Publicado: 10.02.2014 16:37 |Actualizado: 10.02.2014 16:37

Maria Riesch remonta hasta revalidar el oro en la supercombinada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La alemana Maria Hoefl-Riesch, que repitió el oro olímpico de supercombinada logrado hace cuatro años en los Juegos de Vancouver (Canadá), encabezó este lunes lunes en los de Sochi (Rusia) un podio que a, diferencia del de descenso masculino -que fue sorprendente-, congregó a tres grandes damas del esquí.

Porque si Riesch -que capturó su tercer oro olímpico tras escalar cuatro puestos del descenso al eslalon (las dos partes de las que consta esta prueba)- es grande, no lo son menos la austriaca Nicole Hosp, que avanzó del octavo puesto inicial a la segunda plaza final; y la estadounidense Julia Mancuso, que forjó el bronce tras marcar el mejor tiempo en la manga de velocidad.

Todas ellas dejaron fuera del cajón a la gran triunfadora de la pasada temporada, la eslovena Tina Maze, que arrasó en la Copa del Mundo -batiendo casi todos los récords, incluido el de puntuación absoluta- y que hoy salió inconforme de pistas tras ser cuarta.

Maria Riesch, que convirtió en compuesto su apellido tras casarse con Marcus Höfl en 2011, ya lo había ganado todo, con 29 años, antes de viajar, como líder de la Copa del Mundo (competición que se anotó el curso 2010-11 y en la que suma 27 triunfos), a Sochi, donde podrá seguir ampliando su leyenda si mantiene el nivel.

La esquiadora bávara, gran amiga y rival de la estadounidense Lindsey Vonn -la gran ausente de los Juegos de Sochi, por lesión- cuenta asimismo otras seis medallas en campeonatos del mundo, con dos oros: en el eslalon de Val d'Isere (Francia), hace cuatro años; y en la combinada de Schladming (Austria), la temporada pasada.

Con el oro de hoy y sin Lindsey -cuádruple ganadora de la Copa del Mundo, competición en la que sólo la austriaca Annemarie Moser-Pröll (con 62) supera sus 59 victorias- en el portillón, Maria puede dar rienda suelta a su voracidad en las pistas de Krásnaya Poliana. Donde hace más frío que en Sochi, que registró 12 grados.

Hoy ganó con cuatro décimas de ventaja sobre Hosp, la última austriaca que ha ganado la general de la Copa del Mundo de esquí alpino -la temporada 2006-07- y que ya había logrado una plata en el eslalon de los Juegos de Turín'06 (Italia). 'Niki' se colgó al pecho hoy su segunda medalla olímpica, la novena en grandes eventos, ya que en Mundiales cuenta un total de siete, de ellas dos oros.

La tirolesa, de 30 años, fue la única de las tres que quizá no se hubiese considerado del todo favorita antes de la carrera, pero, superados todos sus problemas físicos, en las últimas pruebas de la Copa del Mundo dejó entrever que volvía por sus fueros. Hosp, que lleva seis años sin ganar en la Copa del Mundo -competición en la que festejó once triunfos-, ya avisó el año pasado en los Mundiales de Schladming, en su país, donde, además de ganar oro en la prueba por equipos, capturó bronce en esta disciplina. A Sochi llegó sin nada que perder y calidad le sobra, por lo que, sin descartar nuevos éxitos, de Rusia ya saldrá más que satisfecha.

Y, dada la baja de Vonn, la mediática Mancuso no iba a dejar pasar su oportunidad de liderar el 'US Team'. Nacida hace casi 30 años en Reno (Nevada), pero criada en Sqaw Valley (California), la sede de los Juegos de invierno de 1960, Julia lleva el olimpismo en la sangre.

Hoy reforzó su condición de esquiadora alpina estadounidense más laureada en Juegos al pescar, no lejos del mar Negro, su cuarta medalla. En el Piamonte italiano, hace ocho años, ganó el gigante y se llevó un título olímpico que llevaba inscrito el nombre de la española María José Rienda -que había ganado los dos anteriores y el inmediatamente posterior-, que acabó apenada y decimotercera.

Y de Vancouver -donde Vonn ganó oro en descenso y bronce en 'súper'- se llevó dos platas, las de la prueba reina y la de la combinada, precisamente por detrás de Riesch. Con siete victorias en la Copa del Mundo, Mancuso nunca falla en grandes citas -en Mundiales lleva otras cinco medallas-. No sólo es sexy y simpática: Julia es un pedazo de esquiadora.