Público
Público

El mal de los amistosos

La Roja se mide a Chile con la mosca tras la oreja por el tropiezo en Italia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Roja se ve frente a otro partido amistoso, un asunto aparentemente menor que se ha convertido en un permanente quebradero de cabeza desde que se coronó campeona del mundo. En las citas oficiales, la selección sigue sin fallar. Pero en los encuentros sin competición al fondo, cuando sólo se trata de pasear la estrella que luce sobre el escudo, se enreda. Argentina la goleó, Portugal lo mismo, Italia la zurró también el pasado mes... Y ahora llega Chile, que no es una superpotencia, pero que tampoco es cualquiera. Del Bosque debe poner orden.

En medio de este panorama, y con la cita ante Liechtenstein del próximo martes, esta sí oficial, en el horizonte, España estrenará otra defensa. Con Piqué y Puyol lesionados y Capdevila fuera de la circulación, Del Bosque tira de nuevo de improvisación y forma una línea un punto deforme y con tres jugadores que no son titulares en sus equipos, al menos en esos puestos: Albiol es central, pero no juega nunca con Mourinho; Javi Martínez sí es indiscutible para Bielsa, pero más bien de mediocentro, y Arbeloa, cuando juega, no lo hace de lateral izquierdo sino diestro. El único que jugará donde acostumbra será Ramos. Domínguez, que tiene en vilo a los atléticos (tres años y siete meses llevan los rojiblancos sin ver jugar a uno de los suyos en La Roja), Botía y Montoya aguardarán en el banco sus deseos de debutar.

De la defensa hacia arriba, La Roja ofrece menos dudas. Es un valor seguro juegue quien juegue. Hoy lo hará en Saint Gallen (Suiza), en terreno neutral, con un toque experimental pensando en Liechtenstein. Y el otro, en los asuntos laterales que aún colean: las relaciones entre los internacionales tras la vorágine de clásicos y la Supercopa. 'Nos hemos llamado otras veces, no sólo ahora. No hay fisuras entre nosotros y, si las hay, se hablan y se comentan como en cualquier convivencia', dijo ayer Xavi en tono conciliador a propósito de las llamadas que le hizo recientemente Casillas. 'Los jugadores son inteligentes, saben diferenciar selección y clubes', terció Del Bosque.