre del curso. El Roma, su nuevo equipo, terminó una temporada complicada, con cambio de entrenador, en la sexta posición y aspira a regresar a la élite de la Serie A.