Público
Público

El Madrid ve sus lagunas

Euroliga. Los blancos pierden por su escasa defensa. El Barça arrasa en Kazán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Madrid no puede jugar a media cancha. No basta con atacar bien, si la defensa no funciona, el equipo pierde. Ayer, en un partido de ritmo frenético y momentos excepcionales, el Maccabi venció (88-82) porque es mejor o, cuanto menos, más equilibrado. Tiene bases de verdad, de esas que proyectan cada jugada con precisión. El Madrid no, juega con Llull y, lo que es peor, con el errático Sergio. Los israelíes acumulan kilos en la pintura cortesía de Scorchianitis. El Madrid defiende la zona con Tomic, un peso pluma que no suple su falta de músculo con ambición. Él es más de dejarse hacer. Con esos dos agujeros negros llegar a la cima es complicado.

Son problemas de difícil solución porque no surgen de la casualidad, sino en la confección de la plantilla. Fuera de eso todo funciona, pero no es suficiente. No al menos en Tel Aviv. Tampoco tuvo suerte el Bilbao, que perdió en Cantú (78-69), a pesar de los 20 puntos de Mumbrú. La suerte sí sonrió al Unicaja, que venció en Alemania contra el Brose gracias a un tiro final de Berni Rodríguez (78-79) y con muy buena aportación, como siempre, de Freeland.

En Kazan, el Barcelona firmó un partido redondo ante el Unics (65-93). Los rusos le aguntaron el pulso a los azulgrana el tiempo que Lorbek (24 puntos y cuatro rebotes) necesitó para asociarse con Navarro (19 puntos) y danzar al son de Marcelinho. El Barça puso la directa cuando los 12 puntos de ventaja al descanso (32-44) se convirtieron en 22 gracias a dos triples consecutivos de Navarro.

No hacía falta, pero la Bomba siguió ofreciendo argumentos para su renovación, en curso, pero aún no sellada. Aunque Pau Gasol la diera ya por hecha ayer en su Twitter -'¡Muchas felicidades a J.C. Navarro por su renovación con el Barça hasta el 2015! ¡Espero que le veamos jugar hasta el 2020 como mínimo!', escribió el pívot de los Lakers. La prolongación del contrato del escolta está aún pendiente de pulir algunos detalles, según pudo confirmar este diario, y podría extenderse a más allá de 2015.