Publicado: 22.12.2013 08:00 |Actualizado: 22.12.2013 08:00

Luis García: "Ahora, un entrenador ya tiene que saber inglés"

El Getafe se mide esta tarde (17.00 horas) al líder. Su técnico sabe que tienen que "hacer el partido perfecto". Critica que al club "no se le da la importancia que merece"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hace dos años, el Getafe de Luis García venció al Barça de Guardiola en el Coliseum. La oportunidad regresa esta tarde (17.00 horas) en el mismo escenario. La estrategia será parecida a la de entonces. "Si queremos tener opciones, debemos adaptarnos a un partido desagradable", presagia Luis García, madrileño del barrio de Carabanchel. Un hombre, de 41 años, que recuerda lo que puede cambiar el fútbol casi sin avisar. "Hace dos años, Diego Costa estuvo a punto de venir al Getafe y mira lo que es ahora en el Atlético". De hecho, una de las mejores inspiraciones de Luis García es el Atlético de Simeone. "Es admirable que se atreva a pelear con esos dos portaviones como Madrid o Barça". Un espejo más para el Getafe que esta noche, desde una posición cómoda en la general, quiere hacer daño al Barça. "Sufro cuando mi equipo persigue el balón, pero me temo que esta vez no queda más remedio", avisa.

Un hombre como usted que ha ganado con el Getafe al Barcelona de Guardiola, ¿es capaz de todo?

Bueno, eso depende. Si me mira por lo que he hecho frente a los grandes en casa soy capaz de todo. He ganado, efectivamente, al Barça de Guardiola, al Madrid de Mourinho..., pero si se mira por lo que he hecho fuera frente a estos mismos equipos no soy capaz de nada. Siempre perdimos con claridad.

Eso no es la mejor publicidad para usted.

No, no se trata de eso, pero lo que sí aceptaría es ganar un solo partido a un grande todos los años, me parece un dato muy importante. Eso es algo que he hecho en mis dos primeros años con el Getafe. No me parece mal balance.

"No se puede luchar contra equipos que se aproximan o superan los 100 puntos"Entonces es mentira que la Liga sea tan aburrida, como usted ha dicho alguna vez.

No, eso es distinto. No se puede luchar contra la realidad. No se puede luchar contra equipos que se aproximan o superan los 100 puntos. Antes no era así: había más posibilidades para los demás. Un campeonato se ganaba con 70, 75 puntos, incluso, con menos. Yo me acuerdo del Valencia de Benítez que fue capaz de ganar la Liga, y no lo hizo con tantos puntos. Era algo que ni se concebía.

¿Usted concibe ganar al Barca esta noche?

No quiero engañarme. Tenemos que hacer el partido perfecto. Tendremos que adaptarnos, incluso, a un partido muy desagradable en el que vamos a tener poco la pelota y en el que yo mismo sé que lo voy a pasar mal. No hay cosa que me haga sufrir más que ver a mi equipo correr detrás de la pelota. Pero también sé que hace dos años ganamos al Barça de Guardiola sin llegar a tener la posesión ni un 30% del tiempo. La vida es así.

¿No es una declaración pesimista, casi derrotista?

No, vamos a ver, cuando el Barça o el Madrid hacen las cifras que hacen, cuando no hay entrenadores en España ni en todo el mundo que sean capaces de impedir que Cristiano o Messi superen los 50 goles por temporada, no es porque todos seamos malos o seamos tontos, es porque ellos son realmente buenos. Yo puedo decir a mis jugadores esta noche que no se despisten, que ayuden al compañero o que se dejen la vida, pero ellos mismos saben que juegan frente al Barça.

¿Qué le aleja a usted de entrenar al Barcelona?

No lo sé.

¿Ha hecho usted méritos para entrenar al Barça?

¿Por qué no? ¿Quién no puede entrenar al Barça? Cuando recibió su primera oportunidad, Guardiola jamás había entrenado en Primera. Sin embargo, en su primer año con el Barça logro seis títulos. Por eso ¿quién nos dice que Caparrós, Mel o JIM no están perfectamente capacitados para entrenar al Barça?

"Cada vez que pasa el tiempo, me siento mejor entrenador"O usted mismo.

O yo mismo, claro. Cada vez que pasa el tiempo, me siento mejor entrenador. Es una idea que no me puede sacar nadie de la cabeza.

¿No adquirió ningún vicio con el tiempo?

También, sí, seguramente. Eso es algo que está en la vida. Pero yo tengo que pensar que a medida que me hago mayor cada vez voy mejorando más en mi profesión como supongo que usted lo pensará de la suya como periodista, el arquitecto o el abogado que lea esta entrevista. El tiempo me ha enseñado a manejar el entorno. Me ha demostrado que la experiencia, por encima de un tópico, es un grado.

Benítez fue campeón de Liga a su edad con el Valencia.

Luis Aragonés también lo fue en el Atlético..., estamos hablando de entrenadores excepcionales, de gente que no ha triunfado un solo año, sino que tienen trayectorias de diez o doce años en los que casi siempre han triunfado. Pero, sinceramente, yo no aspiro a ser como nadie. Aspiro a ser entrenador de fútbol y, mientras tenga un equipo para dirigir, quiero seguir siendo un hombre feliz, no le pido más a la vida.

