Público
Público

Madrid-CAI y Gran Canaria-Barça, en semifinales de la ACB

Los azulgrana se imponen al Uxue Bilbao. El Herbalife da la sorpresa en la cancha del Caja Laboral. El CAI Zaragoza se deshace del Valencia Basket

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Real Madrid jugará contra el CAI Zaragoza y el Herbalife Gran Canaria frente al Barcelona Regal en las eliminatorias de semifinales de la Liga Endesa de baloncesto, una vez completadas este martes la de cuartos. El Real Madrid, que fue el primer equipo clasificado para las semifinales al derrotar por 2-0 al Blusens Monbus, se cruzará en la antesala de final con el CAI Zaragoza, que se deshizo a domicilio del Valencia Basket en el tercer partido. En la otra semifinal se verán las caras el Herbalife Gran Canaria, que eliminó contra pronóstico al Laboral Kutxa, y el Barcelona Regal, verdugo del Uxue Bilbao Basket. Las semifinales se jugarán al mejor de cinco partidos a partir de este jueves.

El Barcelona se impuso en un duelo decidido en el último cuarto y terminó por vencer al Uxue Bilbao Basket (79-70) en el último partido de la serie. En una noche aciaga desde el perímetro, fueron los triples de Erazem Lorbek los que contrarrestaron las metralletas de Zisis, Moerman y Vasileiadis desde fuera. Con el esloveno 'on fire', el Barça Regal aguantó dentro del partido hasta que, con Jasikevicius en pista para aportar su experiencia junto a Juan Carlos Navarro o Víctor Sada, y su garra habitual, metieron al equipo en el partido en el preciso instante en que el aro se les hizo grande y vieron canastas con facilidad, para poner un parcial de 30-20 al final y sentenciar.

Con un 15-6 para abrir el cuarto decisivo, al que se había llegado con un punto arriba para Bilbao Basket (49-50), el Barça sentenció el partido a base de ritmo y trabajo defensivo, con una zona que cambió el guión para ponerlo a su favor, y demostrando por parte de Xavi Pascual tener la capacidad de revertir una situación adversa en que Bilbao pudo poner contra las cuerdas al vigente campeón, que al final tuvo el temple necesario para no ponerse nervioso. Pero en la primera parte las tornas estuvieron igualadas. A un ritmo rápido, como en el primer partido, esta vez el Uxue Bilbao Basket estuvo cómodo y capaz de contrarrestar las embestidas blaugranas. Así, con marcadores ajustados y zafarrancho de combate en ambos lados, el duelo estuvo vistoso y ofensivo, aunque ello no disimulaba los errores.

Al descanso se llegó con un apretado 33-35 que dejaba todo abierto, después de que los azulgrana llegaran a tener una ventaja máxima de 6 puntos (20-14) en el primer cuarto coincidiendo con unos minutos geniales de Marcelinho Huertas. Pero el Bilbao Basket estuvo ahí siempre preparado para hacer daño en cuanto los catalanes bajaran la guardia. Fuera o no así, el poco acierto propició que los ánimos fueran decayendo en los locales, que veían como una y otra vez se estrellaban en el aro, haciendo así inútil el esfuerzo para conseguir ser mejores en el rebote.

En el tercer cuarto fue el Bilbao quien se puso 6 arriba con un triple de Zisis (37-43). Pero, por contra, el Barça se consagró al único jugador fino en la muñeca, Erazem Lorbek, y dos triples del ala-pívot esloveno fueron claves para ceder solo un punto (49-50) al final del tercer periodo y llevar el encuentro a los últimos diez minutos con todo por decidir. No obstante, ante un Bilbao Basket corrosivo y guerrero, ello es un peligro. Se entró en una batalla de triples, con los vizcaínos unidos contra Lorbek, y no obstante el azulgrana consiguió darle la vuelta al marcador (54-53) a falta de 9 minutos. Ello contagió a un equipo que recuperó al acierto en el momento clave, consciente de que ante su afición, pese a que el Palau no presentó su mejor aspecto, y siendo el equipo con factor pista no podía dejar escapar la ocasión de irse a semifinales y evitar así lo que habría sido una sorpresa, igual que ha sido inesperada la victoria de Herbalife Gran Canaria en Vitoria ante el Laboral Kutxa, con lo que los blaugranas se medirán ahora a los canarios.

