Público
Público

Medio siglo sin selección británica

El equipo de fútbol de Gran Bretaña, que no compite unido desde los Juegos Olímpicos de Roma de 1960, resucitará en Londres 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ha tenido que pasar medio siglo. La selección británica de fútbol volverá a cobrar vida en julio, 52 años después de su última participación en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960. En el Reino Unido, el fútbol está descentralizado: Escocia, Gales, Irlanda del Norte e Inglaterra cuentan con federaciones propias, integradas en la FIFA, en atención al origen de este deporte, más anglosajón que el té de las cinco.

En deportes individuales, la situación es simple. Existe un comité olímpico británico y los escoceses, galeses y norirlandeses compiten bajo la Union Jack, la bandera británica. Un escocés como Andy Murray competirá en el torneo olímpico de tenis y será uno de los favoritos para sumar medallas para el equipo británico. En fútbol, la situación es más compleja.

En 2008, Inglaterra se clasificó para los Juegos de Pekín y renunció a su plaza

Hace cuatro años, con ocasión de los Juegos Olímpicos de Pekín, la falta de entendimiento entre los británicos alcanzó el ridículo. En el Europeo sub-23, competición que hace las veces de preolímpico, Inglaterra logró clasificarse para la cita olímpica. Las otras tres federaciones de los llamados Home Countries (Escocia, Gales e Irlanda del Norte) negaron a sus jugadores, pero declararon que no tenían inconveniente en que los ingleses jugaran en Pekín. Sin embargo, el Comité Olímpico Británico (BOA) decidió no utilizar esa plaza con un equipo exclusivamente inglés. 'O todos o ninguno', sentenció, a modo de castigo, el BOA.

Las cosas cambiarán en 2012. Los Juegos se disputan en Londres y hay una voluntad política clara de que participe una selección británica, clasificada de oficio por ser la anifitriona. Hace dos semanas se nombró al seleccionador, Stuart Pearce, un exfutbolista del Nottingham Forest que vistió la camiseta de Inglaterra en 78 ocasiones. 'No quiero una selección compuesta exclusivamente por ingleses', ha dicho Pearce. Pero no lo tendrá fácil. La Federación Escocesa de Fútbol fue tajante la semana pasada: 'Reiteramos nuestra oposición a participar en el Team Great Britain'. Otra cosa es que todos los jugadores escoceses obedezcan.

No será fácil escoger el once británico para los Juegos. La base del equipo debe estar formada, obligatoriamente, por 15 jugadores menores de 23 años, pero hay tres plazas libres para futbolistas mayores. Y son demasiados los nombres de prestigio que han expresado su deseo de jugar en el equipo olímpico. David Beckham lo dejó muy claro la semana pasada: 'Quiero ser parte de los Juegos', declaró el inglés. 'Para mí estar en la selección y ganar el oro sería un sueño increíble, mi última meta. Se lo digo a todo el mundo, los Juegos se disputan en el East End de Londres, donde me crié', concluyó el centrocampista de Los Angeles Galaxy.

Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte sí van juntos en otros deportes

Rooney es el gran peso pesado que suena para los Juegos. El delantero del Manchester United se encuentra en una situación delicada. La UEFA lo ha sancionado por tres partidos y eso pone en duda su participación en la próxima Eurocopa. En ese caso, la alternativa natural son los Juegos. La Federación Inglesa le ha despejado el camino al anunciar que sólo permitirá que participen en los Juegos los jugadores de Inglaterra 'que hayan disputado pocos minutos en la Eurocopa'. Rooney, como máximo (y sólo si Inglaterra juega la final), jugará tres partidos en el campeonato europeo.

La lista de futbolistas insignes de las islas que podrían ocupar las tres plazas no sub-23 es uno de los pasatiempos de la prensa británica en las últimas semanas. Beckham y Rooney aparte, suenan también los nombres de Michael Owen y Joe Cole. Y hay un quinto jugador que cuenta con muchas bendiciones: Ryan Giggs. Ver al veterano futbolista galés del United en lo alto del podio sería la mejor muestra de unión en el fútbol británico. Giggs es uno de los futbolistas más queridos en el Reino Unido.