Público
Público

Madrid 2020 se pone en manos del COI

La capital española se juega este sábado mucho más que organizar los Juegos de 2020. Los responsables de la candidatura están convencidos de que supondría un empujón para salir de la crisis. Con una inversi&o

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El COI vuelve a cruzarse en el camino de Madrid, por el deseo expreso de sus dirigentes de hacer ingresar a la capital española en el selecto club de ciudades olímpicas. No se consiguió en 2012 ni en 2016 y pensaron que a la tercera tiene que ser la vencida. Ya no queda nada para saberlo. Parece que esta vez, mucho más que el mayor evento deportivo del mundo está en juego. Los responsables de la candidatura lo consideran como la antorcha que guíe a España hacia la luz de salida del túnel. El empujón económico necesario que llame a la inversión y genere empleo. A lo que se uniría un nuevo impulso deportivo.

En Buenos Aires, a 10.000 kilómetros de distancia de la implicada, el centenar de delegados del Comité Olímpico Internacional tiene la decisión en sus manos. Otorgar los Juegos Olímpicos de 2020 a Madrid, Tokio o Estambul. Las pulsaciones están aceleradas, las quinielas igualadas y los ánimos optimistas. Tras 45 minutos de exposición como última bala en la récamara de cada candidata llegará el turno de las votaciones y de que Jacques Rogge anuncie la ganadora. De lo que pronuncie dependerá si Madrid y España vuelven a quedarse en la estacada olímpica y de que Madrid recoja el testigo de Barcelona.

Madrid vende 'un nuevo modelo de Juegos', que reiteraba la alcaldesa Ana Botella en la rueda de prensa previa. Lo invertido en las dos anteriores intentones ha dejado margen para que el presupuesto de Madrid 2020 apenas supere los 1.500 millones de euros gracias que el 80% de las infraestructuras está ya construído. Ese es el mensaje que se ha transmitido y queda por saber si ha calado entre los miembros del COI.  Por si acaso, todavía hoy queda la opción de terminar de convencer a los indecisos con la exposición final, que prometen que 'van a emocionar'. Nueve personas, entre ellas Rajoy, Alejandro Blanco, Ana Botella y el príncipe Felipe, explicarán ante la asamblea olímpica las bondades de Madrid y cuatro vídeos interarán tocar la fibra sentimental.

A partir de ahí, esperar al veredicto. La cifra mágica que se baraja para obtener la victoria en la primera ronda es la de 47 votos aunque es un cálculo muy optimista y la lógica indica que habría que acudir a una ronda final, con Tokio como rival esperada. De los 103 miembros del COI con derecho a voto se han bajado el representante de Taipei Ching Kuo Wu, el de Zambia Patrick Chamunda, enfermo, y el egipcio Mounir Sabet, con problemas con su pasaporte. Además, tampoco podrán dar su apoyo a las candidatas los cinco miembros de los países implicados, los españoles Juan Antonio Samaranch, Marisol Casado y José 'Pachi' Perurena, el japonés Tzunekazu Takeda y el turco Ugur Erdener, presidentes ambos de sus comités nacionales.

Asimismo, el presidente saliente, el doctor belga Jacques Rogge, tiene por norma no escrita abstenerse en la votación y tampoco se cree que vote la princesa Ana de Inglaterra. Por nacionalidades, Suiza es el país con más votantes, cinco. Le sigue Gran Bretaña, con cuatro. Tres representantes en el COI tienen España, Italia, Australia, China, Estados Unidos, Francia y Rusia. Hay votantes de 73 nacionalidades. Los europeos son mayoría, con 44 miembros. En la asamblea hay 39 deportistas en activo o retirados que han participado alguna vez en los Juegos Olímpicos; veintiséis de ellos ganaron medalla. El indio Randhir Singh, seis veces olímpico en tiro, y el australiano James Tomkins, otras tantas veces en remo y ganador de tres oros y un bronce, son los más destacados.

Por tanto, a la capital de España le bastaría con sumar la mitad más uno de los apoyos de los 93 votos, 47, para albergar los Juegos por vez primera en su historia. Pero lo normal sería acudir a la ronda final, donde según analistas y casas de apuestas concurrirían Madrid y Tokio. Ahí la cosa se ajusta y habría que captar una cuota importante de los votos que deje la candidata eliminada, que sería salvo sorpresa Estambul. Para ello, Madrid 2020 tendría que superar ampliamente el techo de 32 sufragios con los que contó en la segunda ronda de 2012 y en la final con Río en 2016.

Pese a que Madrid aporta la mayor fiabilidad de las tres, los deseos del COI son inescrutables y puede pesar en la decisión la próxima elección del presidente olímpico, que tendrá lugar el martes. Eso y que entre en juego el deseo de ciudades europeas potentes por organizar la cita de 2024 jugarían en contra de Madrid. Porque tanto Tokio como Estambul han tenido que lidiar en los últimos tiempos con acontecimientos ajenos a los Juegos y han tenido que dar más explicaciones de las que hubieran deseado. Los tokiotas han pretendido que no llegara a sus costas el temor radiactivo por las nuevas fugas en Fukushima mientras que los turcos han tenido difícil poder justificar la represión en las protestas estudiantiles y las recientes sanciones por dopaje.

Otra cosa es si valoran proyecto a proyecto y fajo a fajo. Porque la propuesta de Tokio es concentrada, atractiva e imponente. La ciudad más poblada del planeta y con una de las mejores redes de transporte propone unos Juegos muy compacto, con 4.380 millones de dólares de presupuesto en infraestructuras, pues tendría que construir el 60% de las instalaciones, pero presume de disponer ya de un fondo de reserva de 4.500. Estambul ha asaltado la banca. Cuenta con una inversión prevista de 19.200 millones de dólares pero su proyecto es una maqueta. Tendría que acometer la construcción del 70% de las sedes. Su situación, a caballo entre Asia y Europa, y su pasado podrían otorgarle un halo de esperanza.

DISPLAY CONNECTORS, SL.