Publicado: 18.11.2015 20:47 |Actualizado: 19.11.2015 07:00

Marcelo y Modric, las obsesiones
de Luis Enrique para el clásico

Al margen de Cristiano, el técnico considera clave actualmente a estos dos jugadores en el Real Madrid. El equipo de ojeadores o “espías” del técnico azulgrana lleva haciendo un seguimiento exhaustivo al equipo blanco desde el partido en Balaídos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Luis Enrique en la banda del Santiago Bernabéu en el clásico de la temporada pasada. /EFE

Luis Enrique en la banda del Santiago Bernabéu en el clásico de la temporada pasada. /EFE

MADRID.- Luis Enrique ya ha empezado a preparar el clásico del sábado ante el Real Madrid y lo ha hecho conociendo al dedillo las fortalezas, debilidades y los jugadores que requieren un marcaje especial en el eterno rival. Desde hace ya varias semanas, especialmente desde el encuentro de vuelta de la Champions ante el París Saint-Germain en el Santiago Bernabéu, el técnico asturiano cuenta en su poder con un extenso y detallado informe del equipo de Rafael Benítez.

Sabe perfectamente cómo defiende, sus variables tácticas en ataque, por donde se mueve Cristiano Ronaldo, etc... Además Luis Enrique tiene perfectamente identificados los puntos fuertes del Real Madrid. Al margen lógicamente de Cristiano, las dos grandes obsesiones del técnico azulgrana se llaman Modric y Marcelo.



El croata porque lo considera clave dentro del equilibrio táctico del equipo madridista. Al brasileño porque tiene claro que es el único jugador que no cuenta con una sustituto natural en su puesto. Hasta su lesión estaba siendo un hombre clave en el sistema táctico blanco. Ahora falta saber si estará en condiciones para regresar el sábado en el Santiago Bernabéu. Nacho, si bien está cumpliendo, es un remiendo ante la ausencia de un segundo lateral izquierdo que pueda suplirle como sucede en la banda derecha donde Benitez cuenta con Danilo y Carvajal.

Pues bien, dicha información está perfectamente recogida en el informe que le han presentado sus red de ojeadores, los otros ojos de Luis Enrique. Porque si algo tiene Luis Enrique es su meticulosidad a la hora de trabajar, el tener todo bajo control. Con su llegada a principios de la temporada pasada al equipo azulgrana junto a todo su equipo formado por Juan Carlos Unzué, Robert Moreno, Joan Barbará, Rafael Pol y Joaquín Valdés; se modificó completamente la dinámica de trabajo existente con el Tata Martino.

Luis Enrique ha tejido una red de “espías” para seguir a todos los equipos que el Barcelona se va a encontrar a lo largo de la temporada

Además de un cambio sustancial en la dinámica diaria del trabajo físico, táctico del primer equipo; otro de los grandes retoques se hizo en el departamento de 'scouting', del sistema de seguimiento de los futuros rivales en todas las competiciones. Luis Enrique ha tejido una red de “espías” para seguir a todos los equipos que el Barcelona se va a encontrar a lo largo de la temporada. Tanto en la Liga, Champions como en la Copa del Rey. Nada se deja a la improvisación, a Luis Enrique no le gusta que se le escape absolutamente nada.

Los tres responsables de 'scouting' renovaron también en verano

Cada miembro del departamento de 'scouting' tiene asignado seguir a seis equipos de Primera División

Tres son los responsables encargados de diseñar esta tela de araña que permite tener perfectamente estudiados a todos los rivales del Barça. Son los otros ojos de Luis Enrique o su red de espías. Lo normal es que cada uno de ellos tenga asignados seguir y hacer el famoso "scouting" a seis equipos de Primera División. Al margen de todos ellos está el Real Madrid de Rafa Benítez. Aquí se hace un seguimiento y tratamiento especial que consiste en que los tres, de forma alternativa, van siguiendo al conjunto blanco para así tener un conocimiento aún más variado de todas las facetas y puntos a analizar de Real Madrid. Dicho de otro modo, son seis ojos distintos los que analizan todas las variables que caracterizan al que es, a priori, el gran rival del equipo azulgrana en las tres competiciones: Liga, Copa del Rey y Liga de Campeones.

