Publicado: 22.01.2014 07:00 |Actualizado: 22.01.2014 07:00

"Es mejor no jugar bonito y que el Barça sufra como un perro"

"No nos molesta que digan que nos encerramos", afirma Pedro López, uno de los defensas del Levante que el domingo secó al Barcelona en Liga. Hoy, los valencianos tratarán de repetir guión y resultado en Copa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No se esconde, no tiene ningún problema en reconocerlo. "No nos molesta que digan que nos encerramos", afirma Pedro López (Torrent, Valencia, 1983), uno de los defensas del Levante que el domingo se encargó de secar al Barcelona en Liga. Hoy (22:00 horas, Antena 3) se repite el duelo en la ida de los cuartos de la Copa, en el que los valencianos tratarán de repetir resultado.

-¿A qué cree que se debió el gran resultado que sacaron el domingo ante el Barça?

Al final, cuando juegas contra un equipo como el Barça tiene todo un poco que ver. Nosotros tenemos que hacerlo muy bien defensivamente, pero también tener un poco de fortuna, porque ellos son muy buenos. Si ellos tienen el día, lo vamos a tener muy complicado.

-¿Cómo se pasa, cómo se vive en el césped el vendaval del Barça, cuando no podían salir casi de su área?

En esos momentos hay que jugar rápido y práctico, porque los delanteros se abren y los laterales suben mucho. Lo normal es que al final nos metamos atrás con una línea de cinco defensas e incluso de seis. Y ellos aprovechan que en los últimos minutos no estamos ya bien físicamente.

-¿En algún momento piensa que se vienen abajo, que les comen?

Sí, hay momentos, cuando las fuerzas te flaquean y ellos ya te han comido... que intentas que pase el vendaval. Cuando el Barça te come físicamente, ahí ya entra la fuerza mental de cada jugador. Cuando la gente comenta lo bonito que tiene que ser jugar contra el Barça o el Madrid yo digo que no. Jugar contra ellos no es bonito porque sufres como nadie en el campo. Fue, por ejemplo, muy duro acabar perdiendo en el último minuto el partido contra el Madrid, después del gran trabajo que hizo el equipo. El punto contra el Barça nos supo a gloria, porque recuerdas la mirada del compañero que tenías al lado y lo veías asfixiado... como todo el equipo. Es lo bonito.

-¿Cómo se pasa de un 7-0 inapelable en la primera jornada a un 1-1 muy disputado el domingo? ¿Cómo se explica? 

"Hay momentos, cuando las fuerzas te flaquean y te han comido, que intentas que pase el vendaval"

Porque aprendemos de los errores. En el Camp Nou apretamos más arriba, dejamos más espacios, las líneas estaban menos juntas... Fue un poco todo. Contra estos equipos hay veces que hay que hacer una línea de seis defensas y no se nos tienen que caer los anillos. Así es como hay que jugar contra el mejor equipo del mundo.

-¿Ve posible repetir el resultado y el juego del domingo?

Sí, porque ellos no van a cambiar su manera de jugar, es su ADN. Y el nuestro es tener paciencia, saber defender y sufrir. Un equipo está hecho para atacar y el otro para defender y salir a la contra; cada uno usará mejor sus armas. Para nosotros no cambia nada porque estamos acostumbrados a que nos dominen en el juego.

-Caparrós ha dicho que no va a tener nada que ver el partido del domingo con el de mañana. Frases hechas aparte, ¿usted lo cree así?

Cada partido es una historia. Nosotros vamos a pelear por lograr un buen resultado, pero noventa minutos contra el Barça son muy largos. Intentaremos que, aunque cambie el guión con respecto al partido del domingo, no cambie el resultado.

-¿Dos partidos seguidos contra el Barça les beneficia o les perjudica?

Para la gente es bonito, disfruta y el domingo incluso salieron aficionados emocionados y llorando. Pero para nosotros es una responsabilidad porque te exigen mucho físicamente. Cuando acabas un partido contra ellos parece que hemos jugado dos seguidos contra otro rival.

-¿Qué cometido le dio Caparrós para el partido del domingo? Se le vio en el centro del campo y también incrustado entre la defensa.

Sabíamos que el Barça es peligroso por dentro, porque acumula muchos jugadores, pero al final por donde sorprende es por fuera con Pedro, Alexis o los laterales. Teníamos que incomodarles mucho y estar atentos a los pases largos.

-Les acusan de equipo italianizado, de encerrarse y defender con uñas y dientes. ¿Se lo toman a mal?

"La gente nos dice lo bonito que tiene que ser jugar contra Barça o Madrid, pero
no lo es"

No. Cuando llegué aquí ya había ese estilo, también por la edad de los jugadores, y nos encontrábamos más cómodos de esta manera. Caparrós ha llegado y se ha dado cuenta de que esta es la filosofía del equipo. Al final, lo que piensen los demás no nos tiene que importar. Lo que importa es que nos sintamos bien jugando de esta manera, y, sobre todo, que año tras año estamos viendo que esta filosofía es la más efectiva. A uno le ponen la etiqueta de que se mete atrás, pero hay partidos en los que tenemos la posesión. El Villarreal, el año que bajó, jugaba muy bonito y en las últimas jornadas tuvo que recurrir al pelotazo y a jugar práctico.

-Pero con Juan Ignacio Martínez había una vocación algo más ofensiva, ¿no?

A lo mejor no estamos como en años anteriores, pero, más que nada, por que los rivales nos van conociendo. Los primeros años sí que había ese efecto sorpresa.

-Lo cierto es que detrás hay un gran trabajo de equipo y mucho entrenamiento, ¿no? Se vio ante Real Madrid y Atlético también.

Sí. Yo cuando estaba en el Valladolid odiaba cuando jugábamos muy bonito pero nos metían cinco. Y, tras el partido, los entrenadores decían que éramos un equipazo y que jugábamos muy bien. A mí me daba mucha rabia, porque parece que estés obligado a jugar bonito y que así te metan cinco. Prefiero que digan que somos un equipo defensivamente fuerte, que tenemos tres ocasiones por partido, pero que los rivales sufran como perros. Lo que a los equipos grandes les mata es ser un equipo ordenado y currante.

-¿Cómo es estar a las órdenes de Caparrós? ¿Es tan duro y exigente como parece?

Sí, pero es alguien con quien se puede hablar, muy comunicativo. Es muy pasional, vive mucho su trabajo, y eso lo transmite a los jugadores. Lo ficharon para que mantuviera al equipo y lo está haciendo fenomenal. Estamos muy contentos con él.

Levante: Javi Jiménez, Nagore, Vyntra, El Adoua, Jordi César, Xumetra, Sergio, Camarasa, Pedro Ríos, Ángel y Barral.

Barcelona: Pinto; Montoya, Puyol, Bartra, Adriano; Xavi, Song, Iniesta o Cesc; Alexis, Messi y Pedro.

Árbitro: Hernández Hernández (Colegio canario)

Estadio: Ciudad de Valencia