El Herbalife Gran Canaria ha escrito una nueva página en su historia al derrotar al Laboral Kutxa en el tercer en encuentro de los cuartos (66-72). El héroe del partido fue el estadounidense Ryan Toolson, con 27 puntos y 30 de valoración. El conjunto vasco, que no ha sabido aprovechar la superioridad ante un equipo canario que todavía no ha despertado de un sueño plácido, ha dicho adiós a la competición nacional tras no poder superar una de las series más igualadas de estos 'play-offs'. Los grancanarios, condenados a ganar el segundo y tercer partido por culpa de un triple de Heurtel sobre la bocina, supieron sobreponerse al duro mazazo inicial y firmar una remontada que quedará para el recuerdo.

Como ya ocurrió en los dos primeros duelos de la serie, el encuentro estuvo marcado por la igualdad que reinó en el Buesa Arena. Ante el reto de superar la eliminatoria, los dos equipos se mostraron algo nerviosos y muy cautos en el juego ofensivo, cuidándose mucho de no perder balones que, en caso de un nuevo final apretado, pudieran pasar factura. Con ganas de dar la gran sorpresa de los cuartos de final, el equipo canario consiguió dominar el marcador en el tercer parcial. Sin embargo, el 'Granca' no lograba tomar tierra de por medio cada vez que se distanciaba en el resultado y daba alas a un Laboral Kutxa que se resistía a despedirse tan rápido de otra competición.

El gran trabajo defensivo de Pleiss y los errores en los tiros libres -asignatura pendiente de los canarios en los 'play-offs'- evitó que los de Martínez afrontaran el juego decisivo con una renta suficiente. El conjunto de Zan Tabak quería aprovechar su experiencia para sellar el pase en el último cuarto, pero los vitorianos se toparon con el mejor Ryan Toolson. Tras unos primeros minutos muy igualados, el escolta estadounidense, máximo anotador con 27 puntos, alejó a los vascos de su décima semifinal con una increíble actuación que dejó boquiabiertos a todos los presentes en el Buesa Arena. De este modo, los grancanarios disputarán sus primeras 'semis' ante el FC Barcelona Regal.

Otra de las sorpresas de la noche la protagonizó el CAI Zaragoza, que eliminó al Valencia Basket tras ganar el tercer partido de la seria a domicilio (77-83). El choque comenzó intenso y físico, como si los dos equipos no hubieran jugado un choque con tres prórrogas el pasado domingo. En ese escenario, el ritmo que le dio Stefan Markovic le dio la iniciativa a un Valencia que contó para anotar primero con la sutileza de Justin Doellman y después con la fuerza de Vítor Faverani.

Los tiros de un afinado Michael Roll y Damjan Rudez liberaron a un CAI que puso a prueba la fortaleza mental del Valencia con una defensa zonal. Erráticos en el tiro exterior (fallaron sus primeros nueve triples), los de Velimir Perasovic se atascaron pero no perdieron la calma. Los locales concentraron sus esfuerzos en posiciones cercanas al aro para asegurarse su supervivencia con un Serhiy Lishchuk muy incisivo y abrieron huecos para un par de acciones de Thomas Kelati le permitieran llegar al descanso con una pequeña ventaja (38-35, m. 20).

Tras el descanso, se agigantó la figura de Joseph Jones. El pívot dio consistencia al juego interior del CAI, reforzó la fe de su equipo con su trabajo en las dos zonas y sorprendió a la defensa local con sus tiros abiertos Pero el regreso a la pista de Faverani permitió al Valencia igualar las fuerzas y retener el mando del encuentro (54-49, m. 29). Eso sí, como ocurrió en la primera mitad, Stefansson apareció para sostener a los visitantes y, con la ayuda de Roll, darle nuevamente la vuelta al marcador (61-67, m. 35).

Pese a verse contra las cuerdas el Valencia no se derrumbó. Negado en el tiro exterior, los locales se agarraron a la defensa para encontrar una última oportunidad pero cuando Pau Ribas apretó el marcador el CAI no perdió el paso y un triple de Llompart le dio aire antes del último minuto (68-73, m. 39). El balear mantuvo la serenidad en un emocionante final pero la tenacidad de Ribas dio una última opción a los locales al situarles a dos puntos a falta de pocos segundos. Finalmente una falta antideportiva muy protestada por el Valencia acabó con su fe y con sus exiguas posibilidades.