"Los entrenadores no somos importantes. Soy vosotros, los periodistas, los que magnificáis o crucificáis nuestro trabajo"

¿Los entrenadores son tan importantes?

No, nosotros no. Soy vosotros, los periodistas, los que magnificáis o crucificáis nuestro trabajo. Pero nosotros no, nos dedicamos a tomar decisiones, a cometer aciertos y errores, como en todas las profesiones, pero nada más.

¿Quiénes son más importantes, los árbitros o los entrenadores?

Para mí, los jugadores, los demás estamos ahí, pero ellos son los actores principales, los que deciden lo que realmente pasa.

O sea, que los árbitros no deciden partidos.

No, lo que yo digo es que a lo largo de una temporada, en un gran campeonato, su importancia en la clasificación es mínima. No quiero caer en el tópico de siempre, pero es verdad que lo que a veces te quitan otras te lo dan. Otra cosa es si hablamos de una eliminatoria a doble partido, en la que un error arbitral se puede quedar sin solución... Pero, claro, son decisiones que tienen que tomar.

¿Tan difícil eres tomar decisiones?

Sí. A veces, sí; a veces, es demasiado fácil equivocarse. Es lo que me gustaría que entienda la gente. A veces, no tienes ni un minuto para tomar esa decisión o para realizar ese cambio. Pero si te equivocas la gente no lo juzga, únicamente no te lo perdona.

¿Y eso es frustrante?

No, porque va en el cargo de entrenador.

Un cargo muy bien pagado, por cierto.

Para mí, por encima de todo, es una profesión que me encanta. Dirijo a personas, de diferentes edades, con diferentes formas de ver la vida... Todo eso te da equilibrio, te ayuda a vencer tu propia soledad e, incluso, iría más lejos. Cada día es una lección de vida, sobre todo cuando ves a esos jugadores, que los hay, que cuando pasan a la suplencia son capaces de anteponer el equipo a sus intereses personales.

"Cuando estudiaba en el colegio Amorós me acuerdo que aprovechaba los recreos para ir a ver entrenar al Atlético"¿Usted era así? Jugó muchos años de defensa (Atlético, Benidorm, Altea...)

Creo que sí. Era una persona que miraba mucho por el grupo. Me decían que preguntaba demasiado y yo mismo veía que iba para entrenador. Cuando estudiaba en el colegio Amorós me acuerdo que aprovechaba los recreos para ir a ver entrenar al Atlético y me fijaba, sobre todo, en el entrenador, en Luis Aragonés. Quizá el hecho de que ahora sea lo que soy es el resultado de todo eso. Quizá sea que nací para esto.

En cualquier caso, es una profesión extraña. Heynckes hizo la temporada de su vida el año de su jubilación.

No se crea que estoy tan de acuerdo. A lo mejor, Heynckes ya había hecho la temporada de su vida en otros equipos en los que no tenía tan buenos futbolistas como en el Bayern de Münich. Todo eso es muy relativo. ¿Quién te dice que la temporada de tu vida no está en salvar a un equipo? Si no tienes grandes futbolistas, ¿cómo vas a ganar una Liga?

Entonces usted tiene que salir cuánto antes del Getafe.

Yo estoy a gusto aquí, pero es verdad que este año termino contrato y ya veremos lo que pasa. El día en el que me llame el club será el momento de empezar a verlo.

"Al Getafe no se le da la importancia que merece"¿Se está empezando a despedir?

No, no, para nada, este es un club diferente, muy familiar, al que sí es verdad que no se le da la importancia que merece. Esta temporada íbamos sextos hasta el último partido y parecía que no habíamos hecho nada. ¿Acaso es lógico? Yo pienso que cuando ves a ciudades importantes de España saliendo a la calle y gritando 'sí, se puede' y resulta que nosotros llevamos diez años en Primera... No sé que más podemos hacer...

Ganar al Barca esta noche.

Vamos a ver.

Se trata de repetir el pasado.

No, el pasado sólo vale para situarnos, pero no sirve para nada más en el fútbol. Por eso este partido no se parecerá a ningún otro que hayamos jugado...

¿Tanto misterio no fatiga? Guardiola necesitó un año entero en Nueva York para olvidar...

No, yo no. A mí no me apetece. Pero yo no soy Guardiola. No tengo esa trascendencia. Nunca estuve sometido a esa presión. Él es un entrenador diferente. Por lo tanto, quiero seguir entrenando, porque ahora mismo es lo que me hace feliz. Quiero seguir formándome, quiero avanzar en mis estudios de Inglés, pero no para irme al extranjero, sino porque en la vida de un entrenador es necesario. Hace dos años, tuvimos a un jugador de Sudáfrica, Masilela, que no quiso aprender castellano. Comprobé que yo como entrenador debía hacer ese esfuerzo. Tenía que aprender inglés.

¿Y si en el futuro puede elegir equipo? ¿Manchester, Inter, Barça....?

No, no, yo siempre elegiría el Atlético... Me crié con esa aspiración, pero si no llega no pasa nada...