Publicado: 19.09.2016 10:58 |Actualizado: 19.09.2016 10:58

Mario Mola, campeón del mundo
de triatlón por el desfallecimiento
de Jonathan Brownlee en la meta

El triatleta español acabó quinto en la prueba de Cozumel (México) y se aprovechó del golpe de calor que sufrió el subcampeón olímpico en los metros finales cuando iba primero y directo a por el título mundial. Su hermano Alistair le ayudó a llegar a meta.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
Alistair Brownlee (i) de Gran Bretaña ayuda a su hermano Jonathan Brownlee (d) a terminar la carrera en Cozumel (México). /EFE

Alistair Brownlee (i) de Gran Bretaña ayuda a su hermano Jonathan Brownlee (d) a terminar la carrera en Cozumel. /EFE

MÉXICO- El español Mario Mola se ha proclamado campeón del mundo de triatlón al entrar en quinto lugar en la prueba de Cozumel, México, y después de que el británico Jonathan Brownlee sufriera un golpe de calor que le impidió cruzar la meta en primer lugar y, con ello, llevarse el título mundial.

El medallista olímpico sudafricano Henri Schoeman ganó la prueba de este domingo con un tiempo de 1h 46:50, seguido de Jonathan Browlee (1h 47:08), su hermano Alistair Bronwlee (1h 47:08), el sudafricano Richard Murray (1h 47:35) y Mario Mola (1h 47:36).

Pero la imagen que está dando la vuelta al mundo es la protagonizada por los hermanos Brownlee. A escasos metros para la llegada de meta, Jonathan sufrió un colapso, perdió el ritmo de carrera y se paró para no terminar desmayado. Cuando parecía que había perdido toda opción para terminar la carrera, llegó su hermano Alistair, le sujetó por la espalda y le ayudó a cruzar, como pudo, la línea de meta. Nada más hacerlo, Jonathan cayó desplomado al suelo.



Mola ganó el título del campeonato mundial con 4.819 puntos después de nueve jornadas. Tras él quedó Jonathan Brownlee, con 4.815, y el también español Fernando Alarza, octavo en Cozumel, con 4.087. El toledano aseguró que "fue una carrera muy dura, el agua estaba a 29 grados. Y si el agua está a 29 grados, sabes que después, en la carrera a pie, se avecinaba algo muy complicado". "El final fue de locura total. En general, toda la prueba fue una locura, por lo dura que fue; y por cómo acabó", opinó el triatleta talaverano.

El triatlón de Cozumenl se disputó con un fuerte calor y humedad, lo que condicionó el desarrollo de la prueba. Mola, quien llegó a México con ventaja en el ránking del campeonato mundial, terminó la prueba de natación con 22 segundos de desventaja respecto a Jonathan Brownlee, el único que podía arrebatarle el título de la temporada.

El triatleta español Mario Mola celebra su título mundial con los fans en la llegada a meta. /EFE

El triatleta español Mario Mola celebra su título mundial con los fans en la llegada a meta. /EFE

La situación se complicó para el español en la prueba de ciclismo en la que el campeón olímpico Alistair Browlee trabajó para su hermano junto con otros seis competidores. En la primera parte los siete cobijaron a Jonathan, no lo pusieron a rotar adelante y lo llevaron en volandas hacia el final de la prueba para distanciarse del español, que se bajó de la bicicleta con una desventaja de 1 minuto y 33 segundos.

Al poco de comenzar la carrera a pie Jonathan impuso un fuerte ritmo que le llevó a distanciarse de Schoeman y marchar hacia lo que parecía una clara victoria de su parte pese a los más de 30 grados de temperatura y 90% de humedad reinante en la zona.

Por detrás, con posibilidades casi nulas de ganar el campeonato dado que Jonathan parecía tener el triunfo al alcance de la mano, Mola se limitó a hacer su trabajo, pasando del duodécimo puesto al quinto y enfilando en ese puesto hacia la línea de llegada.

El inoportuno golpe de calor de Jonathan Brownlee

Cuando estaba a punto de ver la meta y título mundial, Jonathan comenzó a perder la armonía de su paso, miró hacia atrás y quedó claro que pasaba por un fuerte bajón físico, algo confirmado segundos después cuando se tambaleó por lo que parecía un golpe de calor.

Alistar se apresuró a ayudar a su hermano y lo abrazó para tratar de llegar con él a la meta, lo cual facilitó la victoria de Schoeman. Tras él cruzó la línea de llegada Jonathan Brownlee, quien a un metro de la meta fue empujado por Alistair para pasar la meta y caer al suelo con una deshidratación severa.

Aliastair, campeón olímpico en Río de Janeiro, se colocó tercero, Murray, cuarto, y Mario Mola acabó quinto, suficiente para ganar el título mundial, luego de haber sido subcampeón en 2014 y 2015 y de haber ganado en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), Gold Coast (Australia), Yokohama (Japón) y Hamburgo (Alemania).