Publicado: 26.06.2014 20:49 |Actualizado: 26.06.2014 20:49

Luis Suárez, la nueva oveja negra de los Mundiales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La sanción de la FIFA al futbolista uruguayo Luis Suárez por el mordisco que propició al defensa italano Chiellini le ha valido al delantero charrúa una sanción de nueve partidos y el dudoso honor de ingresar en el podio de la lista negra de los Mundiales. La que integran aquellos futbolistas que se pasaron de la raya y cruzaron demasiado los límites de la normativa. Y es no es la primera vez que la máxima organización del fútbol mundial aplica mano dura para tratar de controlar acciones que distan mucho del juego limpio y el fair play.

El castigo a Suárez de nueve partidos de suspensión y cuatro meses de inhabilitación, es el segundo más severo de la historia del torneo mundialista. En el Mundial de México de 1986, el futbolista iraquí Samir Shaker Mahmoud fue sancionado por un año después de escupir al colegiado del encuentro, el colombiano ‘Chucho’ Díaz. Esta ha sido la mayor sanción impuesta por la Federación Internacional hasta la fecha, cuyo top three cierra un jugador de infausto recuerdo para la afición española: Mauro Tassotti.

Al futbolista italiano le cayeron ocho partidos por romperle la nariz a Luis Enrique en una jugada que pudo cambiar el destino de la competición mundialista celebrada en Estados Unidos en 1994, pero que el árbitro húngaro Sandor Puhl pasó por alto. Curiosamente, en este particular podio de castigos tuvo que ser la FIFA la que entrase de oficio para sancionar a los jugadores, ya que todos ellos quedaron impunes sobre el terreno de juego.

Precisamente la cita estadounidense fue la que más sancionados dejó, ya que aparte de la sanción impuesta a Tassotti, también fueron enjuiciados el brasileño Leonardo, que fue castigado con cuatro partidos tras romperle la nariz de un codazo al jugado americano Tab Ramos. Esa sanción impidió al centrocampista carioca disputar los tres encuentros restantes de la ‘canarinha’, que se alzó finalmente con el título. El rumano Ion Vladoiuv, en esa misma edición, fue castigado con tres partidos por una durísima entrada al suizo Christophe Ohrel en la fase de grupos. El delantero debutaba en un Mundial, llevaba solo tres minutos sobre el campo y no volvió a jugar otra Copa del Mundo.

Pero sin duda, una de las sanciones más llamativas fue la que se impuso al francés Zinedine Zidane. El astro galo, en la final del Mundial de Alemania 2006 ante Italia, propinó un cabezazo en el pecho a Marco Materazzi que le supuso la expulsión del choque y un castigo de tres partidos. De esta forma, el exjugador del Real Madrid puso punto y final a su exitosa carrera futbolística de una manera que no hubiera deseado nunca. Por su parte, el zaguero transalpino también fue suspendido, con dos encuentros, por provocar al francés. También en la edición germana, otro italiano, Danielle De Rossi, fue sancionado con cuatro partidos por asestar un codazo al norteamericano Brian McBride.

En este Mundial de Brasil, la primera sanción severa se la ha llevado para el camerunés Alex Song, al que le han caído tres encuentros por dar un codazo al delantero croata Mario Mandzukic en el segundo encuentro de la fase de grupos.


http://www.quoners.es/debate/debe-fichar-el-barca-a-luis-suarez-tras-la-inhabilitacion-de-la-fifa