Público
Público

El más largo del mundo

Isner y Mahut protagonizan el encuentro más largo de la historia del tenis en Wimbledon, que tendrán que retomar mañana con 59-59 en el quinto set

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Todos los moldes se rompieron. El francés Nicolas Mahut y el norteamericano John Isner sobrepasaron con holgura todo lo imaginable en el mundo del tenis. Hoy el deporte es un poco más épico. Los dos jugadores empezaron el martes su partido, un encuentro disputado en el que Isner partía como favorito. Después de cuatro sets y casi tres horas de faena su encuentro ya tenía mucho sufrimiento a las espaldas, pero nadie había ganado. La organización decidió que la luz no era suficiente para seguir jugando y les pidió que volviesen al día siguiente para culminar la batalla, como tantas veces pasa en el tenis.

Se esperaba un trámite, un set normal y uno de los dos jugadores pasando a segunda ronda, pero la historia se cruzó con el partido. La pista comenzó medio vacía, pero a medida que pasaban los minutos el resto de noticias se minimizaban. La gente se empujaba para llegar a esa anodina pista 18, que no está pensada para recibir la historia. Ninguno de los dos daba su brazo a torcer, ninguno de los dos estaba dispuesto a perder. En los Grand Slam el último set no se decide por tie break, así que el asunto no terminaría hasta que alguno no perdiese su saque. Y los dos decidieron conservarlo. La igualdad fue absoluta.

El quinto set es más largo que cualquier partido en la historia

Las televisiones renunciaron dar a Federer, que ganaba su partido en la pista uno, o a Djokovic, que vencía en la central. La historia del día, del siglo era, es, ese Mahut-Isner. McEnroe también salió de su habitual puesto de comentarista para ver con sus propios ojos lo que estaba ocurriendo. El mítico zurdo llegó y dio el diagnóstico: 'Es imposible describir una cosa que no se había dado nunca y que nunca más se volverá a dar'.

A las nueve y diez de la noche, hora británica, un miembro de la organización se acercó al juez de silla, el cielo ya arrojaba poca luz. El público de Londres gritaba desde la grada que quería más, pero el partido tenía que aplazarse un día más. El marcador de la pista contaba 10 horas exactas de partido. 'Los dos queríamos seguir jugando, pero nos han dicho que paremos', confesaba Isner, cansado pero con una sonrisa en la boca. El americano sólo tenía fuerzas para preguntar las estadísticas. 'Habéis batido todos los récords de la historia', le respondieron. La concurrencia se levantó de sus asientos y les dedicó una ovación acorde con la situación que estaban viendo.

Hoy se reanudará el encuentro con empate a 59 juegos en el último set

Sólo los números pueden dar una idea de lo que fue el encuentro. Las siete horas y seis minutos que llevan de quinto set es más que el partido más largo de la historia. Sólo un set, aunque no un set cualquiera ya que hoy retomarán la contienda con un increíble empate a 59 en el quinto parcial.

En el que hasta ayer era el partido más largo de la historia, Santoro y Clement habían batallado en Roland Garros 2004 durante seis horas y 33 minutos . Venció el primero con un épico 17-15 en el quinto set. Una minucia en comparación con lo que ayer se pudo ver en esa pequeña pista accesoria de Wimbledon. Más datos: el récord de saques directos en un partido lo tenía Karlovic con la muy respetable cifra de 78 aces. En el inconcluso partido de ayer Mahut hizo 94 e Isner, 98. El americano, un gran sacador, firmó en el primer set cuatro servicios directos. En el quinto ya lleva 70.

Hoy la batalla seguirá. En el tenis no hay empates así que habrá un ganador y un perdedor. Pase lo que pase son historia. Continuará...