Público
Público

Márquez, el piloto del libro Guinness

El líder de 125 cc acumula récords en su año de eclosión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Duda cuando se le pregunta por sus límites. 'Realmente, no sé hasta dónde podré llegar'. Lo dice Marc Márquez con ese tono de voz pícaro de un chaval de 17 años. El segundo piloto más joven de toda la parrilla del Mundial, el menor de edad que cambia el cava por el red bull en los podios, el líder del Mundial de 125 cc. Un título que aterriza en Australia con márgenes tan precoces (3 puntos ante Terol y 12 ante Espargaró) como las edades de los tres aspirantes: Márquez (17), Espargaró (19) y Terol (21).

Tres formas distintas de entender la moto. La agresividad de Pol Espargaró; la inteligencia para leer carreras de Terol; el talento de Márquez. Tres puntos de vista antagónicos ante las tres carreras (Australia, Portugal y Cheste) que cerrarán un campeonato sacudido por los chascarrillos numéricos de Márquez. 'Ahora ya me conozco los circuitos y eso, por simple que parezca, es muy importante a la hora de centrarte únicamente en la puesta a punto de la moto', señala el de Cervera. 'Cuando tienes la necesidad de memorizar los trazados, cuando compites por vez primera en ellos, es muy difícil poner la moto a tu gusto', incide. 'Marc tiene un don especial para ir rápido porque posee suficiente sensibilidad como para dirigir adecuadamente la puesta a punto', explica su manager y mentor Emilio Alzamora.

Ha superado las cuatro victorias y tres poles' seguidas de Rossi

A esas sensaciones de realidad, Márquez ha añadido físico. Ha cambiado su peso pluma del pasado año, el que le obligaba a lastrar con diez kilos su moto para alcanzar el peso exigido en la cilindrada del octavo de litro, por los centímetros del adolescente (en invierno dio un estirón de casi 10 centímetros) y los músculos necesarios para meter el hombro y no ser empujado por sus rivales. Ya no le echan de la pista. Una rebeldía que se exacerba esta temporada en las tablas de los récords.

A sus 17 años, es el piloto más joven en encadenar cinco victorias consecutivas. El anterior hito pertenecía a Rossi. Pero el italiano firmó cuatro carreras, que no cinco, y lo hizo cuando tenía 18 años, uno más que Márquez. 'Conseguir cinco victorias seguidas depende mucho de si los circuitos que vienen se te dan bien o no, del estado de forma de tus rivales y de si tienes una moto competitiva y fiable', razona el de Cervera, que también superó en precocidad y cantidad a Rossi al encadenar cuatro poles consecutivas este 2010, mientras el nueve veces campeón del mundo repitió en la pole en tres ocasiones. Una menos, como Locatelli y Pasini, quienes en 2000 y 2007, respectivamente, sumaron nueve mejores tiempos a lo largo de una temporada. En Malasia, hace una semana, Márquez firmó su décima pole del año. Marcas que el de Derbi, firma a la que regaló su victoria centenaria en Sachsenring, ha aderezado con los récords de vuelta rápida en tres circuitos: Sachsenring, Misano e Indianapolis.

«Ahora ya conozco los circuitos y eso no me quita tiempo para la moto», dice

Además, Márquez, que logró en Malasia su octava victoria de la temporada puede igualar o superar a los cuatro pilotos en la historia de la competición que han sumado más de ocho carreras ganadas en un mismo año: Jorge Martínez Aspar y Dirk Raudies, con nueve; Fausto Gresini, con 10; y Rossi, con once, al que el catalán igualaría si ganara las tres carreras que restan.

Su primera victoria, en Mugello, le liberó psicológicamente, después de tres temporadas de obsesión por conseguir una victoria. En menos de un mes, sumó consecutivamente otros dos éxitos (Silverstone y Assen), lo que le convirtió en el segundo piloto más precoz en adjudicarse tres carreras, después de Melandri, que alcanzó su tercer cava seguido con 16 años y 11 meses.

Otro italiano, Ivan Palazesse, tercero en el GP de Venezuela de 1977, le supera por tan solo 49 días (15 años y 77 días para Palazesse; 15 años y 126 días para Márquez) en el galardón de ser el piloto más joven en conseguir un podio Mundial. De nuevo Italia, le birla la opción de ser el más precoz en el entorchado de 125 cc (Capirossi, en 1990, con 17 años y 165 días). 'Eso son sólo estadísticas', asegura. 'Lo importante es que debo seguir primero'.