Publicado: 30.09.2015 16:49 |Actualizado: 30.09.2015 16:49

El Malmoe como terapia de Cristiano

El Real Madrid visita al equipo sueco en busca de afinar la puntería y para mejorar sensaciones de cara al derbi del domingo. El Atlético recibe al Benfica con el liderato en juego y el Sevilla visita a la Juventus en un duelo inédito. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Cristiano Ronaldo, en el entrenamiento de ayer en el campo del Malmoe. /EFE

Cristiano Ronaldo, en el entrenamiento de ayer en el campo del Malmoe. /EFE

MADRID.- El Real Madrid no sólo buscará este miércoles (20.45 horas) sumar su segunda victoria en la Liga de Campeones sino también hacerlo con una mejora de su imagen en lo futbolístico ante la teórica 'cenicienta' del Grupo A, un Malmoe sueco frente al que debe imponer su mayor potencial para llegar con buenas sensaciones al derbi del próximo domingo ante el Atlético de Madrid. Sobre todo, puede servir para que Cristiano Ronaldo rompa su sequía goleadora.

El equipo de Rafa Benítez está a cinco días de vivir su primer gran examen ante otro de los candidatos en la Liga BBVA y en la 'Champions', un desafío situado justo antes de alcanzar el segundo descanso por los partidos de las selecciones y que le medirá en el Vicente Calderón a un rival que no se le ha dado demasiado bien últimamente, lo que le podría 'despistar' su objetivo más inmediato, el modesto equipo escandinavo que apela a su ilusión para intentar, al menos, complicar las cosas.



El derbi va acaparando casi toda la atención, tanto como el fútbol desplegado por los madridistas en sus últimos partidos. Ya ante el Shakhtar en el Santiago Bernabéu estuvo algo espeso y esa sensación, sobre todo a nivel ofensivo, se fue trasladando a los siguientes rivales. Así, ganó por la mínima al Granada y con apuros al Athletic, y el pasado sábado se dejó su segundo empate, y de nuevo sin goles, de la temporada ante el Málaga.

El Real Madrid continúa generando ocasiones hacia la portería contraria, pero la mayor parte no vienen generadas por la fluidez en el ataque, donde parece que las bajas de Gareth Bale y James Rodríguez están pesando demasiado, como la extraña irregularidad de su estrella, un Cristiano Ronaldo que parece que arrasaría en breve con el récord de Raúl González y que ha perdido momentáneamente una de sus mejores virtudes, su puntería.

Ni el extremo galés ni el centrocampista colombiano serán de nuevo de la partida, por lo que Benítez tendrá que diseñar un plan en busca de que esta ausencia se note lo menos posible, porque las otras bajas, las de Sergio Ramos y Pepe, no tiene demasiadas opciones, por lo que repetirá con Varane y Nacho como dúo ante el Malmoe. Arbeloa podría también dar aire a uno de los dos laterales (Carvajal o Marcelo). En centro del campo, Luka Modric podría tener descanso y Casemiro vuelva a tener su oportunidad. También Kroos podría dejar su puesto a Kovacic.

El Malmoe, en principio, no debería plantear demasiados problemas, aunque en su estadio hará todo lo posible por dar una alegría a sus aficionados con una buena actuación y, si es posible, arañando algo positivo. De hecho, desde el inicio de su andadura hacia la fase de grupos, el campeón sueco ni ha perdido ni ha encajado ningún gol y en sus dos últimos partidos ganó con solvencia a dos teóricos equipos superiores como el Salzburgo (3-0) y el Celtic (2-0). Este año comenzó con una previsible derrota en el Parque de los Príncipes ante el otro gran equipo del grupo, el PSG francés, pero no fue goleado (2-0).

Atlético - Benfica

El Atlético de Madrid, por su parte, recibirá al Benfica en un duelo entre colíderes del Grupo C que el equipo local espera aprovechar para rehacerse tras su derrota liguera ante el Villarreal y sumar un triunfo que encarrile la clasificación a octavos tras su victoria en el debut en Champions en casa del Galatasaray.

La visita del Benfica se presenta como una buena oportunidad para que los de Simeone ganen confianza y extiendan su buen inicio continental. También será una buena oportunidad para que se reivindique Jackson Martínez, que solo ha marcado un gol y no ha disputado ni un partido completo esta temporada. Se espera que Simeone vuelva a confiar en el delantero colombiano y, a tenor de lo visto en los entrenamientos, podría conceder su primera titularidad a Ángel Correa, toda vez que Antoine Griezmann es fijo como hombre más en forma del equipo.

El primer enfrentamiento oficial entre ambos equipos será especial para Jan Oblak, que cosechó el doblete portugués (Liga y Copa) en 2014 jugando con el Benfica. Aún más nutrida es la presencia de exjugadores rojiblancos en el club portugués, donde conviven Raúl Jiménez, Pizzi, Silvio y el lesionado Eduardo Salvio.

Después de seis jornadas disputadas, el Benfica es tercero en la liga portuguesa a dos puntos de Oporto y Sporting. El equipo luso se ha convertido en los últimos años en un habitual de la 'Champions', pero tan solo en una de sus últimas siete participaciones ha superado la fase de grupos.  Por ello, este año se ha fijado como objetivo primordial superar su particular 'maldición' en esta primera etapa del torneo y lo hace apoyado en la peligrosa delantera que forman el brasileño Jonas Gonçalves y el griego Kostas Mitroglou.

Juventus - Sevilla

Y el tercer equipo español en liza este miércoles es el Sevilla FC, que se enfrenta a una complicadísima salida. Visita al subcampeón de Europa, la Juventus, en Turín, en un choque donde ambos buscan un triunfo que les confirme en el liderato tras sus sendas victorias iniciales. Pero sobre todo, ambos equipos quieren ahogar en Europa las penas domésticas.

La Juventus es vigente campeón del 'Calcio', subcampeón de la 'Champions' pero va decimoquinta con solo 5 puntos tras las seis primeras jornadas, quizá echando en falta el liderazgo del retirado Andrea Pirlo o la fuerza que le daban Arturo Vidal y Carlos Tévez. El Sevilla, vigente campeón de la Europa League y quinto en la pasada Liga BBVA, ocupa ahora la decimosexta posición con también solo 5 puntos tras jugar seis partidos.

Unas realidades paralelas en el presente que distan mucho de las respectivas glorias de la temporada pasada. Así, tanto Juventus como Sevilla, que no se han visto nunca las caras en competición europea, quieren seguir el camino emprendido en la primera jornada, seguir líderes del considerado como 'grupo de la muerte' y poder al fin cambiar la cara y coger aire de cara a su regreso a la competición nacional.