Publicado: 16.12.2014 22:40 |Actualizado: 17.12.2014 12:31

El Madrid se pasea
en Marruecos

CRUZ AZUL 0 - REAL MADRID 4. Los blancos se exhiben y golean a los mexicanos en las semifinales del Mundial de Clubes. Marcaron Ramos, Benzema, Bale e Isco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Isco celebra su gol con Cristiano Ronaldo. EFE/Chema Moya

Isco celebra su gol con Cristiano Ronaldo. EFE/Chema Moya

El Real Madrid jugará la final del Mundial de Clubes de la FIFA tras vencer al Cruz Azul mexicano en su primer compromiso del torneo (0-4), un partido sin historia para los actuales campeones de Europa, que resolvieron antes de llegar al descanso con otra decisiva parada de Iker Casillas desde el punto de penalti.

Los pupilos de Carlo Ancelotti son los grandes favoritos para conquistar un título que sólo tiene valor si lo ganas. Eso es lo que ha pasado tradiconalmente a los representantes europeos, que restaron honores al certamen si el tropiezo llegaba antes de la final. El Madrid no falló en ese aspecto y se hizo un hueco en la pelea por el título.



Con el alivio de tener a la grada de su lado, en una auténtica histeria que ha creado la visita del Real Madrid a Marrakech, los merengues no tuvieron problemas para tumbar al Cruz Azul desde los primeros compases. Un excelente servicio de Toni Kroos terminó en la cabeza de Sergio Ramos, que batió a Corona con un gran salto.

De la misma manera que llegó el Madrid hasta el Mundialito [con el gol de Ramos en el '93] se presentó en Marruecos. El gol tranquilizó a los madridistas y aumentó el respeto de los mexicanos, que salieron algo intimidados por el poderío de los blancos. Y es que el segundo tanto fue la mejor prueba de que el representante español no dejaba rendijas.

 

El Real Madrid, que totaliza 21 triunfos consecutivos, no entiende de relajación y este martes lo volvió a demostrar. Benzema, que está excelente, fue de los mejores en los metros finales, al igual que Carvajal, su asistente en el 0-2 tras una jugada más propia de extremo que de lateral. El de Leganés sigue siendo un currante con mayúsculas.

En la segunda mitad el partido ofreció muy poco. El Cruz Azul se conformaba con no encajar más goles y los blancos peleaban por poner la guinda a su actuación personal. Sin goles para Cristiano, el portugués lo buscó con ahínco, aunque este martes tuvo que conformarse con su versión de asistente, además de con un par de detalles que dejó de cara a la galería.

El 0-3, precisamente, lo construyó el jugador de Madeira con una buena jugada en el costado zurdo. Un centro medido terminó en la cabeza de Bale, que no falló a su cita con el gol en las grandes ocasiones. En el cuarto de hora final fue el turno de Isco, que definió con la clase que tanto le caracteriza. Un gol de talento que rubricaba la cómoda victoria merengue.

Ahora, los de Ancelotti podrán descansar hasta el sábado (20.30 horas), momento en que se celebrará la final. Su rival saldrá del choque entre San Lorenzo de Almagro y el Auckland City, la gran sorpresa del campeonato. Una final que puede suponer el mejor de los finales de año para un Real Madrid que no olvidará jamás lo que le supuso el 2014.