Público
Público

El Madrid marca la diferencia

Los de Mourinho hacen el tercer mejor inicio de su historia; el Barça, el peor tramo inicial de la era Guardiola

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Real Madrid está pletórico, las buenas sensaciones llevan aparejadas unos números muy positivos. El dato clave, la distancia con el Barcelona, ya marca seis puntos. Desde que Guardiola es técnico del Barça nunca hubo tanto espacio a favor de los blancos. La máxima diferencia hasta esta temporada fue de un solo punto. Es más, el técnico de Santpedor nunca ha estado tan lejos de la cabeza desde que es entrenador. Su mayor diferencia hasta el momento fue de cinco puntos respecto al líder en la segunda jornada de su temporada de debut.

El Madrid ha ganado 11 de las 13 primeras citas del actual campeonato. Sólo dos veces en su historia, en las temporadas 61-62 y 91-92, venció un encuentro más, 12, con los mismos disputados. En aquellos años sólo se concedían dos puntos al vencedor de cada encuentro, por lo que el Madrid nunca hasta ahora había sumado 34 puntos tan pronto. Es también el mayor despliegue goleador del equipo en su historia. Nunca había marcado 46 goles en las 13 primeras jornadas. Su mayor hito hasta el momento eran 44 de la temporada 50-51, números de otra época. El año pasado el Madrid ya era un torbellino ofensivo, terminó la Liga en 102 goles, pero a estas alturas del campeonato sumaba 13 tantos menos que hoy.

El Barcelona se ha recuperado de una desventaja así en cinco ocasiones

Los números ofensivos del Madrid son más propios de la prehistoria futbolística que del presente. En tres ocasiones un equipo ha marcado más de los 46 goles que llevan los blancos a estas alturas. La última, los 48 que consiguió el Atlético hace 61 años. El máximo son 60, conseguidos por el Athletic en la temporada 30-31, la tercera Liga de la historia. El mayor contribuyente a la actual catarata blanca de goles es Cristiano, que con 16 tantos supera todos sus registros anteriores con el Madrid en el inicio de Liga.

Los blancos tienen motivos sobrados para la satisfacción, pero aún están lejos de poder descorchar el champán. Queda mucha Liga y la historia está llena de ejemplos que demuestran que seis puntos no son un abismo. De hecho los blancos ya saben lo que es malgastar una distancia así, una circunstancia que les ha ocurrido en dos ocasiones. La primera de ellas fue en la temporada 91-92. El Madrid comenzó intratable la Liga y en la jornada 12 alcanzó su máxima diferencia con el segundo, el Barcelona, al que distanciaba en ocho puntos. Pero los blancos fueron poco a poco degradándose y desperdiciando su ventaja. Despidieron a su entrenador, Radomir Antic, y terminaron entregando la Liga a su máximo rival con una inolvidable derrota en la última jornada en Tenerife.

También derrochó una ventaja igual de cuantiosa en la temporada 03-04. En aquella ocasión el Valencia se encontraba ocho puntos por detrás del Madrid en la jornada 26, a sólo 12 del final. El equipo, en aquellos días dirigido por Queiroz, se deshinchó completamente desde ese momento haciendo uno de los peores finales de temporada que se recuerdan. En aquellos 12 partidos los blancos sólo sumaron 11 puntos y terminaron cuartos, a siete puntos del Valencia, que se llevó la Liga.

Los azulgrana se aferran al clásico del día 10 para voltear la situación

El Barcelona también tiene experiencia en recortar ventajas de este estilo, algo que ha conseguido en cinco ocasiones. Lo hizo con Van Gaal en la temporada 98-99 y con Cruyff en dos ocasiones, la ya nombrada 91-92 y la 93-94, en la que le recortó seis puntos al Deportivo para terminar ganando gracias al penalti fallado por Djukic. Antes de todo aquello fue campeón dos temporadas seguidas (51-52 y 52-53) después de tener desventajas iguales a la que hoy tiene con el Madrid.

En el vestuario del Barça, que sólo ha ganado dos de sus seis encuentros como visitante, aún no saltan las alarmas. Alves salió ayer en sala de prensa confiado de la remontada. 'Este equipo no baja nunca los brazos ni tira la toalla jamás', comentó el lateral, que recordó que a los azulgrana les quedan 'los dos enfrentamientos directos con el primer clasificado'. Es más, Alves parece hasta cómodo con la adversa situación: 'Nos fascinan los retos apasionantes como este'. Reconoce, eso sí, que el equipo se ha quedado 'sin margen de error' en el campeonato.