Los ojeadores del Barça empiezan a seguir a un rival tres semanas antes de enfrentarse a él y llevan cámaras al estadio donde juega para preparar luego un vídeo exhaustivo

Además esta red de “espías” de Luis Enrique tiene perfectamente automatizado la mecánica de trabajo. Habitualmente en Liga suelen viajar para ver en directo al rival azulgrana unas tres semanas antes de enfrentarse directamente. Desde el desembarco del técnico asturiano, a diferencia de lo que sucedió en la temporada del Tata Martino, se desplazan todos los fines de semana para ver los partidos en directo. Una vez allí además de las correspondientes notas sobre su sistema, acciones a balón parado etc.. también llevan unas cámaras propias para poder grabar personalmente el partido según las directrices que marcan los propios ojeadores y para poder tener un examen exhaustivo del rival.

Una vez regresan a Barcelona, trituran todo el material grabado preparando un vídeo donde dejan patente todas las pautas de juego del equipo rival: juego con balón, sin balón, acciones a balón parado, movimientos de los jugadores claves etc... Este video junto a un informe escrito se lo entregan a Luis Enrique quien además de utilizar este documento para estudiar al rival, se lo muestra a los jugadores en las sesiones de video para que también conozcan perfectamente los aspectos más importantes del su inmediato rival.

Seguimiento especial al Real Madrid desde hace más de un mes

Este trabajo de seguimiento al Real Madrid se ha intensificado en este último mes. Principalmente desde el encuentro disputado en Balaídos ante el Celta del Vigo. Conviene recordar que los dos equipos, madridista y gallego, llegaban imbatidos a la cita. Partido que se acabó adjudicando el equipo de Benítez desplegando un gran fútbol en algunos momentos del encuentro. Luego, se ha seguido con mucho detenimiento los dos partidos de la Liga de Campeones ante el París Saint-Germain. Tanto el disputado en el Parque de los Príncipes como el encuentro de vuelta en el Santiago Bernabéu.

Porque si la dinámica en Liga está perfectamente diseñada, lo mismo sucede en la máxima competición continental, la Liga de Campeones. El pistoletazo de salida de esta red de “espías” en Europa se dio el pasado 27 de agosto con la celebración del sorteo de la fase de grupos y la designación del Bayern Leverkusen, Roma y BATE Borisov como rivales del grupo E junto al equipo azulgrana en esta primera fase de la competición continental.

La dinámica en la Champions es idéntica: cada uno de los tres ojeadores tiene asignado a uno de los otros tres rivales que están actualmente en el grupo del equipo azulgrana

Una vez conocidos se puso en marcha toda la mecánica de trabajo, la misma que la temporada en donde cada uno de los tres ojeadores tienen asignado a uno de los otros tres rivales que están actualmente en el grupo del equipo azulgrana: También aquí aplican el mismo sistema de trabajo grabando y diseccionando al rival. Informe que posteriormente entregan al propio Luis Enrique. Lo cierto es que, considerando los resultados de la temporada pasada, esta forma de trabajo le da unos resultados sobresalientes al técnico asturiano. Hasta ahora ha hecho pleno de títulos en las grandes competiciones donde estos ojeadores o “espías” trabajan: Liga, Champions y Copa del Rey.

Ahora falta saber si los frutos para esta temporada continúan siendo los mismos. Lo que si es que es cierto es que, esta meticulosidad, esta dinámica de trabajo, esta confianza plena en su red de espías, explican claramente porqué todos ellos renovaron el pasado 9 de junio. El día que Luis Enrique estampó su firma ampliando su contrato como técnico azulgrana hasta el 2017. Los tres son anónimos, desconocidos, no marcan goles como Luis Suárez ni hacen las genialidades de Leo Messi, pero son claves en el trabajo diario de Luis Enrique y parte esencial del éxito de este Barcelona.