Publicado: 02.04.2014 07:00 |Actualizado: 02.04.2014 07:00

Marco Reus, un Rolls Royce a mitad de precio de Bale

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"¿Ha pensado que usted también podría valer 100 millones de euros? ¿Qué se siente al saber que uno puede valer es dinero?" Sin embargo, no hubo manera de que Marco Reus (Dortmund,1989) respondiese a esas preguntas. No eran periodistas recién llegados los que se las hicieron, sino los reputados hombres del dominical de Die Welt, uno de los mejores de Alemania. Pero ni siquiera ellos sacaron de su sitio a Marco Reus la semana en la que el mundo se quedó atónito al confirmarse que Florentino Pérez pagaba al Tottemhan los 100 millones de euros que le pedía por Gareth Bale.

Desde entonces, en Alemania se preguntan por qué Reus no puede valer ese dinero. Sobre todo después de exhibiciones como la del sábado en la que remontó él solo el partido frente al Sttutgart anotando un hat-trick. Sin embargo, la orgullosa prensa alemana choca contra una pared: la pregunta no le importa a Marco Reus, apodado 'El Pájaro Loco', por su peinado, una cresta mechada e inclinada hacia un lado. "Se la dejo a los economistas", responde la joya del Borussia, el hombre de los tatuajes en los brazos, que ya sabe lo que es batir a Casillas en el Bernabéu.

Así es Woody, el futbolista que a los 18 años pidió marcharse del Dortmund porque no le ponían y se fue al humilde Roth Weiss Ahlen, donde inició una carrera imperial. A los 24, ya ha llegado a una final de la Champions, ha jugado una Eurocopa con Alemania y sueña con ganar un Mundial. Un currículum que no tiene Bale, un futbolista de su misma especie y de su misma generación, la del 89, separados tan solo por 46 días en la fecha de nacimiento.

Los dos arrancaron en la periferia de dos ciudades muy industriales, Cardiff (Bale) y Dortmund (Reus); los dos tienen enganche publicitario y, por encima de todo, son futbolistas descomunales, en especial con esa pierna zurda que, como pasa con los delanteros centros, tanto escasea en el mercado. Por eso se paga más caro, a precio de Rolls Royce, sobre todo en el caso de Bale, que costó 100 millones. Sin ser barato, Reus cuesta 65 menos. Su representante Volker Struth maneja una cláusula de 35 millones de euros que lo sitúan en el Barcelona el próximo verano. Sin embargo, tanta diferencia de precio lleva a preguntarse si existe esa distancia entre los dos, si Bale no fue un sablazo para el Madrid y hasta qué punto es real el precio de los futbolistas.

La respuesta es un misterio que nunca se solucionará. No hay una tabla rasa para medir a los futbolistas. No hay un solo país. Por eso siempre se darán casos como el de Reus y Bale como pasó en el verano en el que Cazorla fue traspasado al Arsenal y Modric al Madrid y no se entendía que Modric costase el doble que Cazorla, porque no se veía esa diferencia. Pero estas cosas siempre pasarán en el fútbol. Evidentemente, no todo el mundo tiene la capacidad de negociar de Daniel Levy, el dueño del Totenham, o del mismo Jorge Mendes, capaz de colocar en el Madrid a Coentrao por 30 millones de euros.

Pero, en cualquier caso, el mundo del fútbol puede ser tan irracional para estas cosas que José María Martín Petón, el representante que ahora lidera la empresa Bahía, siempre dice que es mejor no pensar en ellas. Recuerda que "en este momento, hay niños de 9 o 10 años (¡qué barbaridad!) con representante". A partir de ahí, el mérito es el de Marco Reus que quizá haya hecho tantos méritos como el que los costó para escuchar esa pregunta por parte de los orgullosos periodistas de su país: "¿Ha pensado que usted también podría valer 100 millones de euros?". Pero 'El Pájaro loco' prefiere contestar a esa pregunta en el césped. Sin ir más lejos, esta noche en el Bernabéu. Sin el polaco Lewandowski, sancionado, el peligro ofensivo de los alemanes en el feudo madridista pasarán por las botas de Reus. Su duelo con Bale está servido.