Publicado: 15.12.2016 17:14 |Actualizado: 28.12.2016 15:15
Elite Sport

Las maldiciones no son una broma

Los Chicago Cubs de béisbol acabaron el mes pasado con el célebre maleficio que les perseguía. Recordamos esta historia y otros curiosísimos ‘hechizos’ deportivos.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
La locura estalla entre los jugadores de los Cubs. /CORDON PRESS

La locura estalla entre los jugadores de los Cubs. /CORDON PRESS

El mundo del deporte suele tener intangibles que sólo cobran sentido para sus aficionados y sus actores principales. Hechos como la nimiedad de tocar el trofeo antes de la final adquieren el estatus de tragedia griega por esa mística que rodea al deporte. Entre estos intangibles se encuentra un apartado muy particular que no siempre dura eternamente, pero que sí puede hacerlo durante un período muy prolongado. Suficiente como para adherirse a la identidad del grupo. Hablamos de las maldiciones. Les mostramos cinco, algunas aún vigentes, que han marcado el deporte mundial.

Los Chicago Cubs y la maldita cabra

La primera es enormemente célebre en Estados Unidos y se rompió este pasado mes de noviembre en las Series Mundiales de la liga de béisbol norteamericana. Los Cubs de Chicago llevaban 108 años sin conquistar este trofeo antes de doblegar a los Cleveland Indians. 71 de esos años desde su famosa maldición. Todo comenzó en la final de 1945, cuando en el cuarto partido el griego William ‘Billy’ Sianis, dueño de la taberna ‘Billy Goat Tavern’, asistió a Wrigley Field, estadio de los Cubs, con dos entradas, una para él y otra para su mascota: la cabra Murphy. No le permitieron el acceso junto al animal por el mal olor que desprendía. Tras protestar, el propietario del equipo P.K. Wrigley reiteró la prohibición: “La cabra apesta”. Y un ‘Billy’ enfurecido lanzó su maleficio mientras se marchaba del recinto: "Los Cubs jamás volverán a ganar las Series Mundiales". Perdieron aquel partido y la serie. Se dice que Sianis acabó enviando un telegrama a Wrigley con una sola frase sentenciadora: “¿Quién apesta ahora?”.

La maldición no fue tomada a risa por ningún miembro del entorno del equipo a lo largo de estos 71 años. La directiva trató de enterrar este ‘hechizo’ una y otra vez a lo largo de los años. Con el propio ‘Billy’ Sianis en vida -justo antes de su fallecimiento en 1970 proclamó que retiraba la maldición- y tras su muerte. El relevo lo cogió Sam Sianis, su sobrino. Sam fue invitado a Wrigley Field varias veces en compañía de una cabra. Murphy también había pasado a mejor vida pero su descendiente, Sócrates, acaparaba los focos. Pero los ‘Cachorritos’ (traducción de su otro apodo, los cubbies) no llegarían mucho más lejos. Por suerte para los aficionados de los Cubs, 71 años después la maldición queda enterrada.

Los 'cachorros' Jon Lester y Anthony Rizzo con el trofeo de campeones. /CORDON PRESS

Los 'cachorros' Jon Lester y Anthony Rizzo con el trofeo de campeones. /CORDON PRESS

La maldición de la cabra pesó para los Chicago Cubs durante 71 años. Este 2016 por fin ganaron las Series Mundiales

La herida en 2016 podría haber sido todavía más honda, ya que el pasado año los Cubs comenzaron bien los playoff pero otro equipo lastrado por la fatalidad, los Mets de Nueva York, arrasaron al mítico equipo de Chicago. Este varapalo alimentó de nuevo la leyenda negra de la cabra. Sin embargo, para mayor alegría la ansiada victoria de esta temporada frente a Cleveland se logró con épica, al lograr una remontada de enorme mérito en la historia de las Series Mundiales. Los Cubs empezaron perdiendo la serie por 3 a 1. Todo parecía decidido y las estadísticas no ayudaban: únicamente seis equipos habían sido capaces de levantar un 3-1 (los Red Sox -1903-; los Pirates -1925-; los Yankees -1958-; los Tigers -1968-; los Pirates -1979-; y los Royals -1985-). Los de Wrigley Field se crecieron ante la adversidad para ganar 4 a 3. Chicago respira aliviada.

Guttmann, gloria y desdicha del Benfica

Aunque Bela Guttmann dirigió a más de 20 clubes de fútbol a lo largo de su carrera como entrenador, su nombre siempre estará ligado al Benfica. Por suerte y desgracia del club lisboeta. Con el técnico húngaro en el banquillo, los lusos conquistaron las dos únicas Copas de Europa de su palmarés: en 1961 contra el FC Barcelona y al año siguiente ante el Real Madrid. Sin embargo, atendiendo a esta historia, Bela también es el culpable de que el club portugués no haya vuelto a tocar un cetro continental.

