Público
Público

Maverick salta los escalones de tres en tres

Triunfo de Viñales entre la lluvia. La organización de la carrera de 125 dio por acabada la prueba en la vuelta 14 por el agua

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A Maverick Viñales lo que más le interesa en la vida es correr en moto. Con sol, con frío, en seco, en mojado. Es igual. Casi todo es nuevo para él este año. Pisa circuitos por vez primera y tiene que aprender sobre la marcha dónde se esconde la mejor trazada de tal o cual curva. Así lo reconoció este fin de semana cuando dijo sin rubor alguno que se situó detrás de Johan Zarco porque había encontrado dos o tres partes de Assen a las que todavía no les había pillado el truco. Aún así le dio tiempo a conseguir la pole para la carrera de ayer.

Y la prueba no pudo ser más disparatada y divertida. Sin la presencia de Nico Terol, una fila interminable de pilotos se fue dando el testigo por los primeros puestos. Primero Maverick, luego Gadea, Salom... Hacía mucho que no se veía un dibujo así en la categoría. La clasificación bailaba el mambo en cada giro. El líder de una vuelta podía pasar sexto a la siguiente. Tres y hasta cuatro motos coincidían en la misma chicane en un precioso juego de frenadas y aceleraciones.

A este espectáculo también se apuntó la lluvia. Todavía no se había llegado a los dos tercios de carrera, por lo que de agitar la bandera roja hubiera habido que organizar una nueva salida para una miniprueba de cinco vueltas. Los pilotos más veteranos levantaron el brazo como aviso a la organización para que detuviera el gran premio. No hubo respuesta.

En medio de este berenjenal, Maverick se lanzó a por todas para meter distancia a sus rivales. Poco le importó que el chaparrón apretara. Justo cuando se llegó a la vuelta 14, la que hacía los dos tercios, la dirección decidió dar por terminado el gran premio. El más listo se había llevado el botín. Sus rivales llegaron al box jurando en arameo por la decisión de no detener la carrera. Viñales volvió a subirse a lo más alto del podio y dejó que Luis Salom y Sergio Gadea abrieran las botellas de cava.