Público
Público

"Mañana tiro yo los penaltis"

El Granada no para de errar penaltis. Dani Benítez, pese a fallar dos, volverá a tirarlos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como siempre que juega en casa, Dani Benítez no rompió antes del partido con el Elche con el ritual que practica desde que falleció su madre. Aunque no está enterrada en Granada, antes de cada partido en Los Cármenes acude al cementerio para aliviar tensiones. 'Allí me encuentro más cerca de ella; es un sitio que me transmite tranquilidad y que me relaja', cuenta este mallorquín de zurda exquisita.

Fue precisamente su tranquilidad lo que deslumbró cuando en el partido de vuelta de la eliminatoria de ascenso con el Celta se arrancó para lanzar un penalti en la tanda decisiva tras haber fallado dos en el tiempo reglamentario. Ese día empezó el martirio desde el punto fatídico que persigue al Granada en esta promoción de ascenso y que el miércoles corroboró Abel ante el Elche en la ida de la final. 'Que fallemos tantos penaltis forma parte del sufrimiento del Granada esta temporada, parece que estamos condenados a ello', cuenta Dani Benítez el día después de que su compañero Abel errara uno ante el Elche y también la posterior repetición que ordenó el colegiado.

'Antes del partido habíamos hablado que el lanzador sería yo, pero Abel se vio con confianza y me lo pidió; acepté porque no me voy a pelear con un compañero por un penalti. Cuando falló, como sabía por lo que podía estar pasando, le pregunté si quería volver a intentarlo y me dijo que sí. Falló, pero sólo la gente del fútbol sabemos que hay que tener esa valentía para asumir la responsabilidad tras un fallo. Mañana seré yo de nuevo el encargado de lanzarlos'.

Dani Benítez sabe bien de qué habla, tanto, que llegó a escuchar el silencio de Los Cármenes cuando fue a lanzar el tercer penalti ante el Celta. 'El árbitro preguntó que quién iba a tirar nuestro cuarto penalti y nadie respondió, así que fui yo. Todo el ruido que había se transformó en silencio cuando el público vio que era yo el que se disponía a lanzar. Pero no me acojoné'.