Bela Guttmann es sinónimo de éxito y desgracia en el Benfica. /CORDON PRESS

Bela Guttmann es sinónimo de éxito y desgracia en el Benfica. /CORDON PRESS

Ni la oración de Eusebio ante la tumba de Guttman deshizo el maleficio del extécnico del Benfica

Tras ser rey de Europa en 1962, Guttmann pidió un aumento de sueldo que fue denegado. Esa desavenencia con la directiva provocó su marcha, en la que lanzó un ‘hechizo’ que todavía permanece: “Sin mí, el Benfica no ganará un título europeo en 100 años”. Desde entonces, los lisboetas han disputado ocho finales europeas con el mismo desenlace… la derrota. La última, hace dos años frente al Sevilla en la Europa League. En 1990, antes de la final de la Copa de Europa, ni la oración de su mítica estrella Eusebio ante la tumba de su descubridor consiguió deshacer el maleficio. El tiempo pasa y ya son 54 años de sequía.

‘El Bambino’ y los Red Sox de Boston

Los Red Sox eran uno de los mejores equipos de béisbol en el inicio del siglo XX. Y el legendario George ‘Babe’ Ruth, conocido como ‘El Bambino’, era su estrella. Con él de la mano ganaron las Series Mundiales en 1918. Antes del arranque de la temporada de 1920, el dueño de la franquicia decidió vender a Ruth, contra su voluntad, a los Yankees de Nueva York. Entonces, el famoso jugador predijo que los Boston Red Sox no volverían a ganar las Series Mundiales. El mal fario duró 86 años, hasta 2004.

'Babe' Ruth 'El Bambino' en 1919, defendiendo los colores de los Red Sox. /CORDON PRESS

'Babe' Ruth 'El Bambino' en 1919, defendiendo los colores de los Red Sox. /CORDON PRESS

El 'Bambino' maldijo a los Red Sox de Boston por venderle a otro club en contra de su voluntad. El mal fario duró 86 años

Esa temporada volvieron a saborear el triunfo y la ‘Maldición del Bambino’ desapareció. Los de Boston vencieron a Saint Louis Cardinals y su jugador Manny Ramírez fue elegido el mejor del torneo. Para los más escépticos, en 2013 se borró el último vestigio de este maleficio. El mítico estadio de los Red Sox, Fenway Park, volvió a ser testigo de un campeonato ganado 95 años más tarde. Una victoria en su hogar, con la afición disfrutando en las gradas, da carpetazo a este caso.

La Virgen de Jujuy

Pocos países viven el fútbol como Argentina, donde más que una industria del entretenimiento es una auténtica pasión. La derrota frente a Alemania en la final de la Copa del Mundo de Brasil 2014 no hizo más que aumentar la dimensión de una leyenda, la de una promesa incumplida por la selección albiceleste que levantó el cetro mundial en México’86. Desde entonces, Argentina no reina en el mundo.

Bilardo, seleccionador de Argentina en el Mundial de 1986, rezando meses antes del torneo. /CORDON PRESS

Bilardo, seleccionador de Argentina en el Mundial de 1986, rezando meses antes del torneo. /CORDON PRESS

En Argentina está muy presente la leyenda de la promesa incumplida en 1986. Desde entonces no han ganado un Mundial de fútbol

Los habitantes de la pequeña población mexicana de Tilcara, en la provincia de Jujuy, guardan un recuerdo imborrable: la visita de un grupo de futbolistas dirigidos por Carlos Bilardo para entrenar unos días. Era enero de 1986. El objetivo, estudiar los efectos que provocaba la altura de este lugar, similar a la altitud que experimentarían durante el torneo. Allí la expedición pidió ayuda a la Virgen de Copacabana del Abra de Punta Corral y, según los lugareños, también prometió que regresaría a Tilcara en caso de conquistar el Mundial. Maradona se lució y los albicelestes ganaron su segunda Copa del Mundo. Entre las celebraciones, los jugadores no volvieron a agradecerle la ‘manita’ a la Virgen. Tanto en la región mexicana como en Argentina, esta leyenda ha pervivido durante años. Bilardo y algunos jugadores dicen que no hubo promesa, pero la historia está tan interiorizada por muchos que se ‘alimenta’ el misterio. Antes del Mundial 2014, se hizo popular una campaña: ‘Vuelvan a Tilcara’.

Quien gana la Confederaciones, fracasa en el Mundial

Desde su nacimiento, la Copa Confederaciones parece tener una maldición sobre su ganador. El torneo creado por FIFA en los años en que no existe competición internacional de Selecciones, reúne a los campeones de cada continente y al del anterior Mundial.

Brasil ganó la última Copa Confederaciones en 2013. /CORDON PRESS

Brasil ganó la última Copa Confederaciones en 2013. /CORDON PRESS

¿Quién desea ganar la Copa Confederaciones de fútbol? A juzgar por la historia, más de una selección se lo pensaría

La historia de la Confederaciones deja un dato muy llamativo: quien la gana, nunca logra hacerse con el Mundial al año siguiente. Es más, esa Selección ha sufrido sonados fracasos en el torneo, como Francia en la Copa del Mundo de Corea y Japón en 2002. Brasil fue capaz de levantar este título en 2005, 2009 y 2013… y lleva sin ganar un Mundial desde 2002. Para más inri, en la última cita, donde fue anfitriona, acabó siendo humillada por Alemania encajando un resultado de 1-7 en semifinales. De momento, alzar al cielo la Confederaciones está lejos de traer suerte.

Revista Elite Sport para PC

Descarga la app en Google Play

Descarga la app en Apple Store