Público
Público

El Madrid deja vivo al Lyon

Un gol de Benzema al minuto de entrar al campo por Adebayor lo neutraliza Gomis en el 84

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Siete enfrentamientos después, el Madrid tuvo más cerca que nunca derrotar al Olympique, pero volvió a fracasar en el intento. En su cuarta visita a Gerland, al fin vio portería, pero el gol de Benzema no fue suficiente para llevarse un triunfo que ya acariciaba. Tras seis años de fracasos en cadena, la barrera de los octavos de la Liga de Campeones está a punto de caer, pero los blancos dejaron vivos al Lyon y será en el Bernabéu donde deberán rematar la cacería. Demasiados peros, aunque todos ellos justificados.

Si ganar hubiera sido el final de un maleficio, el más difícil todavía hubiera sido que lograrlo con un gol de Benzema, ex del Olympique y al minuto de entrar en sustitución de Adebayor. Así es el fútbol de Mourinho: tan premeditado en la pizarra, como imprevisible una vez que el balón sustituye a la tiza.

El portugués escondió su alineación como oro en paño, pero salvo la entrada de Ramos por Marcelo y el consiguiente cambio de banda de Arbeloa, el once no fue ninguna sorpresa. No hubo trivote y por tanto nada de qué avergonzarse. Bueno, tanto como eso, tampoco. El Madrid presentó hasta seis caras nuevas con respecto a los anteriores naufragios, pero acabó con viejos conocidos para blindar un equipo que paradójicamente acabó sufriendo.

Los blancos al fin se estrenan en Gerland, pero siguen sin ganar a los galos

El arranque del partido fue un tostón. El Madrid no se juntaba con balón ni de rebote y el Olympique lo intentaba, aunque con mejores intenciones que prestaciones. Los blancos sabían que Lloris estaba sobre el césped porque le habían visto en el saludo inicial. Por contra, los galos se aproximaban a Casillas con tanta regularidad como inocencia. Así, el Madrid no empezó a ser protagonista del partido hasta la media hora de juego, cuando Di María buscó portería desde lejos y un derribo al hasta entonces desaparecido Özil en la frontal del área permitió a Cristiano probar fortuna a balón parado.

Sin embargo, una contra del Lyon a la salida de un córner la desaprovechó Gomis al tirar a las nubes un balón que Casillas dejó muerto. Como quiera que Mourinho plantea las eliminatorias en su totalidad y nunca por separado, la actitud del Madrid desvelaba que la prioridad era no encajar un gol y este a punto estaba de llegar.

Tras dos palos y un penalti no señalado, los de Mourinho acabaron sufriendo

Coincidiendo con el inicio de la segunda parte, Mou mandó calentar a Lass. Más madera, que dirían los hermanos Marx. Ahí, en la madera, estrelló un balón en el poste al lanzamiento de una falta. Y ahí también, en la madera, pero del larguero, fue a parar un cabezazo de Ramos al saque de un córner. A falta de fútbol, el Madrid al menos intimidaba. Y volvió hacerlo al saque de otra falta botada por Cristiano, en la que Gourcuff saltó con el brazo separado del cuerpo y el alemán Stark debió señalar penalti.

Entonces entró Benzema y su gol express permitió al Madrid empezar a creer en una victoria que Mourinho quiso defender tanto que dio vida al Lyon. Y el Olympique, sin nada que perder, aún tuvo tiempo de rugir lo suficiente para que Gomis empatara a falta de cuatro minutos.

Olympique de Lyon: Lloris; Reveillere, Cris, Lovren, Cissokho; Toulalan; Bastos (Briand, m. 70), Kallstrom (Pjanic, m. 77), Gourcuff, Delgado (Pied, m. 70); y Gomis.

Real Madrid: Casillas; Ramos, Pepe, Carvalho, Arbeloa; Khedira (Lass, m. 68), Alonso; Di María, Özil (Marcelo, m. 75), Cristiano; y Adebayor (Benzema, m. 64).

Goles: 0-1. M. 65. Benzema recibe un pase de Cristiano en el vértice del área, se va en diagonal de dos defensas y bate a Lloris por debajo de las piernas. 1-1. M. 84. Gomis, solo ante Casillas, marca tras cabezazo de Cris al saque de una falta.

Árbitro: Stark (Alemania). Mostró tarjeta amarilla a Ramos, Di María, Bastos, Cris, Pied y Casillas.

Gerland: 40.299 espectadores.