Público
Público

"Me siento un ser humano despreciado"

Fabri dice que Muñiz le negó la mano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No somos tontos y el árbitro nos ha minado'. Sin levantar la voz, con ese acento gallego que le acompaña, Fabri, entrenador del Granada, cargó contra Muñiz Fernández, colegiado del encuentro. Le echó en cara su actuación dentro y fuera del campo. 'Me siento muy mal, un ser humano despreciado. Le he dado la mano al árbitro y me la ha despreciado sin saber por qué', argumentó.

El entrenador del conjunto andaluz también enumeró sus quejas técnicas sobre el arbitraje: 'No entiendo acabar con siete amarillas y dos rojas un equipo que defiende en estático y apenas ha hecho faltas. La falta de Jaime que da origen al gol no es una tarjeta clara a Cuenca, que sería la segunda, y el balón en profundidad a Geijo, que lo deja solo ante Valdés, no es fuera de juego'.

Guardiola, por su parte, reconoció el discreto partido del Barça. Y dio su explicación: 'No hemos estado rápidos en la circulación, hubo muchos toques antes del pase y eso nos generaba lentitud, estuvimos más lentos de lo habitual en la circulación de balón'.

'Con 11 no nos han llegado y ese es el partido que queríamos, aunque nos ha faltado un poco de circulación. A veces con tantos partidos en las piernas es difícil', ha añadido el preparador azulgrana, que temió por el triunfo porque 'con 1-0 todo puede pasar' y 'aunque llevábamos ventaja numérica, el Granada tiene muy buenos jugadores'.

Por otra parte, el exjugador del Barça Touré Yaya aprovechó el buen momento de su actual equipo, el Manchester City, para achacar a Guardiola la responsabilidad de su marcha del equipo azulgrana. El medio utilizó argumentos similares a los empleados por Bojan hace unos días para explicar su salida del club azulgrana, sin recordar las habituales salidas de tono de su representante reclamando públicamente su titularidad. 'Si Guardiola hubiese hablado conmigo, me habría quedado en el Barça. Yo no quería irme, sino acabar mi carrera en el Barça. Pero en un año no pude hablar con él', aseguró ayer el centrocampista africano, en declaraciones a ONA FM.

'Al final, Guardiola habló conmigo pero al principio nunca me decía nada. No tenía confianza en mí. Cuando hablé con él, me dejó blanco. Sus explicaciones eran un poco raras y no me hizo caso hasta que tuve la oferta del City', concluyó Touré. Su versión contradice la de Guardiola: el técnico siempre dijo que el marfileño se fue a su pesar.